Inicio / Bosquejos Biblicos / Señor llévame al desierto

Señor llévame al desierto

Bosquejos Biblicos

Texto Biblico: Mateo 4:1-7

INTRODUCCIÓN

Muchos de nosotros miramos el desierto como algo desagradable, como algo difícil para vivir, un lugar con mucho calor, y algunas veces con mucho frió. También, tenemos la idea del desierto como un lugar peligroso por los animales, y también por los bandidos.

Pero hay algo que hace del desierto un lugar muy importante para el hombre. Sin los desiertos la tierra sería muy fría, ellos son los que guardan calor. De los desiertos se extraen muchos minerales preciosos: tales como oro, cobre, plata, también son ricos en yacimientos de petróleo.

Anuncios

I. Jesús fue llevado al desierto por el espíritu. vers. 1

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.” No fue su opción, no fue él quien escogió ir al desierto. El ser llevado al desierto tenía un propósito: ahí seria tentado, en otras versiones dice para ser probado. Dios permite muchas veces que seamos llevados al desierto para que al ser tentados, de nosotros aflore esos sentimientos que los tenemos bien enterrados: Unos buenos y otros malos.

La vida de una persona en el desierto depende de la actitud que él tenga frente al desierto. La actitud de un buscador de tesoros es muy distinta a la actitud de un turista perdido en medio del desierto. (…y los dos están en medio del desierto) El desierto puede ser para vida o para muerte.

II. Jesús fue probado porque ya estaba equipado de parte de Dios a través del Espíritu Santo.

Desde la perspectiva humana, era el momento de saber si Jesús ya estaba preparado para la misión que el Padre le había encomendado. En esta vida, todo debe de ser probado, antes de ser utilizado. Por ejemplo lo podemos ver con los paracaídas. Una vez terminados y antes de ser utilizados por algún paracaidista, son sometidos a prueba con peso equivalente a lo que tienen que sostener.

Así debe de ser el cristiano, tanto en las pruebas como en el desierto, demuestra de lo que está hecho, si es pura emoción o verdaderamente a nacido de nuevo.

Así también, antes de una gran competencia se requiere de un buen entrenamiento. A Jesucristo le venían días difíciles, pero también tendría muchos días maravillosos, seria revestido de fama y de mucho poder. Muchas mujeres y muchas otras oportunidades para las cuales era necesario que esté preparado.

III. Dios quería fortalecer a Jesús en cada una de las áreas en la cuales podía estar débil.

Anuncios

1. FORTALEZA EN EL HAMBRE.

vers. 2 “…Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre…”

La parte económica es lo que más debilita a las personas, el no tener para el sustento, pero esta hambre no siempre es física, también puede ser emocional, hambre de amor, de afecto.

En todo lo que hace falta el diablo está listo para hacerte creer que el lo tiene y te lo puede dar. (vers. 3) “…Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan…”

La respuesta de Jesús. (vers. 4) “…Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios…”

El arma utilizada por Jesús para su defensa siempre fue la palabra. Deuteronomio 8:3 “…Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre…”

Anuncios

2. EL DIABLO VA A TOCARTE EL EGO:

(verss. 5-6) “…Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 4:6 y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra…”

Note que el diablo enfatizo mucho en: ¡si eres! No lo estaba obligando, le estaba lanzando un reto a su ego. La mejor manera de hacer que alguien haga lo que uno quiere que haga, es decirle: a que no puedes, o si es que eres hombre. Estas son palabras típicas del diablo, para desafiarte a que le obedezcas.

Jesús siempre se apoya en la palabra de Dios. (Vers. 7) “…Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios…”

Deuteronomio 6:16 “…No tentaréis a Jehová vuestro Dios, como lo tentasteis en Masah…”

3. EL DIABLO TE DESAFÍA CON DARTE PODER Y FAMA:

(Verss. 8-9) “…Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares…”

Todos los seres humanos de alguna forma nos gusta figurar, ser reconocidos por todo el mundo. Jesús teniendo como base la palabra de Dios tomo autoridad frente al diablo. (vers. 10) “…Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás…”

Con decisión y conocimiento de la palabra podemos lograr la victoria en medio del desierto. (vers. 11) “…El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían…” Lo único que necesitamos es sujetarnos a la palabra de Dios, rechazar al diablo, es decir rechazar la enfermedad, la pobreza. Etc.

Esta noche declaremos en voz alta:

Yo no acepto la pobreza, ni la enfermedad, yo no acepto ver a mis hijos fracasados, ni mi vida fracasada., no acepto la falta de amor en mi hogar, no acepto ver mi hogar frío, no acepto la falta de trabajo, TODO ESTO LO RECHAZO EN EL NOMBRE DE JESUS. Y podemos estar seguros de que el diablo huirá de nosotros.

Santiago 4:7 “…Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros…”

Después del entrenamiento estamos listos para servirle a Dios o en lo que tengamos que hacer. (verss. 12, 17) “…Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió a Galilea; Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado….”

Conclusión

Hermano: El mejor campo de entrenamiento es el desierto, no siempre son cosas feas, el diablo no pretende asustarnos, por eso el tienta con cosas agradables, con cosas que deseamos tener.

El desierto nos hace:

1. PODEROSOS. Hebreos 2:18 “…Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados….” El ser tentados y poder superar la tentación nos hace fuertes. El honrado no es aquel que solo no roba, honrado es aquella persona que teniendo necesidad y oportunidad de robar no roba.

Fiel no es aquel que solo nunca ha engañado a su esposa(o), fiel es aquel que teniendo la oportunidad y la necesidad de ser infiel no lo es.

2. OBEDIENTES: Hebreos 5:8 “…Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia…”

Si Dios te ha permitido pasar por algún desierto es porque él tiene grandes cosas para ti.No te desesperes, pronto lograras lo que tanto anhélas.

© J. Jaime González. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de J. Jaime González

Ver también

Bosquejos Biblicos.. Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Cómo estar contento, cuando no quiero estarlo

Bosquejos Biblicos.. Cuando perdemos el gozo, también perdemos el ánimo por servir a Dios. Nos enfocamos tanto en nuestros problemas que nos olvidamos de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *