En busca de sanidad

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Texto Bíblico: 2 Reyes 5:9-19

Introducción

Hace días tuve una experiencia amarga de salud, y en medio de mi desespero el Señor me habló cuando realizaba mi devocional diario, y lo comparto contigo porque sé que a ti también Dios te hablará.

Sucede que muchas veces, (tal vez por mala costumbre) dejamos de último lo que a nuestra salud respecta (olvidando que somos morada y templo del Espíritu Santo de Dios), como si no fuese de gran importancia velar por nuestra salud física, en algunas ocasiones por salir del paso o para echar tierra a nuestra irresponsabilidad con nosotros mismos decimos “Dios me va a sanar”, ¡Amén!, yo estoy convencida de que Dios tiene el poder para hacerlo, pero hay algo que es muy importante y que nunca debemos olvidar.

Uno de los principios de la fe es “la acción” según Santiago 2:17.

Basándonos en el ejemplo de un hombre que padecía de lepra, (de seguro no se imagina lo terrible que es la lepra y todas las repercusiones que causa a la larga, es una enfermedad mortal), estudiemos los pasos a seguir cuando estamos en busca de sanidad.

I. Debemos actuar en fe (verss. 5-9)

a. Debemos tener fe en Dios aunque todo parezca imposible, Dios hace posible lo imposible (conforme a Su voluntad). Hebreos 11:1
b. Debemos confiar en el Señor, Él nos guiará. Proverbios 3:5-6
c. La fe genuina está ligada con la acción. Santiago 2:17
d. La desidia no aporta ningún beneficio, debemos ser diligentes. Proverbios 3:4

II. Debemos someternos a la soberanía de Dios, en humildad. (verss. 10-13)

a. Dios es soberano y obra conforme a perfecta voluntad. Job 5:9, Salmo 18:30
b. Dios no piensa como usted. Isaías 55:8-12
c. Ríndase ante Dios y atribuya a Él toda la gloria. Salmo 115:1

III. Obedezca a Dios y sea agradecido en todo momento (verss. 14-18)

a. De gracias a Dios por todo. 1 Tesalonicenses 5:18
b. Acepte la voluntad de Dios. Juan 5:30
c. Si usted obedece a Dios netamente, todo lo que haga le saldrá bien. Romanos 8:28

Conclusión

Es importante que un cristiano tenga fe y confianza en el Señor, pero además de eso también debe ser diligente, supongamos que usted está orando por un trabajo, y tiene la plena confianza en el Señor, a su tiempo Él se lo dará.

Pero así como oró sabe que le toca poner un poquitito de su parte (porque estamos conscientes de que lo que hacemos es nada, pero a veces creemos que hacemos demasiado), sentado de brazos cruzados en su habitación no recibirá nada, a menos que piense que el trabajo le caerá del cielo, lo único que debe hacer es ir a entregar los currículos, o las diligencias respectivas para postularse a un cargo a fin confiando en el Señor.

Lo que quiero decir mi querido hermano es que si está orando pidiendo a Dios que le bendiga en un área, (en este caso yo oraba por salud), debes poner de tu parte diligentemente, con Fe, humildad, y agradecimiento.

Recuerde que la voluntad de Dios no se cuestiona pues Él obra a su manera, obedezca a Dios en todo tiempo, y nunca olvide que sus designios son inescrutables.

Él desea lo mejor para usted, pero todo queda de su parte, ríndase ante Dios, para que aprenda a conocer su voluntad, aunque las cosas no parezcan tener sentido tenga la certeza de que Dios siempre tiene el control.

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Bosquejos para predicar

Acerca de Pastor Jose R. Hernandez

Pastor jubilado de la iglesia El Nuevo Pacto, en Hialeah, FL. Graduado de Summit Bible College. Licenciatura en Estudios Pastorales, y Maestría en Teología.

Ver también

Estudios Biblicos

¿Con quién me caso?

Todo matrimonio comienza primeramente por un noviazgo, en la etapa del noviazgo es para conocerse bien y así determinar si estarán listos para formar o no

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *