Inicio / Bosquejos Biblicos / Que mi mente escuche

Que mi mente escuche

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

Texto principal: Filipenses 4:8

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.”

INTRODUCCIÓN

En una oportunidad, hace ya algún tiempo, durante una predicación le pedí a una persona que me acompañara como voluntario en el altar para probar un punto. Le pedí que se parase junto a mí con los ojos cerrados.

Cuando lo hubo hecho, saqué una aguja de coser de mi bolsillo y la mostré al resto de los asistentes en el salón sin decir una palabra; todos comenzaron a murmurar por lo bajo, algunos con risitas, otros con cierta preocupación, pero mi voluntario sólo sonreía tranquilamente.

Anuncios

Acto seguido le piqué el cuello con la punta de la aguja y mi voluntario reaccionó sobresaltado, abriendo los ojos y llevándose la mano a la zona del cuello que había recibido el piquete. Pero lo que quise probar en ese momento, es lo poderosa que puede ser nuestra mente cuando se deja guiar por los ojos.

Biológicamente, estamos diseñados para percibir el dolor a través de la médula espinal. Esta es el tejido nervioso que se encarga en el cuerpo de enviarle el mensaje al cerebro de que acaba de recibir un pinchazo.

Ahora bien, se preguntarán ¿por qué hablar de los ojos ante el dolor que provoca un piquete, cuando está claro que el voluntario percibió ese dolor de primera mano en su piel?

Porque en mi pequeño experimento, yo no miraba a mi voluntario. Yo ya sabía cuál sería su reacción, lo que yo estaba mirando era la reacción de todos los asistentes en la sala cuando les mostré lo que iba a hacer.

Todos reaccionaron antes de pinchar a mi voluntario, incluso algunos se encogieron de hombros y apretaron los labios en señal de dolor. Otros apretaron los dientes. Unos se sujetaron las manos entre sí como si ellos mismos fueran a recibir el piquete y necesitaban la fortaleza del compañero junto a ellos para poder resistir.

El solo hecho de mirar les permitió comprender la magnitud del dolor y casi sentirlo en carne propia aunque en verdad, ninguno hubiera recibido el piquete.

La mente tiene poder:

Anuncios

Para aquellos que afirman que Dios no existe, sería bueno practicarles este pequeño experimento. Ya que en su mayoría reclaman la presencia de Dios como un elemento que deber ser visto, cuando de hecho su existencia puede probarse al Sentirlo.

El viento no se ve, pero existe y la prueba está en que lo sentimos. El piquete de la aguja lo percibieron sin recibirlo por el hecho de verlo, sin embargo mi voluntario sin verlo lo sintió. El piquete fue real, lo que cambió fue la experiencia.

El que no pueda ser visto, no significa que no exista; y el que no puedas sentirlo no implica que sea irreal.

Existe en el mundo un raro desorden genético llamado Analgesia Congénita, que solo afecta a una persona de entre un millón. Este desorden impide sentir ningún tipo de dolor físico. Quienes lo padecen experimentan todo tipo de sensaciones excepto el dolor. Si se fracturan una pierna perciben la rotura, pero no el dolor. Si les sube la fiebre a 40° no se darían cuenta hasta que cayeran al suelo convulsionando.

Las personas con Analgesia Congénita padecen y pueden sufrir accidentes reales pero no lo sienten. En mi pequeño experimento, los asistentes padecieron el dolor con solo verlo y no sentirlo.

Lo que quiere decir que nuestra mente tiene la última palabra a la hora de decidir si algo es real o no; si se siente o no.

Anuncios

Cuando se interrumpe el proceso por medio del cual el dolor es notificado al cerebro para que éste reaccione en consecuencia, se abre el compás para que la mente rellene los espacios vacíos con toda clase de interpretaciones.

En una oportunidad, un joven de casi 14 años que padecía de Analgesia Congénita y que se ganaba la vida exhibiendo su insensibilidad al dolor, brincó de un edificio de 5 pisos porque le pareció que así le demostraba a todos que no sólo no percibía dolor sino que era inmune a la muerte. Obviamente, se equivocó, porque murió.

Así sucede, con los que no ven a Dios y lo demandan. Ante la falta de una visión material, asumen como cierto el hecho de que No Está Allí.

No ver no es igual a no sentir, y no sentir no es igual a no existir.

La mente ordena al cuerpo:

En el libro de Proverbios capítulo 23 verso 7 encontramos lo siguiente:

“Porque cual es el pensamiento del hombre en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; mas su corazón no está contigo.”

Si en la mente de una persona, ésta se ve como un monstruo, no importará que esté vestido por los mejores diseñadores del mundo o que haya sido arreglado por el estilista número uno ni que le impongan una corona en la cabeza como resultado de un concurso de belleza porque, siempre se verá como un monstruo.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Predicas Cristianas - La vida cristiana victoriosa

La vida cristiana victoriosa – Mensajes Cristianos

Bosquejos Biblicos - Cristo nos ha dado potestad sobre los poderes del enemigo, y nada podrá hacernos daño. Pero todo esto se cumplirá si verdaderamente le servimos con amor y lo buscamos constantemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *