Inicio / Bosquejos Biblicos / Cuatro consejos sabios

Cuatro consejos sabios

Bosquejos Bíblicos

Bosquejo Bíblico – Base Bíblica:  2 Timoteo 4:5

Introducción

Los consejos nunca están de más. La mayoría de las personas en autoridad se rodean de consejeros, de personas con una gran sabiduría, con la mejor preparación académica, y con experiencia comprobada satisfactoria, para tener distintas perspectivas sobre un asunto con la finalidad de resolverlo de la mejor manera.

En la biblia encontramos que todos los reyes se rodeaban de consejeros, algunos de ellos alcanzaron gran notoriedad. Uno de estos fue Ahitofel, primeramente consejero de David, y luego fue consejero de Absalón cuando este se sublevó contra David. En las escrituras se nos dice de Ahitofel, que sus consejos eran “como si se consultase la palabra de Dios” (2 Samuel 16:23).

El apóstol Pablo, también se encargó de aconsejar a sus aprendices, como también lo hacía con las personas de las diferentes iglesias que visitaba. Lo hacía de forma personal, y también lo hacía a través de sus cartas.

Anuncios

Y es precisamente, en la segunda carta del apóstol Pablo a Timoteo donde encontramos la base bíblica de este bosquejo bíblico titulado: cuatro consejos sabios.

Desarrollo

El apóstol Pablo fue uno de los mentores de Timoteo. En 2 Timoteo 4:5, encontramos cuatro consejos sabios que pueden servirnos a nosotros para vivir como a Dios le agrada.

1. Se sobrio en todo

Al buscar el significado de la palabra sobrio en el diccionario encontramos lo siguiente:

Que es moderado y discreto, en especial en el comer, beber, en la forma de hablar o de moverse o en sus costumbres.

Vivimos en una sociedad donde ser sobrio no es lo normal, donde todo lo queremos de la forma más rápida posible, y mientras más personas se enteren de nuestros logros, mejor.

Las redes sociales han impulsado al ser humano a perder la discreción, a hacer público muchas cosas que deberían quedarse privadas, e incluso puede tornarse peligroso tanto para nosotros como para los que nos rodean.

El apóstol le aconsejaba a Timoteo que fuese sobrio en todas las áreas. La sobriedad también implica el no dejarse llevar por lo impulsos. Generalmente, nuestros impulsos están alineados con lo que quiere nuestra carne, y actuar según ellos, no va a ser beneficioso para nosotros.

Anuncios

Especialmente, se necesita sobriedad cuando ocupamos cargos, o puestos de autoridad, donde un acto impulsivo puede ser perjudicial para muchas personas.

2. Soporta las aflicciones

Creer que por nuestra fe en Dios estaremos exentos de aflicciones, y problemas es una gran equivocación; quizás sea todo lo contrario, por nuestra fe en Dios tendremos más problemas, porque sencillamente, en muchos temas tendremos una posición contraria a la que tiene la sociedad.

En la palabra de Dios hay muchos versículos que hablan sobre la llegada de esas adversidades a la vida del creyente, y el poder que tenemos en Dios para soportarlas.

En 1 Pedro 5:8-9, el apóstol Pedro nos explica que nuestro adversario, el diablo, quiere hacernos daño a a todos los creyentes, pero podemos resistir firmes en la fe, siempre teniendo presente que nosotros no somos los únicos que sufrimos por la obra de Dios, sino que en todo el mundo hay personas que pasan por situaciones peores solo por seguir a Cristo.

En Filipenses 1:29, el apóstol Pablo nos dice que se nos ha concedido no solo el privilegio de creer en Jesús, sino el de sufrir por Él; y si hay alguien que puede decirnos eso, es el apóstol Pablo quien sufrió muchísimas aflicciones por el evangelio, y el crecimiento de la Iglesia (2 Corintios 11:23-30).

El mismo Jesús nos dijo que en este mundo tendríamos aflicción, pero que confiemos porque Él venció al mundo (Juan 16:33). Podemos soportar todo tipo de problemas, porque tenemos a Jesús quien puede solucionarlos todos.

Anuncios

3. Haz obra de evangelista

Todas las personas que han creído en Jesús, y le han aceptado como Señor, necesitan compartir ese regalo con el mayor número de personas posibles.

En Mateo 28:19-20, encontramos lo que conocemos como la Gran Comisión, que no es otra sino ir por el mundo, y hacer discípulos, bautizarlos, y enseñarles como vivir haciendo la voluntad de Dios.

Esta obra no es exclusiva para los pastores, para los maestros de la palabra, o para aquellos que tienen un llamado especial a ganar almas para Dios. Esta es una responsabilidad de toda la iglesia.

Todos estamos llamados a hablarle a las personas que están a nuestro alrededor sobre nuestra fe, y nuestra creencia en Dios, sin avergonzarnos porque el evangelio es poder de Dios (Romanos 1:16).

Muchas de las personas a las cuales Jesús les hizo algún milagro, luego le agradecían por ello hablándole a las personas a su alrededor sobre las grandes cosas que Jesús había hecho en su vida.

Hoy en día, las redes sociales se han convertido en una grandiosa plataforma para hablar de Jesús. Con tan solo una publicación, pueden alcanzarse muchísimas personas con el evangelio. Esta es una excelente forma de hacer obra de evangelista.

4. Cumple tu ministerio

El último consejo que le da el apóstol Pablo a Timoteo en este versículo es el de cumplir su ministerio. En el caso de Timoteo, había quedado como encargado de la iglesia donde el apóstol Pablo lo había dejado.

Quizás por distintas razones nos cuesta llevar a cabo nuestro ministerio. A veces por miedo, otras por creerse inferior al llamado de Dios, y a veces por simple inconformidad con lo que Dios quiere que hagamos.

A pesar de esto, creemos que lo más sabio que alguien puede hacer es aceptar la voluntad de Dios para su vida, y esto incluye su ministerio.

Seguramente, cada uno de nosotros fue creado por Dios, y apartado por Él para cumplir con una misión; y la mejor decisión que podemos tomar al respecto es cumplir con ese ministerio.

Conclusión

Para finalizar este bosquejo bíblico, quisiera hacer hincapié en que estos cuatro consejos sabios son útiles para todas las personas. No importa la edad, el sexo, o el puesto que ocupes en la iglesia, cada creyente en Dios debería ser sobrio en todo, soportar la adversidad que deba enfrentar, aprovechar para hablar de Dios todo el tiempo, y cumplir con ese ministerio, con esa misión para la cual Dios nos rescató de una vida pecaminosa a su luz admirable.

Redactado por: Roger Rosales para Prédicas Cristianas.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.Com… Bosquejos para Predicar

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Mensajes Cristianos

El pecado

Bosquejos para Predicar... Es una triste realidad que el pecado este alrededor de todo el mundo entero, el pecado es la peor causa que se atraviesa en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *