Inicio / Bosquejos Biblicos / El publicano rescatado

El publicano rescatado

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos.. Texto de la predicación: Mateo 9:9–13

INTRODUCCIÓN:

Hemos visto que Jesús TOCÓ al leproso, luego PERDONÓ los pecados a un paralítico, hoy de nuevo lo veremos en un gesto bellísimo ACEPTANDO y compartiendo con los que aunque tenían mucho dinero eran despreciados

I. LA PERSONA DE MATEO

(9:9): “Saliendo Jesús de allí, vio a un hombre llamado Mateo que estaba sentado en el banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Él se levantó y lo siguió.”

A. Su nombre (Mateo) significa recompensa o don de Dios aunque antes de ser discípulo de Jesús pareciese que se llamara Levi que quiere decir entrelazado o unir, su padre se llamaba Alfeo (Marcos 2:14): “Al pasar, vio a Leví hijo de Alfeo sentado al banco de los tributos públicos,”

Anuncios

B. Su ocupación era recaudador de impuestos o publicano, estos personajes trabajaban para el imperio romano recogiendo los impuestos entre sus hermanos judíos, eran traidores por esto eran odiados. También cobraban más de lo establecido haciéndose de esta manera ricos por esto eran considerados avaros, estafadores, ladrones.

C. Tal vez para el asombro de muchos, Jesús lo llamó a “seguirle”. Contrario a lo que hubiera sido la expectativa de muchos, Jesús vio algo en Mateo que lo hizo un prospecto adecuado. El aceptó el llamado de Jesús: “Y se levantó y le siguió”

D. Aprendamos que:

No piense que nadie es tan malvado para llegar a ser discípulo de Jesús. Ya sea usted mismo o algún otro. Él ha escogido hasta ahora para ser sus seguidores y luego sus apóstoles a pescadores y un “pecador”. No busco en universidades o en monasterios de santos

Jesús ve a las personas, no lo que son, porque ellos pueden llegar a ser. Como en el caso de Simón, al cual llamó Cefas (Pedro). Pedro no vivió de acuerdo a su nombre (una roca), hasta varios años después de crecimiento como un discípulo

II. LA CENA DE MATEO

(9:10): “Aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa muchos publícanos y pecadores, que habían llegado, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos.”

A. Mateo organizó una fiesta en honor a su nuevo maestro (LUCAS 5:29) “Leví le hizo un gran banquete en su casa;” nos aclara que fue un gran banquete. Donde los invitados eran en su mayoría gente igual a el adinerados pero despreciados y Jesús estuvo con ellos

Anuncios

B. Aprendemos que:

Es verdad que debemos estar separados. No podemos tener comunión con el pecado, No podemos comprometernos en los actos malvados de otros, no podemos andar con hermanos que están errados

Pero no podemos retirarnos de los del mundo: ¡debemos estar dispuestos a ayudar a aquellos que están perdidos!

Aunque no somos del mundo, hemos sido enviados al mundo: Para ser la sal de la tierra, debemos mezclarnos con la carne, Para ser la luz del mundo, debemos alumbrar en las tinieblas.

III. LA LECCIÓN DE MATEO

(9:11–13): “Cuando vieron esto los fariseos, dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. Id, pues, y aprended lo que significa: «Misericordia quiero y no sacrificios», porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.”

A. La secta religiosa de los judíos fueron confrontados. Los fariseos eran separatistas (el nombre significa “alguien apartado”). Eran observadores estrictos de las tradiciones de los ancianos, especialmente cuando venían a las limpiezas ceremoniales. Estaban maravillados de que Jesús comiera con recaudadores de impuestos y con pecadores. Ellos pedían informes de los discípulos de Jesús.

Anuncios

B. Una explicación del por que es apropiado para Él mezclarse con los pecadores. Es el enfermo, no aquellos que están sanos, los que necesitan del cuidado del médico. Así los pecadores, no lo justos, son los que necesitan que Alguien los llame al arrepentimiento

C. Una reprensión para aquellos que tenían deficiencias en sus propias vidas. El sacrificio sin misericordia no significa nada.

D. Aprendemos que:

¡La religión (el sacrificio) sin misericordia no es agradable a Dios!

© Edwin Guillermo Nuñez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Bosquejos para Predicar

Acerca de Edwin Guillermo Nuñez

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Principios básicos para hallar la vida eterna

Principios básicos para hallar la vida eterna

Bosquejos Biblicos.. Este pasaje nos muestra los principios que Jesús enseñó al experto de la Ley, como discípulos suyos debemos mantenerlos presentes día a día...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *