El poder de la palabra

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos Texto Bíblico: Proverbios 18:21

Predica de Hoy – El poder de la palabra – Introducción

Vivimos una época en donde cada opinión cuenta y es importante. Vemos como se reclama por este derecho de diferentes formas. Hoy en día el no permitir que otro exprese su punto de vista, opinión o sencillamente sus sentimientos es casi un delito penado.

Hoy en día observamos como cada quien habla y se defiende sin importar los sentimientos de los demás, en una sociedad egoísta que solo alimenta el yo de cada persona. La lengua es usada en esta época como una espada para atacar a otros y justificarnos de la peor manera. Escuchamos frases como: «Si te ofendes es problema tuyo».

Hoy quiero hablarte a ti que estás leyendo este mensaje que la palabra tiene poder, esta puede herir muy fácil mente a quien nos escucha pero también tiene el poder de sanar. Muchas veces nos vemos cegados por la rabia, impotencia o sencillamente el dolor de una terrible decepción y decimos palabras muy hirientes que carcomen los corazones de quienes nos escuchan.

Hace mucho tiempo escuche del testimonio de una jovencita que fue muy herida por su madre. Por años fue menospreciada y humillada por aquella mujer que le dio la vida. Esta vivió mucho tiempo con una amargura en su corazón que no la dejaba avanzar ni crecer.

Todo esto cambio cuando conoció de Cristo y permitió ser tratada por el Señor en esa área que debía ser sana. Cuesta creer pero con nuestras palabras podemos dañar sin querer incluso a quienes mas amamos. El Señor no enseña en su palabra que El nos ha dado dominio propio para refrenar nuestra lengua.

Todo lo que nuestros labios hablen es producto de lo que hay en nuestros corazones. Es por esto, que no solo es importante examinar lo que hablan nuestros labios sino también lo que hay en nuestros corazones.

Jesús siempre nos enseño hablar en amor. Nuestras palabras deben ser usadas para ayudar, sanar, enseñar, edificar y para proclamar las buenas nuevas de salvación para todos. Antes de que hablemos debemos hacernos algunas preguntas que son necesarias: ¿Lo que voy a decir edifica a la otra persona?

¿Pueden mis palabras causarle daño a la persona a quien se lo voy a decir? Te aseguro que esto ayudara a controlar tu rabia y estrés. Dios quiere que amemos y ayudemos a nuestros semejantes no que los dañemos con nuestras palabras.

I. Basamento bíblico

A. Proverbios 16:24: Este pasaje bíblico que nos muestra que las palabras agradables sanan al cuerpo. Dan vitalidad y alegría al que lo necesita. No sabemos que palabra amable puede alegrar un corazón afligido y triste.

B. Mateo 12:37: Podemos observar que nuestras palabras pueden condenarnos o tambien absorbemos . Necesitamos pedirle al Espíritu Santo que cambie nuestro vocabulario y no solo eso, debemos poner de nuestra parte. Poco a poco iremos cambiando de adentro para afuera.

C. Proverbios 12:18: Las palabras de algunas personas pueden traer mucho dolor al que las escucha pero las palabras de aquellos que son sabios traen alivio a corazones heridos. Es necesario pedir sabiduría de lo alto para saber hablar con nuestras familias, amigos, compañeros y todo aquel que nos rodea. Hemos sido llamados para sanar aquellos que han sido golpeados.

D. Proverbios 10:19: Muchas veces en la abundancia de las palabras hay pecado, por eso es mejor callar y actuar con prudencia. No debemos dejarnos llevar por el sistema de este mundo debemos ser la diferencia.

II. ¿Por qué debemos cuidar nuestra manera de hablar?

A. Porque es necesario. Nos ayuda a dar testimonio de la obra santificadora del Espíritu Santo en nuestras vidas.

A.1 Efesios 4:29. Nos enseña que debemos procurar no decir malas palabras ni hablar mal de los demás. Que al contrario debemos hablar para ayudar a los demás siempre, para sanarlos, consolarlos y edificarlos en amor.

A.2. Eclesiastés 10:12. Salomón hace una magnífica comparación entre un tonto y un sabio. Aquel tonto cuando habla es despreciado por los demás porque cuando habla solo hiere pero aquel sabio cae bien y es querido por los demás porque habla siempre palabras de bendición.

A.3. Salmos 34:12-13. Si quieren gozar de la vida y vivir una vida feliz, dejen de hablar mal de otros y de andar diciendo mentiras.

B. Porque las palabras corrompidas contaminan nuestros corazones y vidas.

B.1. Mateo 15:18. Jesús le enseño a sus discípulos que lo que contaminaba al hombre ya no era la comida o lo que entraba por la boca sino todo aquello que salía de nuestros labios.

La palabra de Dios debe convertirse en nuestro lenguaje diaria. La palabra de Dios es agua pura que purifica diariamente nuestras vidas y quita todo pecado y imperfección.

Acerca de Julio Torres

Nacido en hogar cristiano, me gusta estudiar la biblia y predicar el evangelio de Jesucristo.

Ver también

La vida en Cristo.. Bosquejos Biblicos

La vida en Cristo

Bosquejos Bíblicos. Tarde o temprano la tentación llegará a nuestras vidas, tal cual le pasó a nuestro Señor Jesucristo. Él fue tentado en todo según nuestra..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *