Inicio / Bosquejos Biblicos / Amando con un corazón sincero

Amando con un corazón sincero

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos.. Texto de la predicación: 1 Pedro 1:222:2

Introducción

Todos somos propensos a tratarnos mutuamente con hipocresía. Eso es porque nuestro interés suele estar solamente en las apariencias. En que otros nos vean bien, en ganar reputación, o en simplemente no causar algún problema.

Este tipo de amor no conlleva ningún tipo de responsabilidad. Es como dice Juan, algunos aman solamente con sus labios, diciendo, pero no hacen nada con sus acciones. Y la realidad es que de una u otra manera, todos solemos ser así.

Pero el amor del que habla Escritura es un amor que proviene del corazón. El texto dice que fuimos salvados para el amor no fingido, es decir, para amarnos unos a otros con un corazón entrañable, de un corazón puro.

Anuncios

Y todo este pasaje, relaciona el amor el cristiano con la Palabra de Dios. Es como si hubiera una íntima relación entre el evangelio que hemos creído, y el amor sincero. Veamos lo que tiene que decir nuestro pasaje sobre eso.

Desarrollo

I. Purificados por el evangelio (vers. 22)

A. El amor y la purificación de nuestras almas.

El texto comienza diciendo que hemos sido purificados por la obediencia a la verdad, para el amor no fingido. El texto puede ser un poco complicado, porque tiene muchas cosas dentro de sí. Vamos a desglosarlo para entenderlo mejor.

Purificados. Primero, el texto dice que fuimos purificados internamente. Obviamente, esta purificación se refiere a la limpieza de nuestros pecados. Y en el contexto, se refiere a todos aquellos pecados que cometemos en contra de nuestro prójimo: el odio, la malicia, la ira, la discordia, y la hipocresía.

La obediencia a la verdad. Ahora, fuimos purificados de todas estas cosas, cuando creímos en el evangelio. Obedecer a la verdad sinónimo de “creer en la verdad” o en la palabra de Dios”.

Para el amor entrañable no fingido. Y en tercer lugar, también dice que el propósito de todo es que nos amemos con sinceridad.

Anuncios

En otras palabras, Pedro está diciendo que el evangelio de Dios nos ha purificado para que nos amemos unos a otros. Creer en el evangelio debe dar ciertos frutos en nosotros. Es imposible que una persona que crea verdaderamente en Cristo, no ame a sus hermanos. Es como dice Juan, quien no ama a su hermano, no ha nacido de nuevo, no es de Dios (1 Juan 3:10), no ha sido purificado por el evangelio.

B. La obra del Espíritu y el amor.

Ahora, esto debe ser así, porque quien purifica nuestros corazones con la Palabra de Dios es el Espíritu Santo. Pedro dice que esto ha ocurrido mediante el Espíritu. Esto tiene mucho sentido entendiendo que el amor es parte del fruto del Espíritu Santo.

Así que, si el Espíritu Santo ha obrado en nosotros por el evangelio, el amor es el fruto que debe cultivarse en nuestros corazones.

II. Nacidos por la palabra eterna (verss. 23-25)

A. Nacidos de una simiente incorruptible.

La palabra “incorruptible” se refiere a algo que no se desgasta, no se daña, no se corroe, ni se pierde. Nuestros cuerpos, por ejemplo, son corrompibles, porque con el tiempo se van desgastando, pierden su vitalidad, su fuerza, y su energía, hasta morir y llegar a ser polvo otra vez.

Ahora, la palabra de Dios esa simiente incorruptible. Porque ella no perece, no se acaba, no se daña. “Vive y permanece para siempre”. Es contraria al hombre y a su gloria. Toda carne es como hierba, es decir, al pasar el tiempo seca y se marchita. Y su gloria es como la flor del campo, porque después de cierto tiempo su flor se marchita y pierde su belleza. La palabra de Dios es una simiente eterna.

Anuncios

B. La palabra eterna y el amor sincero.

¿Pero cuál es el fin de decir esto? Bueno el propósito es mostrar que nosotros nacimos de esa simiente eterna. En nosotros fue sembrada la semilla de la Palabra de Dios, que es eterna, por tanto, nuestra hierba y nuestra flor, nuestro fruto no puede ser corrompible y eterno.

Acerca de Francisco Hernández

Sirviendo a Jesucristo desde hace más de 20 años. No soy pastor de una iglesia, pero me gusta estudiar la biblia y redactar mensajes cristianos para ser participe de la gran comision.

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Bosquejos Biblicos.. Cuando perdemos el gozo, también perdemos el ánimo por servir a Dios. Nos enfocamos tanto en nuestros problemas que nos olvidamos de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *