Inicio / Bosquejos Biblicos / Preparando el terreno de nuestra mente

Preparando el terreno de nuestra mente

Bosquejos Biblicos .. Bosquejos para Predicar

«No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta«. Romanos 12:2

Introducción:

Todos los seres humanos tenemos una mente y es como un terreno que debemos cultivar en nosotros como el agricultor labra y abona la tierra para que produzca en abundancia; tenemos que desarrollar nuestras facultades mentales para una buena cosecha.

Anuncios

El deseo de Dios es que nuestra mente sea empleada en su obra, que la pongamos a su servicio y a su entera disposición. Para preparar el terreno de nuestra mente, debemos comenzar primero en:

I. La limpieza de nuestra mente.

a. Quitar los malos pensamientos
b. Desechar el pecado.
c. Santificarnos

II. La siembra de nuestra mente

a. ¿Qué debemos sembrar en nuestra mente?
1. La palabra de Dios
2. Buenos pensamientos
3. Buen comportamiento
4. Cosas positivas

III. Abonamos nuestra mente.

Anuncios

a. Orando
b. Congregándonos
c. Ayunando

IV. Regamos nuestra mente

a. Trabajando los talentos
b. Siendo fieles a Dios
c. Siendo espirituales

V. La cosecha de nuestra mente.

a. Una buena vida
b. Una mente sana
c. Una buena confianza
d. Buenos hábitos

Anuncios

Conclusión:

No debemos permitir que nuestra mente se llene de basura, porque así se nos hará difícil oír la palabra de Dios. Tenemos que disciplinarla y administrarla sabiamente poniéndola al servicio de Dios y de esa manera el Espíritu Santo nos usará de una manera tan especial como nunca nos imaginamos ni pensamos.

© Federico Tay Aguilar. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de Federico Tay Aguilar

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Nuestras acciones activan respuestas de Dios

Nuestra acciones activan respuestas de Dios

Bosquejos para Predicar.. Hemos sido revestidos del poder de Dios para avanzar y hacer retroceder las obras de las tinieblas. Debemos tener presente que no sólo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *