¿Qué quiere Dios de mi?

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Tema: Lo que Dios quiere de mí

Complemento: Porque el propósito de Dios de crearnos era para que nosotros lo pudiéramos glorificar en todo momento y para que tuviéramos un corazón limpio, que fuéramos puros y perfectos para amarlo y servirle en perfecta santidad y le fuéramos fieles. Nosotros somos la joya de su creación.

Introducción

Lo que Dios quiere de nosotros es nuestro bien, aquello que nos permita alcanzar una vida plena, sana, justa, bella. Si hacemos lo que Él nos dice en su Palabra podemos empezar el camino que nos permita descubrir lo que Dios quiere de cada uno de nosotros.

  • Dios quiere le busquemos y le hallemos
  • Dios quiere que le glorifiquemos y le demos gracias
  • Dios quiere que le amemos de todo corazón

El punto de partida es reconocer que Dios me ama. En otras palabras, lo primero que Dios quiere es mi propio bien, mi propia felicidad, mi propia existencia.

Anuncios

Empezar a vivir una vida que tenga sentido, preguntándonos que es lo Dios desea de mí. ¿Hacia dónde Dios quiere dirigir mis pasos para recorrer el camino que Él tiene preparado para mí?

En ocasiones cuesta. Pero si reconocemos que Dios es un Padre bueno, aquello que nos propone será visto como lo que es: un camino para avanzar en el amor, una invitación a vivir un poco aquí en la tierra como viviremos en el cielo junto a Él, si actuamos como auténticos discípulos e hijos Suyos.

Ilustración: Esta meditación nació al estar confrontado a mis alumnos de teología en un penal. Estábamos terminando la materia “Vida de Jesús” y les dije: Es tan importante la obra de Jesús en la tierra que me ha inspirado a escribir esta meditación por el puro gozo de reconocer Su obra expiatoria y redentora aquí en la tierra. Y que para salvarlos a ustedes y a mí tuvo que morir en una cruz, y sufrir todo clase de vituperio, el Justo muriendo por el pecador.

I. Pero qué fue lo que pasó con el hombre?

Génesis 6:5Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal”.

Por el pecado original el hombre se corrompió completamente, “¿Cómo iba a estar Dios airado con la más excelente de sus criaturas, cuando le complacen las más ínfimas e insignificantes cosas de su creación? Es que Él está enojado, no con su obra, sino con la corrupción de la misma.

Así pues, si se dice con razón que el hombre, por tener corrompida su naturaleza, es naturalmente abominable a los ojos de Dios, con toda razón también podemos decir que es naturalmente malo y vicioso.

Y san Agustín no duda en absoluto en llamar naturales a nuestros pecados a causa de nuestra naturaleza corrompida, pues necesariamente reinan en nuestra naturaleza cuando la gracia de Dios no está presente.

Anuncios

Nuestros corazones se han endurecido, Pero Dios nos hace una promesa desde el Antiguo Testamento como lo vemos en Ezequiel 11:19-20

Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne, 20 para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.

19 y les daré… Para que ellos no reclamen para si la alabanza del v. 18, Dios declara que ha de ser un don libre de su Espíritu. Un corazón- no sin sinceridad, es decir, rectitud, sino unidad de corazón en todo en aquel entonces, cuando solo individualmente buscarán a Dios en contraste con su estado en aquel entonces, cuando o sólo individuos aislados lo buscaban (Jer 32:39; Sofonías 3:9). O “contentos con un Dios”, no distraídos con “muchas abominaciones” (v. 18; 1 R 18:21; Os 10:2). (Calvino).

Espíritu nuevo (Sal 51:10; Jer 31:3). Cumplido plenamente en la “nueva criatura” del Nuevo Testamento (2 Co. 5:17). Habiendo motivos nuevos, reglas nuevas ideales nuevos. Corazón de piedra duro como el “diamante” (Zac 7:12); el corazón natural de todo hombre. Corazón de carne – sensible a lo bueno, lo tierno.

II. ¿Cuál debe de ser nuestra actitud ante tal situación?

Nuestra actitud debe de ser anhelar un cambio, llegar a ser lo que Dios quiere de nosotros. El ejemplo lo podemos ver en el libro de los Salmos:

Salmos 51-10Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”.

Anuncios

David, era un hombre pecador al igual que nosotros, hasta había cometido el asesinato de Urías por su adulterio con Betsabé, sabía bien hasta qué grado llega la maldad del hombre, pero había una gran diferencia, él siempre se arrepentía y buscaba a Dios, y se arrepentía de corazón y se arrodillaba ante Dios para pedir perdón y le suplicaba siempre a Dios que le mostrara el camino para poder cambiar. David a pesar de sus defectos era un hombre enamorado de Dios.

“Sobre la ocasión el Salmo ilustra el verdadero arrepentimiento, en el que se comprenden la compunción, confesión, tristeza, súplica de misericordia, y la resolución de enmendarse, acompañado con una viva fe”

Acerca de José Alberto Vega

Pastor y Capellán de la Red Nacional de Pastores y Líderes para el Desarrollo de El Salvador “Torre Fuerte”, con estudios de Licenciatura en teología de The Miami International Seminary (MINTS), SIMES para El Salvador.

Ver también

Predicas Cristianas - Cuando Dios otorga una sabiduria sorprendente

Me aprovecho de Dios

Bosquejos Biblicos - En la vida cotidiana el ser humano enfrenta muchas situaciones de distintas categorías; como por ejemplo...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *