Inicio / Bosquejos Biblicos / La encomienda

La encomienda

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos .. Base Biblica: 1 Timoteo 6:20

Introducción

Hoy en día, encontramos empresas que se encargan de transportar bienes desde un lugar a otro. Hay  empresas que solo trabajan en el territorio del país donde se ubican, mientras hay otras que son capaces de traer objetos desde cualquier parte del mundo hasta la puerta de tu casa; y con la globalización que existe en nuestra sociedad, es una opción bastante útil y práctica, porque evita el tener que viajar a otro país a buscar un objeto, y todo las molestias que implica el realizar ese viaje.

Generalmente utilizamos estas empresas de encomiendas para realizar compras a través de internet. La mayoría de estas empresas cuentan con la opción de asegurar su encomienda, es decir, se paga una cantidad extra del precio de la encomienda (y dependiendo del valor registrado del artículo) que sirve como seguro para que en caso de que el producto no llegue al sitio acordado, o que llegue con algún desperfecto sufrido en el traslado, la empresa se hace responsable, y le cancela al cliente el dinero con el cual se registró el artículo.

El Apóstol Pablo

El Apóstol Pablo, le escribió una carta a su discípulo Timoteo, en la cual le pedía que que guardara lo que se le había encomendado (1 Timoteo 6:20). Esta es la razón de la cual surge este bosquejo bíblico titulado “La encomienda”, con el propósito de cada cristiano pueda reflexionar sobre cuál es su encomienda, y cómo hacer para que no se pierda en el camino.

Desarrollo

Al reflexionar, y meditar en la base bíblica de este bosquejo bíblico, surgen una pregunta que deberíamos hacernos todas las personas que hemos decidido creer en Jesús, y hacerlo nuestro Señor, y Salvador. Esa pregunta es: ¿Cuál es nuestra encomienda?

Anuncios

Timoteo tenía algo que se le había encomendado, se le había asignado como una responsabilidad propia. En el caso de Timoteo, cuando leemos toda la primera epístola que le escribe el apóstol Pablo, podemos concluir que su encomienda era la organización y supervisión de las iglesias de Asia, para ello el apóstol Pablo le dejaba ciertas directrices que Timoteo debía seguir para realizar de forma exitosa su trabajo por la obra.

Nosotros, al igual que Timoteo, tenemos una encomienda, que nos dejó nuestro Señor Jesucristo, y se encuentra plasmada en las escrituras en Mateo 28:19-20.

Lo primero que nos dijo Jesús antes de ir al cielo fue:

1. Id y haced discípulos

Esta es una tarea, una misión, una encomienda, una responsabilidad que cada uno de los hijos de Dios tiene durante su estadía sobre esta tierra.

Cada cristiano tiene la encomienda de hablarle a otras personas sobre su fe en Dios, y en las maravillas que Dios ha hecho en su vida. En la Biblia, en múltiples ocasiones, las personas que recibían un milagro de Jesús, glorificaban a Dios de forma pública de tal manera que su entorno se enteraba de lo que Dios había hecho en ellos. ¡Cuánto más nosotros que hemos recibido el perdón de nuestros pecados y la salvación de nuestras almas!

Muchas veces nos conformamos, con ir y hablarle a alguien de Dios, bien sea en persona, o a través de las redes sociales; pero la encomienda va más allá porque Jesús también dijo que hiciéramos discípulos.

Hacer discípulos involucra más tiempo, más dedicación, más preparación. Jesús estaba todos los días, durante todo el día con sus discípulos porque esa es la mejor manera de ejercer influencia sobre las personas: enseñando con el ejemplo.

Anuncios

Nosotros, como hijos de Dios, tenemos la encomienda de hablarle de Jesús al mayor número de personas, y no solo eso, también tenemos la encomienda de guiarlos en su camino hacia la madurez espiritual creyendo que el que comenzó la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo (Filipenses 1:6).

2. Bautizarles

Es la segunda encomienda que Dios nos dejó. Después que le hablamos de Dios a las personas, y estas han decidido seguir Su camino a sabiendas de todo lo que ello implica, entonces las personas están listas para bautizarse, que no es otra cosa que el reconocimiento público de su fe en Dios, y de la supremacía del Espíritu Santo en su vida sobre lo que dicta la carne.

En muchas congregaciones, se posterga el bautizo de los creyentes durante cierto tiempo, o educación cristiana. Sin embargo, encontramos en la Biblia, uno de los casos más simbólicos como el del etíope y Felipe (Hechos 8:26-40), en donde Felipe bautizó al etíope con la única condición de manifestar su fe en Jesús. Por eso podemos decir que tenemos la encomienda no solo de hablarles de Dios, de guiarlos en sus primeros pasos en la fe, sino también bautizarlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

3. Enseñarles

La última encomienda que tenemos los hijos de Dios con las personas es enseñarles como vivir agradando a Dios. Este proceso, sin duda, que será más largo, y quizás nos lleve toda la vida aprender, y enseñar a los demás cómo vivir conforme a la voluntad de Dios.

Jesús dijo que enseñáramos todas las cosas que el había enseñado, y todas esas cosas están en la biblia. Si verdaderamente queremos cumplir con nuestras encomienda, necesitamos comenzar a profundizar en la Palabra de Dios porque de lo contrario sería imposible enseñar a personas cosas que nosotros mismos no sabemos.

La biblia dice de sí misma que fue toda inspirada por Dios, y útil para enseñar, corregir, redargüir, e instruir en justicia, con la finalidad de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra (2 Timoteo 3:16-17). Por tal razón, si queremos enseñar a otros como vivir según lo que Dios quiere, primeramente debemos aprender nosotros, y comenzar a vivir según lo que Él dice en su palabra.

Anuncios

Conclusión

Tenemos una encomienda que llevar a cabo. Hay un mensaje que debemos llevar. Nuestra encomienda es llevar ese mensaje a la mayor cantidad de personas, en todos los lugares del mundo, y sin pedir dinero por ello. Para cualquier otra encomienda, podría decirse que es mucho trabajo, o que nadie lo haría de forma gratuita.

Pero el paquete que llevamos tiene el poder de cambiar las vidas, y sabemos de ese poder porque nosotros mismos lo experimentamos. Por tal razón, cuidemos esa encomienda, entendamos que es nuestra tarea, es nuestra responsabilidad, y nuestro Señor Jesús está esperando que cumplamos con lo que Él nos encomendó.

Bosquejos Biblicos – Redactado por: Roger Rosales para Prédicas Biblicas.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.Com… Bosquejos Biblicos

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Principios básicos para hallar la vida eterna

Principios básicos para hallar la vida eterna

Bosquejos Biblicos.. Este pasaje nos muestra los principios que Jesús enseñó al experto de la Ley, como discípulos suyos debemos mantenerlos presentes día a día...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *