Inicio / Bosquejos Biblicos / El reino de Dios

El reino de Dios

Bosquejos Biblicos .. Bosquejos para Predicar

Marcos 1:14-15. “Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”.

El reino de Dios es el dominio de Dios, su gobierno, otra realidad, la autoridad de Dios, la unción de Dios. Jesús predico el evangelio del reino, las buenas nuevas, de algo que había sucedido ya, es un reporte de algo que ya había tenido lugar. El dijo: arrepentíos, El estaba diciendo “vuélvanse atrás en su estado”, cambien de dirección, vuélvanse al estado
original, RENUÉVENSE.

Joel 2:23-26. “Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado”.

Restauración es tomado como una acción de ser renovado en una situación difícil de la vida que necesita ser arreglada. Pero el contexto de este verso, puede ser tomado como la restauración de las cosas que Adán perdió.

Anuncios

Restituiré significa que habrá abundancia en la restauración. Es por eso que Jesús anunciaba el evangelio del reino, la restitución del Señor, mostró realmente quien era Dios.

Daniel 2:31-35,44-45. “Tú, OH rey, veías, y he aquí una gran imagen. Esta imagen, que era muy grande, y cuya gloria era muy sublime, estaba en pie delante de ti, y su aspecto era terrible. La cabeza de esta imagen era de oro fino; su pecho y sus brazos, de plata; su vientre y sus muslos, de bronce; sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido. Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra. Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación”.

El se levanto y mostró una imagen del sistema de gobierno del mundo. Pero este reino que vendría destruiría a todos los otros reinos. Este es el reino de Dios en manifestación.

Isaías 9:6-7. “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto”.

El reino de Dios sin límites. Entonces Jesús vino para reintroducir el reino de Dios a la humanidad. El predicaba y mostraba el poder de este reino, el sanaba a todos, liberaba, restauraba.

Mateo 15:29-31. “Pasó Jesús de allí y vino junto al mar de Galilea; y subiendo al monte, se sentó allí. Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel”.

El sanaba a la gente y llevaba al hombre a su estado original de salud, nada esta quebrado ni perdido, eso significa la palabra salvo.

Anuncios

Mateo 24:14. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Para testimonio. El mundo estará peor pero el que vive en el reino de Dios tendrá justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

Juan 3:1-5. “Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.

La única manera de ser parte del reino de Dios es ser ciudadano de este reino y esto es diferente que solo ver el reino de lejos, tu puedes ser un participante y un deposito que camina manifestando el reino en todas partes, igual que lo hizo Jesús.

Lucas 17:20-21. “Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros”.

Este reino esta entre nosotros y a traído esa restauración que quita la vergüenza, que da victoria siempre que libera al cautivo y trae llenura y plenitud en todas las cosas.

Anuncios

Colosenses 1:12-13. “Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo

  • Estamos en el reino.
  • El reino esta en nosotros.

Pero no es solo esto, sino que Dios quiere que el reino sea ministrado y mostrado a otros, como dice Mateo 24:14, para testimonio.

Los misterios del reino son cosas que para los que no han entrado en el reino son cosas que no tienen explicación, que están bajo un velo para los que no han entrado en el. Estos son abiertos para los que entran y se someten al reino con el deseo de que este se manifieste en todo lugar, primero en sus vidas y luego en la de otros.

Jesús dijo al Padre:  hágase tu voluntad en la tierra como es el cielo”, el mismo cielo se quiere manifestar pues ese reino esta sobre todo otro reino y trae restauración a su pueblo a la posición de honra y de gloria que Dios a destinado para nosotros, los que estamos en Cristo, los que han nacido de nuevo, por la palabra y el Espíritu.

Nuestro desafío es renovar nuestra mente que esta formada a la manera del mundo, donde Satanás es su príncipe, donde gobierna las mentes de los hombres que no han recibido el evangelio.

Debemos renovar nuestra mente en lo que Dios dice que somos, lo que podemos hacer y lo que tengo. Porque si mi mente no esta renovada lo primero que veré es a mi mismo.

2 Corintios 5:18. “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios”.

Somos embajadores oficiales del reino, para hacer lo que Dios nos envió a hacer.

El gobierno que representamos es el reino de Dios, asignados a una nación, encargados de los asuntos del reino que es regido por nuestro Rey Jesús.. Estamos encargados de los negocios en este territorio, en nombre de Dios y lo que hablamos es lo que El dice, vivimos como tales, como embajadores, aunque afuera este quebrado en el mundo, nosotros hemos recibido un reino incorruptible.

Romanos 10:14-17. “¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito:!Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! Más no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.

El mundo necesita oír para tener fe. El diablo viene para programarnos en contra de la verdad.

El sistema del mundo es inferior al reino de los cielos, la abundancia esta en el y no la destrucción, la restauración de todas las cosas esta en medio de nosotros.

© Cristian Tejero Aviles

Acerca de Cristian Tejero Aviles

Ver también

Predicas Cristianas - Siete errores

Aprendiendo de los errores de otros – 1

Bosquejos Biblicos; aprendamos de los errores de otros. Antes que tengamos que aprender de los propios, y sea todavía más doloroso. Dios no solo se...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *