Ya vienen las Bendiciones

Bosquejos Bíblicos

Bosquejos Bíblicos Texto Bíblico: Levítico 26:14-38

Prédica de Hoy: Ya vienen las Bendiciones

Introducción

En nuestra predicación del domingo hicimos alusión a un grupo de maldiciones más incidentes en la vida diaria de cada uno de nosotros. También analizamos cuidadosamente, en lo que el irreversible tiempo nos permitió, sus consecuencias. Finalmente, dimos las vías para romper estas maldiciones.

No tiene por qué asombrarme que ya algunos hermanos hayan sentido un ligero o profundo -¿por qué no?- cambio en sus vidas. A la sazón se me ocurre preguntarles, ¿cuántos han notado cambios para mejoría, después de conocer y aplicar fundamentos cristianos para liberarse de maldiciones? Si así ha sucedido: ¡Hermano, ya están llegando las bendiciones!

Bendiciones y Maldiciones

Como apuntábamos anteriormente, las maldiciones y las bendiciones son como el aceite y el vinagre. Aunque usted los agite en el mismo recipiente, en breves, uno se sitúa debajo y el otro arriba. Así pasa con las maldiciones y las bendiciones, donde está una, no puede estar la otra. Como tampoco existen términos medios, se es bendito o maldito; pero ambas al mismo tiempo, no puede ser.

Santiago 3:10De una misma boca proceden bendición y Maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Naturalmente, ya hemos roto, en el nombre de Cristo, con todas las maldiciones que habíamos heredado y también con las que teníamos por nuestra propia cuenta. Ahora estemos listos para recibir las bendiciones.

Pero no podemos esperar tener muchas bendiciones, por el solo hecho de haber roto las maldiciones. No, no; esto no está diseñado de esa manera. Comenzamos a recibir las bendiciones como consecuencia de andar en un camino de obediencia a Dios.

Cuando estemos superando cada día más faltas, para parecernos mucho más a Cristo.

Jesucristo es la meta trazada por Dios, y aunque sabemos que poseamos la carne, que nos hala a la tentación, y no llegamos a ser exactamente como Él, tampoco se nos ha prohibido tratar de alcanzarlo.

Por otra parte, sabemos que con la fe solamente, no tendremos un derramamiento de bendiciones. La fe sin obras es muerta y aunque sin ella nada somos, es necesario que la acompañemos de buenas obras y servicio a Dios.

Proverbios 11:11Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida; Mas por la boca de los impíos será trastornada.

Nuestra casa, nuestra ciudad, serán engrandecidas por las acciones de los rectos, no de los impíos.

Los impíos pueden creerse muy bendecidos porque según ellos llevan una vida próspera; pero esto no nos debe atormentar, ni mucho menos sentirnos envidiosos. Porque la prosperidad del impío es efímera, mientras que la del justo está garantizada desde que Jesucristo murió y resucitó por nosotros. Con su sacrificio, nos justificó, para que todos los que le sigamos, seamos con Él, herederos del Padre.

Nuestro caminar en fe y obediencia, no sólo nos hace herederos de grandes bendiciones; sino que también cosechamos para nuestros hijos y nietos. Porque una vez que hemos roto las ataduras de las maldiciones que nos llegaron por conducto de nuestros ancestros, las futuras generaciones crecerán en un ambiente sano y próspero. Y lejos de ser afectados por el primer hombre creado -Adán- quien por su desobediencia nos legó una sarta de pecados y maldiciones; por la obediencia del otro no creado -Cristo- por su gracia somos justificados y dadores de bendiciones para con nuestros descendientes.

Isaías 44:3Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi espíritu derramaré sobre tu generación, y bendición sobre tus renuevos.

Aunque Israel fue una nación apóstata durante la época de Isaías. El profetizó, que un día, el Espíritu Santo sería derramado sobre una generación futura. Evidentemente, para esto fue necesaria la venida de Jesucristo, quien hizo posible que el Espíritu de Dios se derramara sobre nosotros y que nuestros renuevos sean bendecidos.

Conclusión

Hermanos, algunos profetas de nuestra época han profetizado que estos próximos años serán de muchas bendiciones para el pueblo de Dios. Para aquellos que han sabido escoger al verdadero Dios y que han estado, bajo cualquier circunstancia, en obediencia, se acerca una etapa de bendiciones.

Sabemos que nuestro Señor Jesucristo, al partir, nos prometió preparar moradas para nosotros. Pero no somos partidarios del martirio y el tiempo que estemos esperando por Él, debemos pasarlo con su espíritu. Y el que tiene a Cristo, tiene sabiduría, ciencia y gozo. Así pues, estemos listos porque ya vienen las bendiciones.

© Antonio J. Fernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Bíblicas.. Bosquejos para Predicar

Por favor respete los derechos de autor. No copie y pegue las reflexiones cristianas, predicas cristianas, y bosquejos bíblicos en otras páginas web y/o redes sociales. Le invitamos a que comparta este material a través de crear un vínculo que apunte a la redacción. No robe, evangeliza. Usa este vínculo para compartir las predicaciones cristianas, bosquejos bíblicos y mensajes cristianos encontrados en este portal. https://www.predicasbiblicas.com

Acerca de Antonio J. Fernández

Mi nombre es Antonio Fernández, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

Ver también

La prioridad del cristiano \ Bosquejos Biblicos

Prioridades

Bosquejos Bíblicos; la prioridad. Jesús vino y entendió las prioridades de acuerdo con el plan de Dios para cada uno. Recordemos que es necesario permanecer en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *