Inicio / Bosquejos Biblicos / Las bendiciones para una vida fructífera

Las bendiciones para una vida fructífera

Bosquejos Biblicos

«Rama fructífera es José, Rama fructífera junto a una fuente, Cuyos vástagos se extienden sobre el muro. 23 Le causaron amargura, Le asaetearon, Y le aborrecieron los arqueros; 24 Mas su arco se  mantuvo poderoso, Y los brazos de sus manos se fortalecieron Por las manos del Fuerte de Jacob
(Por el nombre del Pastor, la Roca de Israel), 25 Por el Dios de tu padre, el cual te ayudará, Por el Dios Omnipotente, el cual te bendecirá Con bendiciones de los cielos de arriba, Con bendiciones del abismo que está abajo, Con bendiciones de los pechos y del vientre. 26 Las bendiciones de tu padre Fueron mayores que las bendiciones de mis progenitores; Hasta el término de los collados eternos Serán sobre la cabeza de José, Y sobre la frente del que fue apartado de entre sus hermanos.» Génesis 49:22-26

Propósito: Que los oyentes comprendan que Dios nos ha llamado para producir frutos para su gloria, y que a través de ello quiere bendecirnos.

Introducción:

Anuncios

Una vida fructífera, es aquella que lleva muchos frutos. Hablando en términos espirituales, es aquella persona que da buen testimonio ante la humanidad que la rodea; trabaja en la obra del Señor y en las circunstancias difíciles, está siempre firme. Los cristianos son como árboles frutales, y nuestro deber es producir frutos para la gloria de Dios.

I. Tenemos el ejemplo de José, el hijo de Jacob.

a. Fue como una rama fructífera.
b. Su fructividad se dio a conocer:
i. Desde niño
ii Cuando fue joven
iii. En Egipto ante Potifar, en la cárcel y en el reino.

II. Las bendiciones prometidas a los que llevan una vida fructífera.

a. Bendiciones del cielo.
b. Bendiciones familiares.
c. Prosperidad en todo (Salmo 1:3)
d. Escuchar nuestras oraciones (Juan 15:16)

III. Condiciones para llevar frutos

Anuncios

a. Tener contacto con el agua de vida (Salmo 1:3; Ezequiel 31: 3-7)
b. Morir a la vida vieja (Juan 12:24)
c. Permanecer en Cristo (Juan 15:5)

Conclusión:

Importante es que cada uno de nosotros produzca frutos para la gloria del padre; de ahí dependen las bendiciones para nuestras vidas. Acordémonos de la higuera maldecida. Si Jesucristo viniera hoy, ¿qué frutos hallará en nosotros? ¿Buenos o malos? Meditemos.

© Federico Tay Aguilar. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Anuncios

Acerca de Federico Tay Aguilar

Ver también

Bosquejo Biblico .. La mejor forma de predicar

La mejor forma de predicar

Bosquejos para Predicar.. Necesitamos estar atentos a nuestra forma de vivir, y a lo que predicamos, porque no sabemos cual de esas personas que nos escuchan..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *