Inicio / Bosquejos Biblicos / ¡Ojo! con los ojos

¡Ojo! con los ojos

Bosquejos Biblicos

Introducción

Sabemos que una de las puertas que tenemos de nuestro cuerpo son los ojos, por ellos vemos las cosas que nos rodean.

La biblia tiene una opinión al respecto puesto que no todo lo que vemos nos ayuda a crecer en nuestro espíritu, y si estamos buscando ese crecimiento debemos cuidarlos de las cosas que no agradan a Dios.

Así como contamos con este cuerpo que vemos y cuidamos, como hijos de Dios debemos cuidar nuestra visión espiritual puesto que hace parte de nuestro hombre interior aquel que se debe fortalecer a diario en Jesús.

En esta oportunidad miraremos algunos personajes de la biblia que no cuidaron sus ojos y cayeron en la tentación, y lo que Jesús dijo al respecto puesto que sus palabras siempre nos presentan una solución a lo que se pueda considerar complejo para nosotros.

1. Eva: Ella fue la primera persona que no cuido lo que veía, en Génesis 3:6 vemos que mantuvo una conversación con la serpiente quien se encargó de mostrar la hermosura del árbol, se veía deseoso y bueno para comer, Esta fue la primera vez que una persona cedió ante la tentación por no cuidar lo que veía.

2. Lot: Al momento en que Lot se dispuso a irse luego de que los pastores de él y de Abraham estaban en constantes peleas alzo sus ojos a la llanura del Jordán donde habían buenos pastos pero se ubicaba Sodoma y Gomorra (Génesis 13:10-12), lo que nos enseña que no todo lo que aparenta ser bueno realmente lo es, a medida del tiempo demuestra su verdadera cara, puesto que sabemos que la destrucción de ese lugar fue inminente y esto por todo el pecado que subió delante de Dios. Además Lot expuso a sus hijas al pecado frente a la visita de los ángeles cuando llegaron advirtiéndoles que Sodoma y Gomorra llegarían a la destrucción.

3. Acán: Él nos enseña que la codicia también entra por los ojos.

Este caso es serio puesto que fue por él que Dios se desagrado con todos los Israelitas muriendo treinta y seis hombres en la conquista fallida de Hai. Pero el pueblo de Israel no contaba que Acán se había dejado seducir por los tesoros que Dios bien les había dicho no tomaran de la tierra de Jericó, hasta que por la oración de Josué todo fue descubierto (Josué 7:20-25) lo cual tuvo fin de muerte.

Este mundo está cada vez más difícil de soportar, más cuando se tiene que enfrentar a los medios de comunicación a su vida normal de trabajo y muchas otras cosas que no podemos evitar; pero piense que Dios siempre da la salida para toda tentación que está presente (1 Corintios 10:13) más si de cuidar los ojo se trata.

Jesús pudo resistir esta tentación para que tengamos fuerza de hacerlo nosotros.

En Mateo 4:8-11 lo podemos evidenciar, Jesús fue llevado por satanás al monte más alto y allí le fue mostrado todos los tesoros del mundo y la gloria que ellos traen, pero Jesús nos enseña que la tentación de la codicia que entra por nuestros ojos se derrota adorando a Dios y sirviéndole con fidelidad.

Debemos seguir este sabio consejo que encontramos en Proverbios 4:25:

“…Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante…”

Debemos mirar lo recto y ver lo que tenemos adelante, acuérdese que el camino es Jesús, en este mundo no existe otro camino que nos de paz y seguridad más que Jesús quien por su amor nos guía hacia la verdad de su palabra.

Conclusión

No se deje seducir, cuide lo que ve, no compare su vida ni la menosprecie por ver que otros “prosperan” más que usted.

Recuerde que Jesús nos dice que de que vale nosotros tener el mundo y sus riquezas y sus glorias si perdemos nuestra alma (Mateo 16:26), esto no es en vano piense en Dios en su vida eterna y cuide donde pone sus ojos.

Pidamos a Dios que seamos avivados en su camino y busquemos siempre agradarle, que nuestros ojos se aparten de la vanidad que en este mundo abunda (Salmos 119:37).

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Predicas Cristianas - La oracion

Velad y Orad

Bosquejos para Predicar; velar y orar son dos deberes necesarios en nuestra vida cristiana. Velar y orar nos madura, fortalece, y nos prepara para...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *