Inicio / Bosquejos Biblicos / Déjaselo a Dios

Déjaselo a Dios

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos .. Base Bíblica: Salmo 37:5

Introducción

Cuando creas una empresa, o emprendes un negocio, generalmente comienzas con escasos recursos,  y muy poco personal. Es común que el dueño, o gerente, sea el que realice la gran mayoría de las tareas necesarias para que la empresa camine.

Con el pasar del tiempo, es probable que la empresa comience a crecer, por lo cual el gerente se vea en la necesidad de contratar más personal, porque él solo no se da a basto para realizar las actividades que exige un buen desenvolvimiento de la empresa.

El problema surge cuando dicho gerente, está tan acostumbrado a hacer las cosas a su manera, y estar al tanto de cada detalle relacionado con la empresa, y conoce tan bien cómo deben funcionar las cosas, que no le sea algo fácil el poder delegar funciones, y encomendar tareas al resto de sus empleados.

Anuncios

De forma similar, en ocasiones estamos tan concentrados en nuestra vida, en nuestros problemas, en nuestras responsabilidades, en nuestra forma de hacer las cosas, que descartamos el hecho de que podemos encomendarle esa tarea, no a cualquier trabajador, ni a cualquier otro gerente, sino a un Dios Todopoderoso, que es es por si fuese poco, nuestro Padre Celestial.

Este bosquejo bíblico, lleva por título: “Déjaselo a Dios”, y está basado en el Salmo 37:5, donde el salmista nos hace la grandísima sugerencia de encomendarle nuestro camino a Dios, confiando en que Él hará lo que puede hacer  

Desarrollo

Para redactar este bosquejo bíblico de una forma más organizada, y fácil de aplicar, se dividirá el sermón en tres puntos que son los siguientes:

1. Encomiéndaselo a Dios

Cuando leemos la base bíblica de este mensaje, es la primera oración que encontramos. Sería oportuno definir el verbo encomendar. Según el Diccionario de la Real Academia Española, encomendar es encargar a alguien que haga algo, o que cuide de algo o alguien.

En este caso, el salmista nos aconseja que encarguémosle a Dios nuestro camino, que coloquemos en manos de Dios el cuidado de nuestro camino, y sin lugar a dudas, esa es una excelente decisión.

Cuando pensamos en cual puede ser nuestro camino, podríamos hablar de muchas cosas: nuestros sueños, nuestros objetivos, nuestras metas, nuestra familia, entre otras cosas que podríamos dejar que Dios se encargue de eso, pero si hay algo que debemos encomendarle a Dios es nuestra vida.

Anuncios

Nuestra vida solo puede estar segura en un solo lugar, y es en la manos de Dios. Por ello es sumamente sabio e inteligente, colocar nuestra vida en las manos de nuestro Dios Todopoderoso, porque sencillamente no hay mejores manos.

También la palabra encomendar, implica dejarle a alguien el cuidado de algo, y si hay un ser que puede cuidarnos, ese es Dios. Muchas veces nosotros creemos que las fuerzas del orden público pueden cuidarnos, o las medidas de seguridad que pongamos en práctica para evitar accidentes, pero la verdad, es que el único que puede guardarnos es nuestro Dios.

El Salmo 121 habla sobre un Dios que nos cuida, y dice a lo largo del salmo que: Dios es nuestro socorro (Salmo 121:2), que no se dormirá el que nos guarda (Salmo 121:3), que Dios es nuestro guardador (Salmo 121:5), y que Él guardará nuestra salida y nuestra entrada, siempre (Salmo 121:8). No hay nadie más digno de confianza, y en quien encontremos mayor seguridad para encomendarle nuestro camino que nuestro Dios.

2. Confía en Dios

Si ya decidimos dejarle a Dios nuestra vida, entonces debemos tener confianza en que Él sabrá lo que debe hacer con nosotros. Lamentablemente, muchas creyentes le entregan su vida a Dios, pero después están tratando de inmiscuirse en la forma o la manera como Dios quiere llevarla, o por donde Dios quiere llevarla.

Cuando esto sucede, es un signo de que estamos desconfiando de Dios, de su infinita sabiduría, y su gran amor hacia nosotros. Proverbios 3:5 dice que nos fiemos en Dios de todo corazón, y no en lo mucho que sabemos.

Muchas veces pensamos, quizás por la sabiduría o el grado académico, o incluso puesto eclesiástico que tengamos, que sabemos mucho, pero debemos recordar que Dios sabe más, y de Él proviene toda sabiduría. Necesitamos recapacitar sobre que tanta confianza hemos colocado en Dios, porque Él es digno de que pongamos toda nuestra confianza en Él.

Anuncios

Proverbios 16:9 dice que los seres humanos hacemos nuestros planes, pero Dios endereza nuestros pasos. Nosotros podemos pensar que algo que estamos haciendo está bien, está en la voluntad de Dios, pero puede que a Dios no le agrade nuestro proceder. Por ello es necesario dejar que Dios guíe nuestros pasos, que confiemos en él, y que le dejemos hacer su trabajo.

3. Él hará

Cuando nosotros le encargamos nuestra vida a Dios, y confiamos en él sin titubear, estamos listos para verle actuar.

Como seres humanos susceptibles a cometer errores, nos conviene que sea Dios el que haga porque simplemente, nuestra intervención puede terminar complicando más la situación. En muchísimas ocasiones, nuestros problemas tienden a engrandecerse debido a en nuestra finita sabiduría, y limitado poder, queremos resolver la situación.

Es de sabios entender nuestras limitaciones, y comprender que si Dios está de nuestro lado, y le entregamos nuestra vida, lo más inteligente que podemos hacer es dejarle que el actúe en nuestra vida con libertad, porque las cosas que Él haga será lo mejor para nosotros.

Dios puede hacer lo que los seres humanos no podemos hacer. No importa la posición que tengamos, los títulos que hayamos alcanzado, ni los recursos que tengamos; lo que realmente importa es la confianza que tenemos en un Dios Todopoderoso que puede hacer cosas más allá de lo que nosotros imaginamos, porque simplemente sus pensamientos no son nuestros pensamientos, y sus caminos no son nuestros caminos (Isaías 55:8).

El apóstol Pablo le escribió a los Filipenses uno de los versículos más citados y conocidos de la Biblia: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13). Es sencillo pero sumamente poderoso. En Cristo podemos todo, sin Él nada.     

Conclusión

Es hora de dejarle nuestra vida a Dios. Dejar que Él se encargue de todas esas situaciones a las cuales no le encontramos soluciones humanas. Dejemos que sea Él el que guíe nuestro destino. Confiemos en Dios, que a su debido tiempo, Él hará.

Bosquejos Biblicos – Redactado por: Roger Rosales para Prédicas Biblicas.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos Biblicos

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Principios básicos para hallar la vida eterna

Principios básicos para hallar la vida eterna

Bosquejos Biblicos.. Este pasaje nos muestra los principios que Jesús enseñó al experto de la Ley, como discípulos suyos debemos mantenerlos presentes día a día...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *