Inicio / Bosquejos Biblicos / Atesorar las dádivas del cielo

Atesorar las dádivas del cielo

Salmos 58:11

Introducción:

El propósito de este bosquejo de predicación es reflexionar sobre las recompensas divinas.

A lo largo de nuestra vida recibimos y otorgamos presentes. Ya por haber ganado una competición, por el nacimiento de un familiar, el aniversario de bodas, la bienvenida o despedida de un ser querido o cualquier otro momento especial, deseamos marcar un recuerdo indeleble a través de un regalo en la memoria de la otra persona. Sobre todo cuando somos niños, el acto de obsequiar presentes implica una experiencia inolvidable.

Anuncios

Pero suele también suceder que a medida que pasa el tiempo nuestra memoria se va olvidando de aquellos regalos y presentes a pesar de que en su momento los consideramos de gran valor. Nuestros intereses son otros y lo que teníamos deja de ser sustancial. Así también en nuestra vida espiritual recibimos dádivas y presentes divinos de nuestro padre de diferentes maneras. Tal vez atesoramos alguna de ellas pero es posible que otras estén siendo relegadas o despreciadas injustamente. Es tiempo de reflexionar.

Desarrollo:

1. Cuando somos niños espirituales, atesoramos las dádivas de Dios

a. Mientras somos “niños” en lo espiritual, nuestro corazón es puro y nuestra fe es ferviente (Mateo 18:1-14; 19:13-15).

b. Siendo niños atesoramos los regalos recibidos: Nos alegra recibir el amor expresado en presentes.

c. Cuando nuestro corazón tiene una fe infantil, buscamos y trabajamos obtener más recompensas

d. Cuando obtenemos un presente, agradecemos por ello: porque nos sentimos afortunados de lo que se nos otorga.

Anuncios

2. Cuando dejamos este estado, podríamos ser indiferentes a ellas

a. Nos da lo mismo: comer, tener un techo para vivir, una familia, un trabajo son rutinas de la vida, no bondades del padre

b. Las bienaventuranzas son solo rezos: Congregarnos se ha vuelto una rutina, sabemos que siempre podemos obtener su gracia entonces no nos esforzamos genuinamente por ser mejores, antes optamos por ser los menos peores.

c. Somos ingratos: nos da lo mismo decir “gracias” o no. “Lo que llegó, llegó”.

3. Dios nos da las “añadiduras” de la vida a pesar de todo

a. Cada instante Dios nos da dádivas para nuestra vida: por el amor que nos tiene, jamás nos priva del sustento, el abrigo, la salud.

Anuncios

b. Incluso si carecemos de alguna de ellas, él nos da un presente especial: la fortaleza espiritual para batallar con dificultades (fe, esperanza y amor).

4. Y hay una bendición muy grande: su galardón

a. La gran recompensa: A pesar de nuestra ingratitud y olvido por sus dádivas, él ha ofrecido un galardón grande para nosotros (Apocalipsis 21:12).

b. La invitación divina. Él nos invita a que volvamos al primer amor y renovemos nuestras obras por el arrepentimiento y fe inamovibles, entonces alcanzaremos tal dádiva del cielo (Apocalipsis 2:4).

Conclusión:

Las dádivas del cielo son expresiones de amor de nuestro padre celestial. Ellas nos causan gran gozo y agradecimiento. Cuando tenemos una fe profunda y un amor real, atesoramos esto que el padre nos ofrece y nos esforzamos para cosechar más recompensas. Pero por las distracciones de esta vida, corremos el riesgo de volvernos indiferentes ante sus bondades, entonces nos convertimos en personas ingratas, desagradecidas e injustas con su amor.

Pero pese a ello su invitación sigue abierta para todos nosotros. Él ama al pecador arrepentido y renovado en su fe, como la de un niño. Por ello, volvamos al primer amor y trabajemos por alcanzar su bendición, valoremos las tantas “añadiduras” que cada instante de nuestra existir recibimos de sus manos y preparémonos para estar a la altura espiritual del galardón que nos promete, el cual es el más anhelado presente que podríamos recibir para nuestras almas.

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas - La vida cristiana victoriosa

La vida cristiana victoriosa – Mensajes Cristianos

Bosquejos Biblicos - Cristo nos ha dado potestad sobre los poderes del enemigo, y nada podrá hacernos daño. Pero todo esto se cumplirá si verdaderamente le servimos con amor y lo buscamos constantemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *