Inicio / Bosquejos Biblicos / Sigue a la meta

Sigue a la meta

Bosquejos Biblicos

Bosquejo Bíblico – Base Bíblica: Filipenses 3:12-14

Introducción

En la vida habrá momentos difíciles. Habrá momentos en los cuales parecerá que darse por vencido es la mejor opción; habrá momentos en los cuales anhelaremos renunciar, e incluso pensaremos que apartarnos de esa meta que teníamos es la voluntad de Dios para nuestra vida.

Sin embargo, Dios quiere que sigamos intentándolo. Dios nos llama en su palabra a no desmayar, a seguir insistiendo a pesar de que nuestra meta pareciera estar muy lejana, e incluso, pareciera que es inalcanzable. Dios nos insta a seguir insistiendo, y nos recuerda que en Él lo podemos lograr porque es Cristo el que nos fortalece.

Este bosquejo bíblico lleva por título “Sigue a la meta”, y el propósito de este mensaje es explicar algunos principios que el apóstol Pablo menciona en su carta a los Filipenses con respecto a lo que debemos hacer para poder cumplir con nuestro llamado,y alcanzar las metas que nos proponemos en Dios.

Anuncios

Desarrollo

El apóstol Pablo en su carta a los Filipenses, explica entre muchas cosas, unos principios que él mismo aplicaba para poder alcanzar aquella meta para lo cual fue elegido por Dios mismo. Así como él, nosotros también hemos sido elegidos por Dios para hacer determinadas actividades, cumplir determinadas misiones, y alcanzar diversas metas; y sería sabio de nuestra parte poner en práctica estos consejos para poder cumplir con la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Este bosquejo bíblico explica cuatro principios que encontramos en Filipenses 3:12-14.

1. No somos perfectos (Filipenses 3:12).

En ocasiones, el hecho de no ser perfectos se nos convierte en una excusa para no esforzarnos por aquella meta para lo cual Dios nos llamó.

Pareciese que nuestros errores nos limitasen para cumplir la voluntad de Dios, ignorando el hecho de que si Dios nos llamó, es porque tenemos lo necesario para cumplir con tal encomienda (Mateo 25:15).

Eclesiastés 11:4 nos enseña que si estamos esperando las condiciones ideales para comenzar con una actividad, seguramente no la llevaremos a cabo.

No permitamos que nuestros errores, nuestras carencias, y nuestras debilidades, nos impidan esforzarnos por aquel propósito por el cual Dios nos llamó.

Recordemos que el que comenzó la buena obra la perfeccionará (Filipenses 1:6), dejemos que Él trabaje en nosotros, y nosotros hagamos lo que nos corresponde.

Anuncios

2. Somos llamados por Dios para hacer algo (Filipenses 3:12).

Aunque no seamos perfectos, Dios nos llama a hacer algo por su reino. El apóstol Pablo dice que  el sigue adelante para ver si logra alcanzar aquello por lo cual Dios le alcanzó.

Dios nos alcanzó con su amor, aún cuando eramos pecadores (Romanos 5:8). Necesitamos entender que hemos sido llamados de las tinieblas a su luz admirable (1 Pedro 2:9), y hemos sido llamados con un propósito.

Fuimos creados para hacer buenas obras (Efesios 2:10). Incluso antes de que nosotros llegásemos a este mundo, Dios ya había preparado para nosotros buenas obras, y nos creó con las capacidades y talentos para llevarlas a cabo.

El apóstol Pablo nos explica que él se esforzaba para ver si llegaba a alcanzar aquello por lo cual Dios lo alcanzó. Sin esforzarnos no podremos lograr lo que Dios espera de nosotros.

Todo lo que Dios quiere es que nosotros pongamos nuestro mejor esfuerzo, y cuando creamos que no podamos seguir adelante, confiemos en que Él está de nuestro lado, y que todo lo podemos en Cristo que nos fortalece (Filipenses 4:13).

3. El pasado no nos ayuda (Filipenses 3:13).

El pasado puede convertirse en una carga difícil de llevar. Cuando hemos fracasado con anterioridad, el volver a intentarlo puede ser bastante complicado.

Anuncios

Los recuerdos pueden ser perjudiciales al momento de tomar decisiones, y pueden inducirnos a pensar que volveremos a fracasar, que nos volverán a herir, e incluso pueden hacernos creer que Dios está en contra nuestra.

El enemigo seguramente vendrá a acusarnos (Apocalipsis 12:10) sobre nuestros pecados pasados, nuestras fallas, y la manera de vivir que teníamos antes de conocer a Cristo. Sin embargo, Dios nos exhorta a través de las palabras de Pablo a olvidarnos de lo que está atrás.

Es en estos casos donde debemos recordar lo que el apóstol Pablo dijo en su segunda carta a los Corintios, al decir que cuando llegamos a Cristo, nos transformamos en nuevas personas, las cosas viejas pasaron, todo es hecho nuevo (2 Corintios 5:17).

Es común pensar que esta palabra puede referirse solo a las experiencias traumáticas, a los  fracasos, y a errores, y a pecados que cometimos en el pasado, pero el pasado agradable, o los logros que obtuvimos también pueden ser de tropiezo.

El apóstol Pablo comienza este versículo diciendo que él no pretendía ya haber alcanzado su meta, y si había alguien que podía jactarse de algo ese era el apóstol Pablo. Con todo lo que había hecho, no consideraba que sus logros fuesen una razón por lo cual detenerse, sino que seguía hacia adelante porque entendía que Dios siempre tiene nuevos planes para sus hijos.

No dejemos que nuestros logros, y nuestros éxitos nos impidan seguir hacia aquello que Dios quiere que alcancemos. Olvidémonos tanto de lo bueno como de lo malo que nos pasó en la vida, y enfoquémonos en aquello que Dios quiere que hagamos en esta tierra.

4. Sigamos hacia la meta (Filipenses 3:14).

Cuando entendemos que no somos perfectos pero vamos camino a la madurez,  cuando entendemos que Dios nos llamó para hacer algo en esta tierra, y nos olvidamos del pasado (tanto bueno como malo), solo nos queda ir hacia adelante.

Sigamos luchando por aquello que Dios nos ha entregado. Rendirse no es una opción porque somos más que vencedores por medio de Jesús (Romanos 8:37).

Si Dios nos ha asignado una misión en esta tierra, es porque él sabe que nosotros podemos llevarla a feliz término. El mismo nos dio todo lo que necesitábamos para hacer su voluntad, es determinación de nosotros el alcanzar la meta.

Entendamos que Dios tiene un premio para sus hijos, y nosotros debemos correr tras ese premio de tal manera que lo obtengamos (1 Corintios 9:24).

Conclusión

Para finalizar este bosquejo bíblico quiero animar a cada creyente que escucha o lee este mensaje a que siga luchando hasta cumplir con su misión en este mundo. Creamos que Dios nos llamó para alcanzar metas, no dejemos que la imperfección sea una excusa para no esforzarnos por alcanzarla, y no permitamos que el pasado nos inhabilite.

La meta está a tu alcance, solo necesitas esforzarte y ser valiente. Sigue a la meta.

Redactado por: Roger Rosales para Prédicas Cristianas.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.Com.. Bosquejos para Predicar

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Mensajes Cristianos

El pecado

Bosquejos para Predicar... Es una triste realidad que el pecado este alrededor de todo el mundo entero, el pecado es la peor causa que se atraviesa en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *