Ya vienen las bendiciones

Bosquejos Bíblicos

Prédica de Hoy: Ya vienen las bendiciones

Bosquejos Bíblicos Texto Bíblico: Levítico 26:14-38

Introducción

En nuestra predicación del domingo hicimos alusión a un grupo de maldiciones más incidentes en la vida diaria de cada uno de nosotros. También analizamos cuidadosamente, en lo que el irreversible tiempo nos permitió, sus consecuencias. Finalmente, dimos las vías para romper estas maldiciones.

No tiene por qué asombrarme que ya algunos hermanos hayan sentido un ligero o profundo -¿por qué no?- cambio en sus vidas. A la sazón se me ocurre preguntarles, ¿cuántos han notado cambios para mejoría, después de conocer y aplicar fundamentos cristianos para liberarse de maldiciones? Si así ha sucedido: ¡Hermano, ya están llegando las bendiciones!

Bendiciones y Maldiciones

Como apuntábamos anteriormente, las maldiciones y las bendiciones son como el aceite y el vinagre. Aunque usted los agite en el mismo recipiente, en breves, uno se sitúa debajo y el otro arriba. Así pasa con las maldiciones y las bendiciones, donde está una, no puede estar la otra. Como tampoco existen términos medios, se es bendito o maldito; pero ambas al mismo tiempo, no puede ser.

Santiago 3:10De una misma boca proceden bendición y Maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Naturalmente, ya hemos roto, en el nombre de Cristo, con todas las maldiciones que habíamos heredado y también con las que teníamos por nuestra propia cuenta. Ahora estemos listos para recibir las bendiciones.

Pero no podemos esperar tener muchas bendiciones, por el solo hecho de haber roto las maldiciones. No, no; esto no está diseñado de esa manera. Comenzamos a recibir las bendiciones como consecuencia de andar en un camino de obediencia a Dios.

Parecernos a Cristo

Cuando estemos superando cada día más faltas, para parecernos mucho más a Cristo. Jesucristo es la meta trazada por Dios, y aunque sabemos que poseamos la carne, que nos hala a la tentación, y no llegamos a ser exactamente como Él, tampoco se nos ha prohibido tratar de alcanzarlo.

Por otra parte, sabemos que con la fe solamente, no tendremos un derramamiento de bendiciones. La fe sin obras es muerta y aunque sin ella nada somos, es necesario que la acompañemos de buenas obras y servicio a Dios.

Proverbios 11:11Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida; Mas por la boca de los impíos será trastornada.

Acerca Antonio J. Fernández

Antonio J. Fernández
Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

También Revise

Bendecidos a través de las pruebas

Bendecidos a través de las pruebas

Bosquejos Bíblicos.. El Señor nos ha hablado en su Palabra y nos dice que el concepto que debemos tener de las pruebas es muy diferente al común. Al tener a..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *