Pasos para ayudar a los que pecan

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos.. Texto de la predicación: Mateo 18: 15-17

Introducción:

Mateo 18 es uno de los pasajes más conocidos por la Iglesia cristiana, pero ocasionalmente es el menos obedecido por nosotros. Este pasaje es tan conocido que con sólo decir Mateo 18, en seguida pensamos: “ah, el pasaje dónde Jesús nos enseña a cómo exhortar al hermano.” Pero es increíble cómo al mismo tiempo se nos olvida lo que este pasaje dice cuando vamos a corregir a un hermano.

Es increíble como todos sabemos que el pasaje enseña que debemos exhortar en privado al hermano pero al mismo tiempo como divulgamos el asunto cuando tenemos un problema con alguien. Muchos sabemos que debemos buscar a dos testigos, pero muchos nos preguntamos cuál es el objetivo de hacerlo.

Muchos conocemos que los últimos dos pasos de la disciplina son informarlo y sacarlo de la Iglesia, pero cuando llega el momento de hacerlo nuestro dolor nos ciega hasta tal punto que nos resistimos a ejercer lo que este pasaje nos dice.

Algo que todos alguna vez hemos hecho es intercambiar el orden de los pasos: cosas que la persona o la congregación debería resolver, solemos contárselo a los ministros para que lo resuelvan ellos. Y creo que todos frecuentemente olvidamos que todos los pasos de la disciplina son para ganarnos al hermano perdido.

Esto demuestra un problema y una necesidad que tenemos como Iglesia: Entender verdaderamente cómo ejercer una disciplina bíblica. Cuando nuestras costumbres, nuestra crianza, nuestros sentimientos y emociones, nuestro egoísmo, o lo que mejor nos parece es lo que empieza a guiar la forma en que yo corrijo a un hermano, es porque aún no hemos entendido cómo ejercer una disciplina bíblica, no hemos entendido el verdadero significado de este pasaje. Tenemos la necesidad de entender cómo la Iglesia debe ejercer la disciplina.

Y si uno revisa el texto, se da cuenta que esta era la misma necesidad que tenían los apóstoles en el contexto de Mateo 18. La crucifixión, y ascensión de Jesús ya estaban cerca, de modo que ahora ellos iban a liderar la Iglesia del Nuevo Testamento, y necesitaban tener las instrucciones claras de cómo ejercer la disciplina en la Iglesia.

Por eso, el Señor Jesús nos enseña en este pasaje tanto a ellos cómo ejercer la disciplina en la Iglesia. Entonces ¿Cuáles son los pasos que debemos entender para ejercer una disciplina Bíblica? El texto nos da cuatro pasos:

  • Exhortar en Privado.
  • Buscar a unos o dos testigos.
  • Informar a la Iglesia.
  • Sacar de la Iglesia.
  • Introducción

I. Primer paso:

Exhortarlo en privado.

Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano”.

Jesús hace un especial énfasis en la privacidad de la exhortación. Él está enfatizando que lo primero que debemos hacer al ver pecado de un hermano no es contárselo a otra persona, sino ir directamente hacia él y exhortarlo.

Nuestro Señor Jesús tiene un gran deseo de cuidar de la reputación de todos los hermanos, ya que él sabe que si su reputación es atacada, eso se volverá un obstáculo para su restauración. Además, la privacidad de la exhortación hace volver al pecador de su error.

Proverbios 17:9: “El que cubre la transgresión busca amistad, pero el que divulga el asunto aparta al amigo

Cuando nosotros vemos el pecado de un hermano y lo divulgamos, creamos desconfianza y las personas no aceptan la corrección. La privacidad estimula la confianza, protege la reputación del hermano, y ayuda a que él reciba la exhortación con más disposición. Hay que corregir y aconsejar, sin que más nadie se entere del asunto.

II. Segundo Paso:

Buscar a uno o dos testigos.

Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra

Si la persona no acepta la corrección en privado, se deben buscar a uno o dos testigos. Se deben buscar a una o dos personas más para que el asunto se resuelva mediante dos o tres personas. El primer testigo soy yo, el que exhorta; el segundo y tercer testigo son las otras dos personas a las que llamo.

Ahora bien, estas personas se llaman para que confirmen todos los hechos. Como dice el texto, para que entre dos o tres testigos “conste toda palabra”. Ellos sirven como testigos de que verdaderamente el pecado ha sido cometido por este hermano. Ellos evalúan que la exhortación se esté adecuadamente. Y ellos verifican que la actitud del hermano es verdaderamente pecaminosa.

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

Ver también

La prioridad del cristiano \ Bosquejos Biblicos

Prioridades

Bosquejos Bíblicos; la prioridad. Jesús vino y entendió las prioridades de acuerdo con el plan de Dios para cada uno. Recordemos que es necesario permanecer en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *