Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿Cómo enfrentar las tormentas?

¿Cómo enfrentar las tormentas?

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

INTRODUCCIÓN

Marcos 4:35-41. “35 Ese día al anochecer, les dijo a sus discípulos: Crucemos al otro lado. 36 Dejaron a la multitud y se fueron con él en la barca donde estaba. También lo acompañaban otras barcas.37 Se desató entonces una fuerte tormenta, y las olas azotaban la barca, tanto que ya comenzaba a inundarse.38 Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. ¡Maestro! gritaron, ¿no te importa que nos ahoguemos? 39 Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: ¡Silencio! ¡Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. 40 ¿Por qué tienen tanto miedo? dijo a sus discípulos. ¿Todavía no tienen fe? 41 Ellos estaban espantados y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?

Pedro era un especialista en la pesca. Familia de pescadores. Seguramente habían hecho todo lo que sabían para no naufragar pero veían su barco hundirse sin alternativa. En su desesperación van a ver a Jesús. Jesús

Hoy quiero hablarles a los que están atravesando por tormentas en su vida: financiera, familiar, personal, laboral, ministerial.

Anuncios

 Tres verdades que hoy podemos aprender de este episodio.

1. NO TODAS LAS TEMPESTADES DE LA VIDA VIENEN DE PARTE DEL DIABLO.

a. El diablo estaba al otro lado del río. Allí estaba el endemoniado gadareno.

b. Es común ver hoy a cristianos echándole la culpa al diablo de todo lo que les pasa.

c. Ej. No quieren hablar con su esposa porque están enojados y es el espíritu de desunión. No consiguen trabajo, es el espíritu de miseria, pero no dicen que se levantan a las 11 de la mañana.

d. Le echamos la culpa de más cosas de las que tiene.

e. Ej. el diablo estaba triste porque los creyentes lo hacen culpable de todo.

f. Esta tempestad no era producto de los pecados de los discípulos sino para manifestar el poder de Dios. Para demostrar que él siempre interviene en los momentos difíciles de nuestra vida.

Anuncios

2. EL HECHO DE SER CRISTIANO NO TE EXCLUYE DE PASAR POR TORMENTAS.

a. Jesús estaba con ellos. Estaba en su barca.

b. Predicadores exitistas que dicen que el cristiano no puede sufrir.

c. La gran diferencia es que el Hijo de Dios siempre va a vencer. La derrota no te pertenece. No importa la magnitud de tu tormenta vas a vencer.

3. LAS PROMESAS DE DIOS SIEMPRE SE CUMPLEN.

a. Jesús dijo: “Crucemos al otro lado”.

Anuncios

b. No iban a perecer en el mar porque Jesús había dicho que pasarían al otro lado.

c. Mi amado. Si Dios te prometió su victoria no vas a ser derrotado.

d. Si te prometió la sanidad, vas a pasar al otro lado aunque estés en medio de tormentas.

e. Si te prometió que en tu trabajo vas a prosperar, aunque pareciera que estás perdiendo, y la tormenta es grande, vas a pasar al otro lado.

CONCLUSIÓN

• ¿Quién es este? Dijeron los discípulos.
• Habían caminado con Jesús durante 2 años. Igual preguntan ¿quién es este?
• Para los Islámicos es un gran profeta.
• Para los budistas un hombre que hizo bien a la humanidad.
• Para los judíos no era ni Dios ni un profeta.
• Para el hinduismo un fuente de fuerza.
• Para los cristianos es el Hijo de Dios que da vida y la da en abundancia.
• ¿Quién es este?

o Es el alfa y la omega, el principio y el fin.
o Es tu sanador
o Es tu libertador.
o Es el que te prospera.
o Es el que te provee.
o Es el que te perdona.
o Es el que te da fuerza en las batallas
o Es el que dijo que sos más que vencedor.

Póngase de pie. Dele la mano a quien a su lado. Prepárese para recibir una fuerza de parte del Señor. Voy a declarar sanidad, liberación, prosperidad, restauración de familia. Para todos los que están en tormentas reciban hoy.

© Rubén Kassabian

Acerca de Rubén Kassabian

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Bosquejos Biblicos.. Cuando perdemos el gozo, también perdemos el ánimo por servir a Dios. Nos enfocamos tanto en nuestros problemas que nos olvidamos de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *