Inicio / Bosquejos Biblicos / Abba (Padre)

Abba (Padre)

Bosquejos Biblicos

Afirmemos cada día nuestra confianza en el Señor  de todo corazón, con oración, gozo, ayuno “Porque Él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga.” (Joel 2:13)

El Señor nos dice no temas yo estoy contigo, porque Él nos dará a su tiempo lluvias de bendición. Siempre nos compensara por lo que este mundo nos haya quitado, (Joel 2:25) porque el Señor es el dueño de todo lo que tenemos y por lo mismo damos gracias por los tesoros que nos ha dado, una familia, hogar e hijos.

No te sientas solo porque mi Espíritu te acompaña siempre, soy tu Padre y tú eres mi hijo (a) amado (a) y no te desamparare.

En este mundo sufrirán todo tipo de pruebas y compartirán en algo  lo que mi hijo unigénito padeció aquí en la tierra, pero yo soy quien te fortalezco cada día, solo confía, porque te he llamado a que seas esforzado y valiente.

No creas que me he olvidado de ti, porque los planes que tengo para ti son más grandes de los que te imaginas, no siempre me entenderán pero hijo (a) confía.  Entrega tus cargas, en mi palabra esta mis pensamientos y El espíritu de verdad los guiara porque Él les mostrara cuando les hablo.

Hijos cuando mi mano poderosa llegue y derrame sobre ti abundancia, no te olvides de mí y glorifícame, porque eres mi siervo y estas llamado a dar testimonio de mi obra.

No pienses si hablar de mi es oportuno o no hacerlo, solo hazlo!, porque mis hijos que ya heredaron la eternidad son mis soldados, que pelean la batalla de la fe, la gloria y el amor.

Persiste y no desistas. Yo conozco todo sobre ti y antes de que nacieras ya te había escogido, conozco tu pasado, tu presente y tu futuro. No es improvisado lo que hago por ti, todo tiene un propósito y anhelo camines por mi camino siempre.

Cuando te sientas tentando, ora, búscame solo yo te librare.  Búscame cuando te sientas desanimado, no te culpes  por nada, antes de que pecaras y tomaras decisiones equivocadas ya sabía que lo ibas hacer, pero es tanto el amor que tengo por ti, que te he salvado, porque conozco tu corazón.

Libra la buena batalla, dame el primer lugar, luego tu esposo (a) e hijos; si eres soltero luego tu familia.  Honra mis palabras y atesóralas, no te avergüences de mí.

Honra a tus padres, tu familia, tu hogar, ámalos, respétalos, cuídalos, no des cabida a sentimientos que no provengan de mí, por eso es necesario que ejercites tu fe y la fe viene por el oír la palabra de Dios. (Romanos 10:17)

Mi corazón se alegra cuando una oveja perdida llega a mí, tu no lo ves pero yo sí, cada semilla que des con amor y con sabiduría a tu hermano salva vidas, familias.

Eres tan amado para mí, que di a mi hijo unigénito para que muriera por tus pecados y renacieras con Él. (Juan 3:16)

Cuando mires hacia atrás, sé que darás gracias por todo lo que has pasado, porque viste como te bendije en cada circunstancia, como tome cada persona, lugar, momento para que estés donde estas hoy.

Muchos no entienden como actuó, sino hasta que ven cumplida mi obra. No mires a tu alrededor, ni las circunstancias, porque puedes desanimarte, solo quiero que recuerdes que es más grande El que está en ti que el que está en este mundo. (1 Juan 4:4).

Cuando mires a tu alrededor que sea para ayudar, dar una palabra de aliento, brindar apoyo, háblales quien soy, porque son muchos los  que no han entrado a mi reino.

“Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra: Mas a ti no llegará”, (Salmos 91:7) porque yo te sostengo y no te dejare solo.

Cree y dilo, afírmalo, aprópiate de mí promesa y declárala hoy, porque yo soy Dios del hoy, vive cada día sin pensar que comerás y vestirás porque si estás conmigo nada te faltara. (Mateo 6:25-34)

Busca y atesora las cosas del cielo que son eternas y no las de la tierra que son pasajeras. (Colosenses 3:2)  Esmérate por salir adelante, lo que hagas, hazlo con amor y sírveme a mí y no a los hombres, nos esperes recompensa de ellos porque pueden defraudarte, sino solo de mí. (Colosenses 3:23-24).

Yo siempre te espero para  que dispongas un tiempo para mi todos los días, y veras mi mano poderosa que imparte justicia todos los días y obra en ti. (Mateo 6:33)

“Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre” (Romanos 8:15).

¡Dios los bendiga!

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Bosquejos para Predicar

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Bosquejos para predicar - La necesidad de un avivamiento en la familia

La necesidad que nos hace buscar

Bosquejos Biblicos; estamos viviendo tiempos difíciles, tiempos de dificultad los cuales han llevado a muchos a la desesperación incluso a la depresión..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *