Inicio / Bosquejos Biblicos / No quiero perder a mis hijos

No quiero perder a mis hijos

Predicas Cristianas | Mensajes Cristianos

Texto Biblico: 2 Reyes 4:1-7

Introducción:

La viuda que nos relata el cap. 4, tenia grande preocupación y amargura en el alma, pues estaba a punto de perder a dos de sus hijos, ya que el acreedor se los quería llevar de esclavos, y se denota que ella no quería perder a sus hijos, en ese afán, se afán acciona de tres maneras que nos enseña como podemos hacer nosotros, para no perder a nuestros hijos.

Anuncios

Oración de transición:

Consideremos esas tres actitudes para preservar a sus hijos.

I. Busco al profeta de Dios.

A. No busco al rey para que le resolviera su caso, otros lo hacían.
B. No busco al acreedor para pedirle misericordia.
C. No se quedo de brazos cruzados, resignada a la tragedia.

II. Sometió su vida a la fe en la palabra del profeta.

A. No tenía en la casa algo que pagara la deuda, solo una vasija de aceite.
B. Acepto con fe la palabra de del profeta.
C. Hizo participe a toda su familia de la obediencia.

III. Hizo uso correcto del aceite.

Anuncios

A. Pagos su deudas.
B. Vivió de el.
C. El aceite es símbolo del Espíritu Santo en abundancia.

Conclusión:

Sus hijos no han de perderse, si usted clama a Dios, se llena de fe y hace uso correcto del aceite, que es el Espíritu Santo.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Bosquejos Biblicos.. La muerte de un hermano en Cristo

La muerte de un hermano en Cristo

Bosquejos Biblicos... La muerte sin duda alguna es una de las consecuencias del pecado que trae más pena al ser humano. La muerte en sí mismo es...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *