Inicio / Bosquejos Biblicos / Ministrando a los quebrantados de alma

Ministrando a los quebrantados de alma

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

«…El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos…» Lucas 4:18

INTRODUCCIÓN

De la misma manera que un cuerpo físico necesita de atención médica cuando ha experimentado una herida, así también, el alma, cuando ha sido herida, también necesita de la atención y el cuidado necesario para su curación, y evitar en alguna manera alguna infección espiritual, que en muchos de los casos, por no ser tratados adecuadamente, pueden llevar a situaciones extremas.

Las heridas físicas, si son tratadas por manos expertas podrán sanar rápidamente. A diferencia de una herida del alma, la cual necesita de un proceso gradual y sistemático, y así lograr una restauración exitosa.

Alguien dijo por ahí que: Una palabra o un hecho ofensivo es más dañino que un golpe físico. Y aun mas, la Biblia habla, que homicida no es solo el que mata el cuerpo, sino también el alma.

Anuncios

El Decálogo de Moisés ya lo mencionaba desde hace mucho tiempo en Éxodo 20:13 «…No matarás…» Este sexto mandamiento prohíbe el homicidio en dos sentidos; primero, prohíbe el homicidio en sentido físico, y segundo en sentido espiritual.

En algunas ocasiones, hay hermanos que no pueden disfrutar a plenitud de las victorias que Dios les da, en razón de que ellos tienen problemas emocionales, a causa de alguna herida que no ha sanado en su interior. Aun mas. Estas personas se vuelven compulsivas con sus familias, con su compañeros de trabajo o de estudio, y hasta con los hermanos en la Fe.

A continuación analizaremos como estas heridas son producidas y como pueden ser curadas.

I. LA MENTE O EL ALMA.

1) Nuestra mente o alma tiene 3 niveles, el consiente, el subconsciente y el inconsciente.

  • A. El consciente es todo conocimiento o pensamiento, que sabemos con claridad. (Son las relaciones interpersonales)
  • B. El subconsciente es el reino de oposición a la razón. Aquí opera sentimientos y deseos egoístas.
  • C. El inconsciente es el reino de los pensamientos descontrolados.

2) Nada se olvida. Nuestra mente es como una grabadora.

3) En el alma viven las heridas emocionales que permanecen sin sanar, y las cuales afectan nuestra conciencia, cambian, controlan nuestro carácter y permanecen ahí, hasta que tomamos acción para eliminarlas a través de la gracia de Dios.

Anuncios

II. CAUSAS DE LAS HERIDAS (Pueden haber varios)

1) TRAUMAS PRENATAL.

  • A. Un embarazo rechazado o no deseado. “Por razones económicas, fruto de violación, causas sociales, etc.”
  • B. Sentimientos de culpa por algún pecado.
  • C. Vivir bajo la influencia del miedo, tristeza, odio, humillación, etc.

2) TRAUMAS DE LA NIÑEZ.

Es la edad más sensible a experiencias traumáticas. “Los niños son como cemento húmedo y los adultos como cemento seco.”

  • A. Experiencias de miedo. “Encontrarse perdido, fuego, en peligro de ahogarse, etc.”
  • B. Humillación. “De los padres, de los maestros, de los amigos, siendo despreciado o alguna situación que lo dejo en ridículo.”
  • C. Rechazo, por la llegada de un nuevo hermanito o por que los amiguitos no le hicieron casa en la escuela.
  • D. Resentimiento. Por falta de amor de los padres, favoritismo a sus hermanos u ofensas.
  • E. Haber sufrido abusos sexuales, especialmente en contra natura.

3) TRAUMAS DE LA EDAD ADULTA.

  • A. Desengaños amorosos.
  • B. Fracasos en los trabajos.
  • C. Prácticas homosexuales.
  • D. Violaciones.

III. SÍNTOMAS DE LAS HERIDAS.

Anuncios

  • A. Tristeza sin causa aparente. (Cuando se nos pregunta que: ¿Qué nos pasa? Y nosotros solo contestamos: NADA (Aquí sin duda alguna hay un problema grande)
  • B. Bajo autoestima; rechazo de sí mismos; sentimiento obsesivo de culpa; dificultad para relacionarse con otros.
  • C. Amargura; tendencia a juzgar algunos pecados más severos que a otros; rechazo a ciertas personas.
  • D. Temor obsesivo;
  • E. Problemas psicosomáticos; (síntomas de enfermedades sin causa)

IV. DIOS QUIERE SANARTE.

1) Quizás tú te preguntes en este momento: ¿Realmente sabrá Dios todo lo que me ha ocurrido?

Salmos 56:8 «…Mis huidas tú has contado; Pon mis lágrimas en tu redoma; ¿No están ellas en tu libro?..»

Redoma: Vasija ancha en la base que por lo general se angostaba en la boca. Se utilizaba para guardar aceite, ungüento o perfume. Samuel utilizó una redoma de aceite para ungir a Saúl como rey de Israel (1 Samuel 10:1).

2) ¿Conoce Dios lo que te ha herido?

Salmos 139:1-6Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. 2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. 3 Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. 4 Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. 5 Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano. 6 Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender.

CONCLUSIÓN:

Esta noche, es la noche que Dios había preparado para ti, para curar aquellas heridas que por mucho tiempo habías tenido escondidas en tu corazón, pero ahora el Señor viene con Hisopo para curarte y sanarte para siempre y por siempre.

© J. Jaime González. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar.

Acerca de J. Jaime González

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Bosquejos Biblicos.. Cuando perdemos el gozo, también perdemos el ánimo por servir a Dios. Nos enfocamos tanto en nuestros problemas que nos olvidamos de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *