Cómo tener un matrimonio bendecido

Bosquejos para Predicar

Prédica de Hoy: Cómo tener un matrimonio bendecido

Bosquejos para Predicar Lectura Bíblica de hoy: Juan 2:1-12

Propósito: Que los contrayentes como tener un matrimonio bendecido.

Introducción:

Es la voluntad de Dios que el hombre y la mujer se casen. El proverbista dijo en una oportunidad: El que haya esposa, haya el bien; y alcanza la benevolencia de Jehová. Lamentablemente hoy muchos en lugar de encontrarse con la benevolencia de Jehová, se han encontrado con el mal.

Si queremos que nuestro matrimonio sea bendecido, es importante que tomemos en cuenta algunas cosas que a continuación estaremos viendo.

I. Tomemos como ejemplo las bodas de Caná de Galilea

a. Se celebraban ahí unas bodas.
b. Habían invitado a María y a mucha gente.
c. También habían a los apóstoles y a Jesús.

II. En plena fiesta de bodas tuvieron un gran problema.

a. Eran muchos los invitados, y se les terminó el vino.
b. La presencia de Jesús en esa boda sirvió para solucionar el problema. (donde está Cristo los problemas se resuelven fácilmente)
c. Convirtió el agua en vino. (Convirtió el problema en bendición)

III. Tres cosas muy importantes para tener un matrimonio bendecido.

a. Invitar a Jesús a formar parte en nuestro matrimonio
b. Hacer todo lo que El nos diga
c. Creerle

Conclusión:

Como hemos visto, el matrimonio es algo que Dios mismo instituyó como una bendición para el hombre y la mujer. Él quiere que cada pareja viva feliz en su matrimonio, que sean prosperados y que nunca se apague el amor en ellos hasta que la muerte los separe.

Para que eso no suceda, es importante que invitemos a Jesús a nuestro matrimonio, que hagamos todo lo que él nos diga. Porque las muchas aguas no podrán apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos (Cantares 8:7).

© Federico Tay Aguilar. Todos los derechos reservados.

PredicasBiblicas.com … Bosquejos para Predicar

Acerca Federico Tay Aguilar

Federico Tay Aguilar

También Revise

Ministremos a otros

Ministremos a otros

Bosquejos Biblicos, nosotros hemos sido comisionados por el Señor para que ministremos a otros; pero no impongamos las manos con ligereza. La ministración ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *