Inicio / Bosquejos Biblicos / Transformados para transformar

Transformados para transformar

Bosquejos Biblicos .. Bosquejos para Predicar

Base Bíblica: Éxodo 34: 1-35

Introducción:

Un primer paso para el crecimiento personal y espiritual, radica en examinar cómo andamos en la relación con Dios. Cuando reconocemos que llevamos tiempo sin buscar Su Presencia, y nos disponemos a aplicar cambios mejorando nuestra intimidad con Él, sin duda nuestra espiritualidad experimentará una profunda y significativa mejoría encaminada a mantenernos en Su Presencia.

I. Debemos revisar nuestra vida personal y espiritual

Anuncios

1. ¿Cómo está nuestra relación con Dios?

2. ¿Cómo vivo mi fe y mi testimonio cristiano?

3. ¿Cómo están mis relaciones interpersonales?

II.  Ser transformados comienza con un tiempo de búsqueda (vv.1-10)

1. Tiempo de preparación (vv. 1,2)

2. Tiempo de intimidad (v. 3)

3. Disposición de corazón (v. 4)

Anuncios

4. Tiempo de encuentro con Dios (v. 5)

5. Tiempo de adoración (vv. 6, 7)

6. Tiempo de revelación divina (v. 8)

7. Tiempo de disfrutar Su Presencia (vv. 27, 28)

III. La transformación de nuestra vida personal y espiritual se fundamenta en mantenernos en Su Presencia (vv. 29-35)

1. Estar en la Presencia de Dios salta a la vista (vv. 29, 30)

Anuncios

2. Estar en la Presencia de Dios transforma (vv. 31-34)

3. Estar en la Presencia de Dios impacta (vv. 35)

Conclusión:

Cuando estamos en la Presencia del Señor, la transformación personal y espiritual que se deriva de esa maravillosa experiencia, salta a la vista y además, termina impactando la vida de quienes nos rodean. El encuentro con Dios comienza con una sincera búsqueda de Su rostro en oración. Es el paso fundamental para que desarrollemos intimidad con Él.

Acerca de Fernando Alexis Jiménez

Ver también

Predicas Cristianas - Espiritu Santo: Regalo de Dios

El Espíritu Santo en la iglesia

Bosquejos Biblicos.. En los años de su ministerio personal, Jesús fue el consolador de sus discípulos. Ahora les anuncia que los va a dejar; pero enviaría otro consolador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *