Inicio / Bosquejos Biblicos / Probando las bendiciones

Probando las bendiciones

Bosquejos Biblicos

Texto clave: Malaquías 3:10

Objetivo: Mostrar que Dios tiene abundante bendiciones para sus hijos, solo debemos confiar en sus providencias y nunca dudar de nuestro creador.

INTRODUCCIÓN

¿Qué estará sucediendo en esta iglesia? ¿Por qué no habrá prosperidad? Era la pregunta que se hacían los dirigentes de aquella iglesia que se encontraba en completa decadencia, los cultos eran tristes y aburridos, la ganancia de almas era nula por varios años, y parecía que no había salida alguna. Recordando el acontecimiento del pecado de Acán (Josué 7), los hermanos de la iglesia decidieron clamar a Dios para que les mostrara qué podría estar sucediendo con ellos.

Anuncios

De una forma milagrosa Dios les mostró, que debían revisar los registros de tesorería porque dos hermanos dirigentes de esa iglesia, estaban en pecado en relación con los diezmos y ofrendas. Fue así como al visitar a aquellos líderes y después de algunos días de ardua labor se corrigió el problema, y aquella iglesia comenzó a prosperar convirtiéndose en una iglesia totalmente diferente, abundaba la alegría, crecieron los recursos, y se convirtió en una iglesia ganadora de almas.

Con esta historia real, no pretendemos decir que sea la realidad de las iglesias que viven una experiencia espiritual similar, sencillamente deseamos llamar su atención al relato que continúa.

DESARROLLO

1. El contexto de Malaquías 3:10.

Este texto está enmarcado en un ambiente de total hostilidad hacia las cosas espirituales y haciendo un análisis de las cosas que estaban sucediendo, encontramos lo siguiente: Malaquías 3:5-7.

a. Decadencia espiritual en el sacerdocio. “En realidad, las cosas habían llegado a un punto tal que aun los sacerdotes menospreciaban el culto y el servicio a Dios y estaban hastiados de la religión”.

b. Parte del pueblo realizaba prácticas hechiceras.

Anuncios

c. Algunos estaban practicando adulterio.

d. Otros estaban usando el nombre de Dios para que les creyeran sus mentiras.

e. Los usureros se habían apoderado de la nación, defraudando en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano.

f. Por otro lado, se hacía injusticia al extranjero, no teniendo temor de Dios.

g. Todo esto nos muestra cómo la nación se había apartado totalmente de las leyes de Dios.

h. El llamado de Dios. Malaquías 3:7 dice “Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos”. Aun así y a sabiendas de todo lo que estaban haciendo, notamos que el pueblo responde.

Anuncios

i. Respuesta del pueblo. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos? El pecado era tal que ellos se consideraban inocentes, creyendo que estaban bien y no estaban haciendo nada malo. Y son tan osados en preguntarle a Dios que si sería posible que ellos lo estuviesen robando.

2. Dios llama a un juicio: Malaquías 3-5.

En este texto encontramos que Dios anuncia un juicio contra su pueblo por todas estas cosas y muchas más. ¿Qué otras cosas menciona Dios que se estaba practicando en desagrado a su nombre? La respuesta la encontramos en Malaquías 3:8Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas”. Esta es la respuesta, ¿Sería posible que el pueblo estuviese robando al Señor?. Malaquías 3:9 dice que esta práctica trae como consecuencia una doble maldición: “Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado”.

3. Dios hace un llamado a la fidelidad. Malaquías 10.

Qué bueno es Dios: en medio de la perversidad que vivía Israel, en vez de desecharlos para siempre, más bien les hace un llamado a experimentar su poder y a recibir sus bendiciones, y les dice que si no creen, entonces que prueben. Noten ustedes que Dios los reta, diciéndoles: “Probadme en esto”. La pregunta sería, ¿en qué? La respuesta es obvia: en devolver los diezmos y las ofrendas.

4. Prueba las bendiciones de Dios.

Ya mencionamos que Dios reta a su pueblo a probarlo. Esto implica fe, una fe que dependa de la confianza en Dios, para creer que siendo fiel a Él, al devolver los diezmos y las ofrendas, recibiremos bendición.

En el tema de ayer pudimos notar que Dios todos los días abría las ventanas de los cielos y derramaba el maná hasta que sobreabundaba; eso mismo quiere hacer Dios con nosotros, abrir las ventanas de su gracia y misericordia, y bendecirnos en extremo. Les invito para que gustemos las bendiciones que Dios nos quiere dar, eso requiere entregarnos a él y confiar por completo en su poder.

5. Dios nos quiere bendecir.

Dios no puede obligar a nadie para que reciba sus bendiciones, indudablemente que los que gozan de ese privilegio son aquellos que confíen y acepten este desafío.

CONCLUSIÓN

Hoy hemos visto el privilegio que gozan los hijos de Dios, al ver como son bendecidos cada día por su amado Padre celestial, entonces, responde a estas preguntas.

PREGUNTAS PARA DISCUTIR, ANALIZAR Y APRENDER

1. ¿Cuántos quieren experimentar las bendiciones de Dios?

2. ¿Cuántos deciden creer y ser fiel devolviendo los diezmos y las ofrendas?

3. ¿Cuántos de nuestros hermanos y amigos quieren entregarle su vida por completo al Señor y experimentar sus ricas bendiciones?

LLAMADO

¿Deseas entregarle su vida al Señor para ser parte del pueblo de Dios que experimenta bendiciones hasta que sobreabunda?

ORACIÓN FINAL

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de Jose Hernandez

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Bosquejos Biblicos.. Cuando perdemos el gozo, también perdemos el ánimo por servir a Dios. Nos enfocamos tanto en nuestros problemas que nos olvidamos de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *