El Dios de toda consolación

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Bíblicos.. Lectura Biblica: 2 Corintios 1:3-11

Introducción

Todos pasamos por adversidades bastante terribles. Todos nos hemos encontrado en situaciones tan angustiantes, que perdemos toda esperanza de hallar consuelo. Nos deprimimos, nos volvemos pesimistas, estamos como cansados, y todo pierde sentido.

¿Quién no se ha encontrado así alguna vez? Todo ser humano pasa por esto. ¡Y los cristianos no somos la excepción! Sin embargo, a diferencia de la gente del mundo, nosotros tenemos un consuelo inamovible, firme y fuerte. Porque nuestro consuelo está en Dios mismo, más firme que una monta, y más fuerte que las rocas más pesadas.

Es por eso que, en bosquejos bíblicos, hoy hablaremos sobre cómo encontrar el consuelo que Dios nos da en su Palabra. El apóstol Pablo apunta a que este consuelo lo encontramos en Dios.

Anuncios

Desarrollo

I. Nuestro consuelo está en Dios (verss. 3-4).

a. Pablo bendice a Dios.

El apóstol Pablo comienza este pasaje bendiciendo a Dios. Eso es porque reconoce que el Padre de nuestro Señor Jesucristo es bueno. Y en todo momento cuida de los suyos, a pesar de que estos tengan que sufrir diferentes pruebas. El apóstol Pablo no puede más que empezar la carta que alabando a Dios con gozo y amor. Y en breve, veremos por qué.

b. Dios es Padre de misericordia.

En primer lugar, Pablo dice que Dios es un Padre de misericordia. Es decir, Dios no es un Dios malo y cruel. Dios es un Dios que mira con compasión a sus hijos. ¿Cuántos no hemos pensado mal de Dios, cuando pasamos por alguna tribulación? Decimos: ¿Por qué si Dios es bueno y me ama permite que yo viva estas cosas?

Sin embargo, aun en los malos momentos que atravesemos, esta sigue siendo verdad. Dios es siempre misericordioso, porque nunca cambia. Así que, aun en las aflicciones Dios sigue mostrándonos su misericordia. Es más, esas aflicciones son una muestra del amor Paterno de Dios hacia nosotros. Al que Dios ama, disciplina (Hebreos 12:6).

c. Dios es Padre de toda consolación.

Anuncios

Dios es un Dios de toda consolación. Eso significa que Dios tiene la capacidad de consolarnos en toda situación. No existe ninguna situación para la cual Dios no tenga algún remedio, o un ungüento para nuestras heridas.

Es por eso que es errado pensar que Dios nuestra situación es tan grande y tan única que escapa del consuelo de Dios. Eso es incredulidad y contrario a esto. Dios tiene un consuelo para cualquier tribulación que vivamos (verss. 4). Este consuelo lo encontramos en su Palabra.

II. Nuestro consuelo en las aflicciones (verss. 4-7).

a. Pablo fue atribulado para el bien de otros.

En estos versículos, el apóstol Pablo explica por qué Dios permitió que atravesara estas tribulaciones. Él le dice a los corintios que él y sus compañeros fueron atribulados para consolar a los corintios.

Es decir, Pablo fue consolado para poder ayudar a otros mediante el consuelo que él mismo había recibido de Dios.

b. La enfermedad y la cura siempre son las mismas.

Anuncios

Esto parte del hecho de que todos vivimos en esencia las mismas aflicciones. ¿Cómo puede consolarme alguien que no está viviendo exactamente lo mismo que yo? Bueno, es que un sentido estricto todas nuestras aflicciones ya han sido vividas por otras personas.

No hay nada nuevo debajo del sol. Todos los hermanos en el mundo y a través de los tiempos han sido tentados y atribulados de las mismas maneras (1 Pedro 5:9). Las condiciones externas pueden cambiar. Pero en esencia son las mismas que las nuestras.

Acerca de Miguel Angel Robles

Ver también

Bosquejos Biblicos... Cultivar la amabilidad para mostrar a Cristo

Cultivar la amabilidad para mostrar a Cristo

Bosquejos para Predicar, el cristiano debe ser amable en su trato con los demás. Porque debemos tener en cuenta que de eso puede depender que ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *