El regalo de la salvación

Bosquejos Bíblicos

Prédica de Hoy: El regalo de la salvación

Bosquejos para Predicar Texto Bíblico: Efesios 2:1-10

INTRODUCCIÓN

Estamos en el Señor no por casualidad sino por el gran amor que Dios nos tuvo desde antes de la fundación del mundo. Nuestra posición presente no es comparable con nuestra condición pasada.

La redención, herencia y unción que el Señor nos no dio cambió rotundamente todo nuestro ser y hacer.

ANTE ESTA REALIDAD DEBEMOS DE RECONOCER QUE EL REGALO DE LA SALVACIÓN MARCÓ LA GRAN DIFERENCIA EN NUESTRA SALVACIÓN.

I. EL REGALO DE LA SALVACIÓN IMPLICÓ PASAR DE LA MUERTE A LA VIDA (EFESIOS 2:1 -5)

A. EI Señor nos dio vida cuando estábamos  muertos en nuestros delitos y pecados (vers. 1)
B. Estar muertos implicaba: seguir la corriente de este mundo (vers. 2)
C. Actuar conforme al príncipe de la potestad del aire. (vers. 2)
D. Haciendo las cosas como hijos de desobediencia (vers. 2)
E. Dominados por los deseos de Ia carne (vers. 3) haciendo Ia voluntad de la carne (vers. 3)
F. Éramos por naturalezas de lra (vers. 3)

II. EL REGALO DE LA SALVACIÓN IMPLICÓ EXPERIMENTAR EL AMOR Y LA MISERICORDIA DE DIOS (VERS. 4)

A. Por su misericordia nos dio vida (vers. 5).
B. Por su misericordia nos resucitó (vers. 6).
C. Por su misericordia nos dio un cambio de posición, antes era de mundanalidad, hoy es de espiritualidad. (vers. 6)
D. Por su misericordia nos mostró los abundantes riquezas de su gracia. (vers. 7)
E. Por su misericordia nos escogió, nos llamó y nos salvó, sin que paguemos nada porque es por gracia (vers. 8).
F. Por su misericordia nos ha preparado un futuro mejor (vers. 10)

CONCLUSIÓN:

Mi hermano y mi amigo, disfrutemos del regalo de la salvación. No lo descuides, aprécialo porque es por su pura misericordia.

© Rafael González. Todos los derechos reservados.

Predicas Bíblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca Rafael González

Rafael González

También Revise

Dios, la iglesia y la disciplina

Dios, la iglesia y la disciplina

Bosquejos Bíblicos.. Nadie puede disciplinar a otra persona dentro de la iglesia sin la autoridad de Dios. La iglesia puede exhortar, aconsejar, reprender..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.