Inicio / Bosquejos Biblicos / La Sangre Preciosa De Cristo

La Sangre Preciosa De Cristo

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

1 Pedro 1:18-20

Propósito: Mostrar por qué la sangre de Cristo es preciosa.

Introducción:

El apóstol Pedro habla de varias cosas preciosas. En el versículo 7 dice que la fe, es mucho más preciosa que el oro. Habla también de la “piedra viva”, la cual representa a Cristo, como “preciosa” en el capítulo 2, verso 4. Y ahí mismo, pero en el verso 7, dice que Cristo es “precioso” para los creyentes. Sin embargo, hoy vamos a considerar solamente una de las cosas que Pedro califica como “preciosa”, la cual está en el verso 19: “La sangre preciosa de Cristo”. ¿Por qué es “preciosa” la sangre de Cristo? ¿Por qué es tan valiosa, tomando una posición elevada y honrosa?

Anuncios

I. ES PRECIOSA, PORQUE ES “DE CRISTO” (vers. 19a).

A. A través de los tiempos las distintas religiones y su culto han estado relacionados con la sangre. Aún la religión judía. Sin embargo, esa sangre es de “animales”.

1. Entre diversos pueblos paganos se practicaba la ingestión de sangre de animales, o bien, la de los enemigos caídos en la batalla, pues se creía que con ello se obtenían las cualidades de valor y fuerza de ellos.

a. Esta práctica de comer sangre, fue prohibida en la ley judía, y también impuso a los Cristianos (Levítico 17:13, 14; Hechos 15:28, 29).

2. Los judíos, usaban la sangre como “sacrificio de expiación” (Levítico 17:11)

B. Sin embargo, “…la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados…” (Hebreos 10:4).

C. No es la sangre de “cualquiera”, ni la de los animales, sino la “sangre de Cristo”.

Anuncios

1. ¿Y qué tiene de especial que sea de Cristo?

a. Es de más valor que el “oro y la plata”, pues tales cosas son “corruptibles” (vers. 18).

b. Se trata de la sangre de alguien que es “…sin mancha y sin contaminación…” (1 Pedro 1:19; Cf. Hebreos 4:15).

II. ES PRECIOSA, PORQUE CON ELLA SOMOS “RESCATADOS” (vers. 18).

A. La palabra “rescatados”, hace referencia a la acción de liberar a un esclavo, pagando el precio de dicho rescate.

1. Nuestra libertad no se pagó con “oro o plata”, sino con la “sangre de Cristo”.

Anuncios

B. ¿De qué nos rescató?

1. De nuestra “vana manera de vivir” (vers. 18; Cf. Efesios 4:17-19; Romanos 1:21-23).

III. ES PRECIOSA, PORQUE NOS MUESTRA EL GRAN AMOR DE DIOS (vers. 20).

A. Este sacrificio fue “…destinado desde antes de la fundación del mundo…” (vers. 20a).

1. Es decir, que Dios supo de antemano, que Cristo sería nuestro salvador, y que moriría a favor nuestro.

a. La muerte de Cristo no fue una sorpresa para el Padre (Hechos 2:23).

b. ¿Por qué lo permitió, entonces? “…Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna…” (Juan 3:16; Cf. 1 Juan 4:9-10).

CONCLUSIÓN:

La sangre de Cristo es preciosa:

  1. Porque es del Hijo de Dios.
  2. Porque con ella somos rescatados.
  3. Porque nos muestra el gran amor de Dios.

Amados hermanos, estas son razones suficientes para que amemos a nuestro Señor, y seamos fieles a su voluntad. Éramos esclavos del pecado, y no teníamos otro destino que la condenación eterna. Sin embargo, el gran amor de Dios ha dado a su propio Hijo, para que, con su sangre, fuésemos rescatados del pecado y de sus consecuencias.

¿Qué hay de ustedes, estimados amigos? Sí, ustedes que no son cristianos. Ustedes que no han obedecido el evangelio de Cristo. ¿No desean ser libres de la esclavitud el pecado, y de las consecuencias?

¿Quiere usted ser salvo de dicha condenación? Cristo ha derramado su sangre, para que usted, por el amor de Dios involucrado en ello, reciba el perdón de sus pecados, y sea libre del infierno. Ahora le voy a decir lo que tiene que hacer, para obtener los beneficios de la muerte de Cristo.

© Lorenzo Luévano Salas. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de Lorenzo Luévano Salas

Ver también

Bosquejos Biblicos - El publicano rescatado

El publicano rescatado

Bosquejos Biblicos - Aunque no somos del mundo, hemos sido enviados al mundo: Para ser la sal de la tierra, debemos mezclarnos con la carne, Para ser la luz del mundo, debemos alumbrar en las tinieblas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *