Yugo desigual

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

Texto Principal: 2 Corintios 6: 14 – 16
No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente,…”

INTRODUCCIÓN

La armonía es el requisito indispensable para que toda relación humana pueda prosperar amenamente. Si entre dos personas o más existen desacuerdos que no se reconcilian a tiempo es posible que se llegue a una fractura de dicha relación, y aún peor, que dicha fractura se lleve a cabo en los peores términos.

La concordia y el respeto también son otros elementos que favorecen la buena salud de las relaciones, pero cuando son sustituidos por tolerancia y ambigüedad los resultados pueden ser menos que favorables.

Imagine que quiere preparar un pastel de fresas, y un buen amigo se acerca y al oír la palabra Fresa se emociona y deseando colaborarle, le trae a usted una Fresa, pero no la típica fruta roja que está acostumbrado en la cocina, no señor, sino, la Fresa de los vehículos automotores. ¿Será que por llevar el mismo nombre ambos elementos tenían la misma relación o mejor, el mismo uso y propósito?

Anuncios

Ahora piense en este escenario, una persona profundamente deprimida está contemplando la posibilidad de poner fin a su existencia mientras mira hacia el suelo desde un quinto piso, y le es enviada una persona con extraordinario currículum profesional pero que tiene severos problemas emocionales y de conducta para convencerla de que no lo haga. ¿Cree que el suicida pueda siquiera reconsiderar su decisión de lanzarse al vacío con semejante negociador a su lado?

Bueno, en ambos casos las situaciones nos obligan a tomar en consideración esa famosa Teoría formulada por una de las mentes más brillantes del siglo XX, Albert Einstein, cuando dijo: “Todo es relativo”

En el primer caso, si bien se hablaba de Fresas y la intención del Amigo fue loable, lo cierto es que la pastelería y la mecánica no deben mezclarse, a menos claro que usted desee comerse un grasiento Pie de Tuercas, en cuyo caso, olvide el resto de este texto.

En el segundo caso, la cualificación de una persona no la hace más idónea para enfrentar determinado reto cuando carece de otros elementos igualmente necesarios.

El asunto con las combinaciones lo mismo que las uniones es que necesitan encajar unas con otras en perfecta armonía para que puedan funcionar de la manera correcta y sin problemas futuros.

Veamos a continuación la siguiente definición:

Yugo: instrumento de madera utilizado para unir a dos animales, bien sean bueyes, asnos, mulas o caballos. Consiste de una pieza alargada que tiene dos arcos, uno para el cuello de cada animal, la cual a su vez está sujeta al timón de un carro para el arado lo que permite que los animales puedan tirar de ello en el campo.

Anuncios

Aunque la palabra Yugo suele estar también asociada a la imposición no deseada de algo o alguien que causa incomodidad, lo cierto es que el propósito del yugo en su forma más simple es la de emparejar dos voluntades, personas o cosas que podrían correr libremente por su cuenta.

PROPÓSITO DEL YUGO

Cuando en el arado se utiliza un yugo no se le considera una carga sino una forma de facilitar el trabajo del arado y la siembra. Lógicamente, el yugo no reportaría el mismo beneficio o utilidad si en lugar de dos bueyes por ejemplo, se combinara un buey con un asno, o un buey con un caballo.

Para que el yugo pueda ofrecer el resultado que en verdad se espera de él, requiere obligatoriamente que la pareja combinada sea de la misma especie; de lo contrario, estaríamos en presencia de lo que la biblia llama Yugo Desigual.

Haga la siguiente prueba:

• Tome un palo de madera y apóyelo en su cuello, camine veinte pasos ida y vuelta. ¿Qué tal le pareció? Fácil, ¿verdad?
• Ahora, elija a la primera persona que vea y pídale que haga el mismo procedimiento pero junto con usted. Cada uno utilizando un extremo del mismo palo y caminando los mismos veinte pasos de ida y vuelta. ¿Cómo le pareció esta vez la prueba? ¿Fácil o dolorosa y complicada?

Anuncios

Pues, si su respuesta al experimento anterior fue la segunda, entonces habrá empezado a entender lo que la Palabra de Dios quiere decir cuando exhorta al creyente a no unirse en yugo desigual con un incrédulo.

AMÓS 3: 3

“¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?»

El experimento anterior nos deja más para explorar. En el libro del profeta Amós, Dios hace una pregunta simple: ¿Dos personas en desacuerdo, caminarán juntas?

Aquí la discusión no tiene que ver con un tema de racismo o segregación. Hay que tener cuidado con esta interpretación equivocada. Ni Dios ni su Palabra persiguen la discriminación, sino el equilibrio y la armonía.

El tema del yugo igualitario se refiere a la necesidad de vincular dos elementos mutuamente incluyentes que se benefician entre sí. ¿Sabía usted que para atacar una enfermedad, los científicos utilizan una cepa del virus que genera la enfermedad para poder crear la cura? Sin este mecanismo, no tendríamos las vacunas, las curas y los diferentes medicamentos que combaten estos males que atacan al organismo. De la misma manera, dos personas que compartan espacio deben tener mucho más que “un algo” en común si quieren que esa relación perdure en las mejores condiciones para sí mismos y para los demás.

CONSECUENCIAS DEL YUGO DESIGUAL

Pensar que el diario convivir con una persona de malos hábitos y sin ningún temor de Dios no va a influir en la vida de una persona que es totalmente lo opuesto, es un genuino acto de arrogancia. Dos refranes muy populares lo certifican: “El que camina con cojos, al año cojea” y “dime con quién andas y te diré quién eres”.

Cuando se dispone de tanto tiempo y espacio para compartirlo con alguien más, se espera que todo resulte bien (incluso si no es así) y puede que por un rato parezca que todo resulta a las mil maravillas, aunque para ello haga falta utilizar parches en más de una ocasión para remendar lo descocido. Sin embargo, las consecuencias de una unión desigual no se hacen esperar.

Empiezan los roces, los reproches, las quejas, los malestares. Se da paso a las peleas, los gritos, las maldiciones y el llanto. ¿Quién necesita eso? Cuando Dios en Su Palabra nos habla de no unirnos en yugo desigual, intenta advertirnos, cuidarnos, de relaciones tóxicas que pueden conducir nuestras vidas a un infierno sobre la tierra.

¿Le falta fe a un creyente que se alía con un ateo? ¿Le resulta emocionante a un hijo de Dios celebrar fiestas con adoradores satánicos? ¿El hijo de Dios va a encontrar más amor por Dios asistiendo a rituales paganos? ¿La vida de un creyente va a ser divinamente edificada si comparte sus intereses personales con un idólatra? ¿Los misterios de Dios le serán revelados en las páginas del horóscopo?

Así como la comida, no tiene sustitutos cuando de tener hambre se trata, del mismo modo la Palabra de Dios no tiene ni necesita de reemplazos. El que quiera ser edificado en la fe, en amor, en paz y en verdad, estas cosas son las que debe buscar. No intentar encontrar a Dios donde no se perdió, ni inventarlo como si no existiera. Lo que Dios demanda para sus hijos y los que le aman está estipulado en su Palabra, y es su Espíritu el que nos guía a toda verdad y justicia.

REFLEXIÓN FINAL

Es tiempo de ser selectivos. La salvación de nuestras almas no es un juego para tomarlo a la ligera. Si queremos ser llenos de Dios y su Presencia debemos acercarnos a Él, porque es allí y no en otra parte, donde encontraremos lo que necesitamos. El libro de Mateo, capítulo 11 versos 29 y 30 dice: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”.

Dios nos pide una alianza. Como se pudo ver en el ejemplo del palo de madera, la tarea de caminar con alguien que no tuviese la misma estatura que nosotros, dificultó bastante poder cumplirla, y si trasladamos ese caso a caminar con Cristo encontraremos que entre Él y nosotros hay un abismo de diferencias, no obstante, nos pide que llevemos Su Yugo sobre nosotros. Eso significa que Dios está dispuesto a crear una alianza con nosotros a pesar de quiénes somos.

Al decir que aprendamos de Él que es manso y humilde de corazón, nos está dando la fórmula para poder unirnos con Él en ese yugo sin que resulte una experiencia tormentosa para nosotros. Más aún, nos habla de un beneficio directo de esa alianza cuando expresa que hallaremos descanso para nuestras almas. Nos está diciendo que en lugar de encontrar tribulación y dolor en su compañía recibiremos lo que nos hace falta para vivir en paz.

Escrito está en el libro de Juan capítulo 16 verso 33: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Aliarse con el mundo tiene una consecuencia directa que es la muerte, pero aliarse con Dios implica la derrota de todo aquello con que el mundo intenta golpearnos de continuo. Una alianza con Dios significa una victoria segura ahora y para siempre.

Seamos inteligentes, si nos proponen hacer un examen complicadísimo cuyo resultado nos dará una bendición o una maldición dependiendo de cómo lo resolvamos, ¿a quién elegiríamos de compañero? ¿A Dios o al diablo? ¿A Dios o al mundo? ¿A Dios o a tu pareja dispareja?

Es tiempo de elegir sabiamente a nuestros aliados y compañeros en el camino, porque nuestra victoria o fracaso dependerá de ello. Cuando elegimos a Dios como nuestro compañero, Él es tan poderoso que aun siendo inferiores y lleno de defectos Él se encarga de llevarnos a la estatura del varón perfecto (Efesios 4: 13), de modo que como leímos en Mateo “Su Yugo es fácil y ligera su carga”.

Alíate con Dios.

Dios te bendiga.

Redactado por: Emily Sánchez

© Predicas Biblicas. Todos los derechos reservados.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

Predicas Cristianas.. Tienes que definir tu vida

Dos opciones un camino

Bosquejos para Predicar, en esta serie trataremos de enseñar lo que estas palabras implican en nuestra vida práctica, para esto hablaremos hoy de dos puertas..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *