Ser discípulo es seguir a Cristo

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos Texto Biblico:  “Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.”. Marcos 8:34-38

Introducción

En esta vida seguimos el ejemplo de las personas que admiramos. Los cristianos creemos que la única persona a la que tenemos que imitar es Cristo. Tenemos que ser su discípulo.

A Él hay que seguir, escuchando sus enseñanzas e imitando sus ejemplos. Pero además, debemos buscar que muchos más lo conozcan, ya que la salvación de todos depende de esto.

Anuncios

I. Cristo debe marchar a la cabeza de nuestra vida (vers. 34)

a. Jesús nos indica que si queremos salvar nuestra alma, debemos seguirle; ser su discípulo. Y es que cuando dejamos entrar a Cristo en nuestra vida, la cambia radicalmente y queremos estar siempre junto a Él.

Entonces comienza nuestro camino de seguimiento, detrás de Cristo y sus enseñanzas. Porque Cristo es el guía que nos lleva a la casa del Padre, tenemos que seguirlo para un día llegar a la morada que nos preparó (vers. 34).

b. Seguimos a alguien cuando estamos convencidos de que es un modelo para nosotros, y que imitando su vida seremos mejores. Hay un atractivo que no podemos eludir, y que nos lleva a hacer sacrificios para estar cercanos a esa persona.

Los cristianos creemos que la única persona por la que vale la pena entregar nuestra vida es Jesús. Porque de su seguimiento depende nuestra salvación, de vivir en sus enseñanzas depende la salud de nuestra alma (Deuteronomio 13:4).

c. Seguir a Cristo es abandonar las tinieblas y entrar en la luz. Seguir a Cristo es ser su verdadero discípulo. Nuestra vida sin Él es oscura, porque no sabemos hacia dónde estamos marchando ni podemos ver en la tiniebla de nuestro interior.

En cambio, cuando meditamos en su Palabra todos los días, sentimos que se disipan estas tinieblas y vemos qué camino hay que seguir. Podemos caminar sobre terreno firme, porque va a estar cimentado en la Palabra de Dios (Juan 8:12).

d. En este seguimiento de Cristo, no tenemos prometido un camino sin problemas. De hecho, una condición para el seguimiento es cargar cada día con nuestra cruz. Pero tenemos la promesa de Dios de que nunca estaremos solos y nunca nos abandonará. Será un camino difícil, pero siempre estará Él para reconfortarnos y brindarnos su amor (Deuteronomio 31:8).

Anuncios

II. No seguir a Cristo es alejarnos de la salvación de nuestra alma (verss. 35-38)

a. Si rechazamos el seguimiento de Cristo, nos alejamos del camino que nos lleva a la salvación. Porque para esto vino Jesús al mundo, para mostrarnos al Padre y abrirnos las puertas de los cielos. Él es el camino y a la vez al que hay que seguir. ¿Qué puede ofrecernos el mundo que sea más importante que el destino de nuestro espíritu? (vers. 35).

b. En el seguimiento de Cristo tendremos muchas distracciones. Habrá caminos que se mostrarán más atractivos que el que ofrece Dios para llegar a la salvación. Por esto debemos vivir en oración, para estar atentos y no desviarnos de la senda que nos marca el maestro. Hay que pedir con mucha insistencia a Dios que no aparte su rostro de nosotros, para que como faro nos indique que el camino es el correcto (Salmo 119:133).

c. Seguir a Jesús no es algo solamente personal. Lo seguimos como iglesia, que se congrega para aprender de sus palabras. Y debemos preocuparnos para que muchos más lo sigan, porque es nuestro deber ser apóstoles de Aquél que trae la salvación. Él nos llama a ser pescadores de hombres, y a acercar a muchos al camino que marca el Señor (Mateo 4:19).

Conclusión

El único medio para lograr la salvación de nuestra alma es el seguimiento de Cristo y sus enseñanzas. En otras palabras, ser su discípulo. Él vino a marcarnos el camino que nos lleva a la casa del Padre. Todos los días debemos tomar la Palabra en nuestras manos y preguntarnos si estamos siendo fieles a sus enseñanzas (Deuteronomio 4:2).

El seguimiento implica imitar la vida de Cristo, tratando de ser fieles a lo que nos enseñó. Es la condición para ser discípulo de Jesús el tener su vida como modelo. De esta manera, seremos hijos fieles del Padre y podremos estar junto a Él en el cielo cuando seamos llamados (Juan 12:26).

Anuncios

Este seguimiento no es algo únicamente personal. También debemos preocuparnos por los hermanos en la fe y por los que aún no creen. Todos estamos llamados a seguir a Jesús, y por esto debe ser nuestra misión que muchos más lo conozcan y lo amen.

© Renzo Garcia. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Bosquejos para Predicar

Acerca de Renzo García

Servidor de Jesucristo y amante de la palabra de Dios.

Ver también

Cualidades de los que se mantienen firmes.. Bosquejos Biblicos

Cualidades de los que se mantienen firmes

Bosquejos para Predicar, miraremos ahora las cualidades de aquellos que se mantienen firmes en Él Señor, con el propósito de que cada uno pueda examinarse ..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *