Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿Qué esperas para arrepentirte?

¿Qué esperas para arrepentirte?

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

“…Y habló Jehová a Manasés y a su pueblo, mas ellos no escucharon; 11 por lo cual Jehová trajo contra ellos los generales del ejército del rey de los asirios, los cuales aprisionaron con grillos a Manasés, y atado con cadenas lo llevaron a Babilonia. 12 Mas luego que fue puesto en angustias, oró a Jehová su Dios, humillado grandemente en la presencia del Dios de sus padres. 13 Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Jehová era Dios…” 2 Crónicas 33:10-13

Introducción:

Hoy los seres humanos hemos adoptados una nueva técnica para hacer lo correcto; aprendido de los animales. Nos hemos acostumbrado a entrar en razón cuando recibimos maltrato (en lo social, político, eclesiástico, etc.).

Cuando la sociedad nos maltrata es que entendemos que no podemos confiar en la gente; cuando el vicio está acabando atrozmente a una vida, es cuando ésta reacciona y trata de recuperar su salud integral, de lo contrario, sigue hundiéndose. Esto es lo que ha ocasionado las más grandes catástrofes en lo social y natural.

Anuncios

El texto citado nos enseña, que para que el hombre sea redargüido de su pecado a veces tiene que recibir una lección castigadora de Dios para entonces arrepentirse y venir a los pies de Cristo.

Estudios Biblicos – Veamos:

1. La vida de Manasés y sus malévolas obras.

a. Los estudios biblicos y predicas cristianas nos revelan que su reinado fue el más duradero de todos los reyes, tanto del Norte como del Sur, unos 55 años, 2 Crónicas 33:1

b. Los estudios biblicos nos enseñan que no siguió el buen ejemplo de su padre Ezequías, quien “hizo lo recto ante los ojos de Jehová”, 2 Reyes 18:3.

Contrariamente, Manasés “hizo lo malo ante los ojos de Jehová”, 2 Reyes 21:2; 2 Crónicas 33:2ª. Además, menospreció lo que su padre había hecho, derribando en un día todo lo que su padre realizó en 29 años, al levantar altares a Baal y a Asera, 2 Crónicas 33:3; 2 Reyes 21:3

c. Las predicas cristianas y estudios biblicos nos dejan claramente ver que él fue tras el mal hábito de las naciones paganas “que Jehová había echado de delante de los hijos de Israel”, 2 Reyes 21:2. Cosa que Dios había prohibido, Deuteronomio 7:1-5; 25-26; 12:3

d. Blasfemó el santuario edificando dos altares en la casa de Jehová”, 2 Reyes 21:4, 5, 7.

Anuncios

e. Incentivó al pueblo a provocar a ira a Jehová, haciendo lo siguiente: 2 Reyes 21:6; 2 Crónicas 33:6:

  • i. Sacrificó a su hijo en holocausto. Dios lo prohibía, Levítico 18:21
  • ii. “Se dio a observar los tiempos”- astrología
  • iii. “Fue agorero”. Dios lo prohibió, Levítico 19:26; Miqueas 5:12
  • iv. “Instituyó encantadores y adivinos”

f. “Derramó… mucha sangre inocente en gran manera”, 2 Reyes 21:16

Las predicas cristianas y estudios biblicos nos enseñan que en ese derramar de sangre cayó Isaías, quien fue aserrado, Hebreos 11:37

2. Su castigo

a. Primero el Señor le habla para su pronto arrepentimiento y alejar de tales prácticas, 2 Crónicas 33:10ª; 2 Reyes 21:10-15. “Mas ellos no escucharon”, otra versión dice: “pero ellos no le hicieron caso”.

b. Por tal reacción, el Señor les envió el ejercito asirio “los cuales aprisionaron con grillos a Manasés” y en cadenas lo llevaron a Babilonia, 2 Crónicas 33:11.

Anuncios

3. Su arrepentimiento

a. Las predicas cristianas y estudios biblicos nos enseñan que al verse en tal situación, oró a Dios y se humilló “grandemente en la presencia del Dios de sus padres”, 2 Crónicas 33:12

b. Seguir a Dios le restaura el reino, hace convertir todo el pueblo para Dios, (2 Crónicas 33:13-16)

Conclusión:

¿Qué esperas para arrepentirte? ¿Un castigo? Evítalos.

© Samuel Yépez

Acerca de Samuel Yépez

Ver también

Predicas Cristianas - Espiritu Santo: Regalo de Dios

El Espíritu Santo en la iglesia

Bosquejos Biblicos.. En los años de su ministerio personal, Jesús fue el consolador de sus discípulos. Ahora les anuncia que los va a dejar; pero enviaría otro consolador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *