Inicio / Bosquejos Biblicos / La corona perdida

La corona perdida

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

«Después Samuel dijo a Saúl: Jehová me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, está atento a las palabras de Jehová. 2 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto. 3 Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos. 4 Saúl, pues, convocó al pueblo y les pasó revista en Telaim, doscientos mil de a pie, y diez mil hombres de Judá. 5 Y viniendo Saúl a la ciudad de Amalec, puso emboscada en el valle. 6 Y dijo Saúl a los ceneos: Idos, apartaos y salid de entre los de Amalec, para que no os destruya juntamente con ellos; porque vosotros mostrasteis misericordia a todos los hijos de Israel, cuando subían de Egipto. Y se apartaron los ceneos de entre los hijos de Amalec. 7 Y Saúl derrotó a los amalecitas desde Havila hasta llegar a Shur, que está al oriente de Egipto. 8 Y tomó vivo a Agag rey de Amalec, pero a todo el pueblo mató a filo de espada. 9 Y Saúl y el pueblo perdonaron a Agag, y a lo mejor de las ovejas y del ganado mayor, de los animales engordados, de los carneros y de todo lo bueno, y no lo quisieron destruir; mas todo lo que era vil y despreciable destruyeron…» 1 Samuel 15:1-9

INTRODUCCIÓN:

La Biblia es un espejo en el cual nos podemos retractarnos con los personajes de su época, nos enseñan que Dios tienes planes con personas particulares, vemos sus hazañas, sus fracasos, y su ejemplo de los cuales podemos aprender lecciones para nuestra vida. Por esto he llamado este tema el mandato de Dios.

¿Qué debemos hacer para no perder la corona?

Anuncios

1. Escuchar el mandato de Dios. (Vers. 1b).

  • a. Tener el oído afinado.
  • b. Estar atento al deseo de Dios.

 2. Andar al mandato de Dios. (vers. 3)

  • a. Herir a los amalecitas.
  • b. Destruir a los amalecitas.
  • c. No tener compasión de los amalecitas.

3. Obedecer al mandato de Dios. (Vers. 3b)

  • a. Matar a todos los hombres.
  • b. Matar a todos los animales.
  • c. Matar a mujeres y niños.

4. Desobediencia al mandato de Dios. (Vers. 9)

  • a. Saúl perdono al rey.
  • b. Saúl perdono a los animales.

CONCLUSIÓN:

Dios había escogido a Saúl para ser rey, dándole autoridad y poder, Dios quiso mostrar a Saúl como instrumento de exterminio, por lo cual Dios quería ejecutar sus juicios sobre sus enemigos, siendo muy concreto con su mandato Saúl, omitió la sentencia de Dios sobre el pueblo lo cual trajo consecuencias en su vida y le causo perder su corona.

Hay momentos en la vida en que no entendemos los designios de Dios, pero a Dios no se le entiende, a Dios se le obedece.

Anuncios

© Alexander Estrada Sánchez

Acerca de Alexander Estrada Sánchez

Ver también

Predicas Cristianas - Siete errores

Aprendiendo de los errores de otros – 1

Bosquejos Biblicos; aprendamos de los errores de otros. Antes que tengamos que aprender de los propios, y sea todavía más doloroso. Dios no solo se...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *