Inicio / Bosquejos Biblicos / Necesitas un viaje a casa

Necesitas un viaje a casa

Bosquejos Biblicos

Lucas 15:11-32

“…Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó…” El relato bíblico del “Hijo Pródigo” ha bendecido a millones a través de los siglos. Grandes lecciones hemos aprendido de este pasaje, las cuales han permitido conocer, de manera profunda el amor, la misericordia y la gracia del Señor nuestro hacedor.

Introducción

La historia es tan famosa, que cuando se le cita, la mayoría de los jóvenes de la iglesia (y otras personas no tan jóvenes) ya tienen claro el final, las lecciones y lo que se va a decir. Piensan que es como ver una película de semana santa, ya saben el final.

Anuncios

Pero lo cierto es que se nos pasan por alto algunos detalles. Y creo que merecen notarse, porque quien contó la historia, tenía una idea en mente. Quería que imagináramos la situación y que viéramos su enseñanza. ¿A ver si la encontramos?

Consideremos, ahora, la actitud del hijo que “desperdició sus bienes viviendo perdidamente”, y “cuanto todo lo hubo malgastado… comenzó a faltarle”. Ese hijo llegó a la terrible condición de anhelar comer los alimentos destinados a los cerdos (animales inmundos para los judíos). Pero este hijo “volvió en sí”. Esto transformó su vida. Meditemos en la reacción de este hijo que abandonó los caminos de su hogar:

I. El Personaje Central

Son tres personajes principales de la historia: el padre, el hijo mayor y el hijo menor. Desde que se menciona el título de la historia, el menor es el que se roba el show. Pero en realidad, si se lee la historia desde el principio hasta el final, es un error concluir que él es el personaje principal.

El centro de la historia no es el joven que ingratamente se gasta todo y luego regresa, en realidad es el, el Padre.

El Padre bueno que está dispuesto a darle su parte de la herencia aún antes de morir. Pedirle la herencia es como decirle: “padre, yo no puedo esperar más a que te mueras, dame mi parte de la herencia.” y el padre se la da. El mira como el joven remata todo lo que le dio (“…pues juntándolo todo…”) y se larga a su loca aventura.

Cuando escuches el título de hijo pródigo, no pienses en este joven borrachín de la vida desenfrenada, piensa en ese padre bueno que desde que inicia la locura de su hijo hasta que termina (con un final feliz, para su beneficio) está ahí para brindar misericordia, perdón rotundo, un espacio en su casa y en su corazón.

Este es el cuadro más maravilloso de la gracia. La gracia incomprensible que nos ha traído a su casa.

Anuncios

CONSEJILLO: Cuando creas que hay más aventuras que te estás perdiendo por estar en la casa de tu padre, recuerda que lejos de él la puedes pasar bien, pero luego, te vendrá irremediablemente la miseria. Hoy hay muchos jóvenes aburridos. Quieren soltarse un poco y explorar el mundo. Piensan que hay un mundo prohibido que les han prohibido mirar. Es completamente un caso grave de miopía u otra enfermedad que afecta la capacidad para ver la verdad.

La cosa más maravillosa que nos ha pasado es vivir con nuestro padre y junto a él explorar el mundo que nos ha regalado. Busca en la Biblia y encuentra todas las cosas que por él nos han sido dadas. Mira más allá del círculo de la religión y mira a un Dios en extremo creativo y audaz.

Pasó un buen tiempo antes que se diera cuenta.

Es curioso que mientras el muchacho roba show está de parranda, jamás se acuerda de su padre. Mientras paga por satisfacerse a sí mismo, jamás cae en cuenta que es su herencia la que está despilfarrando. No nos dicen cuanto le duró el festín, pero pasó un tiempo de crisis a esa ciudad, y nuestro amigo no escapó de la crisis.

La Biblia dice que vino un hambre a esa provincia apartada. Pero tampoco se dijo voy a regresar. No, él no haría tal cosa, después de todo, tenía amigos. ja!, ninguno apareció. Visitó a un hombre de esa provincia que tenía una hacienda y le pidió ayuda. Quizá llegó como un experto en administración de haciendas (recuerden que su padre hasta tenía jornaleros), o como un consultor extranjero. Ya sabes, vende-humo. La Biblia no lo dice, pero termina en una granja de cerdos. Es curioso, pero aún cuando aceptó el empleo de cuidador de cerdos, tampoco dijo regresaré.

Y me pregunto ¿por qué? ¿Por qué tendemos a esperar hasta que lo peor nos viene? ¿Es por orgullo? ¿Yo tenía razón? ¿Lo que hice no estuvo tan mal? ¿Por qué?

Anuncios

La crisis vino tan fuerte que ya no podía ni alimentarse. El hambre le tocó duramente y quiso comer aún de lo que los cerdos comían. En la iglesia rural donde me crié generalmente pasaban bien rápido de este punto. Quizá porque ahí sabíamos lo que los cerdos a veces comen. Y no es para nada de buen gusto mencionar los detalles. En fin, este chico digamos que TOCO FONDO.

II. Crónica del encuentro

1. El hijo reconoce que tiene un padre.

“…Y volviendo en sí dijo: Cuántos jornaleros en la casa de mi padre…” El hijo menor vivía en miseria, estaba arruinado y destruido por una razón: Estaba lejos de su padre.

Su padre le amaba y deseaba lo mejor para él, pero su rebeldía y su pecado lo habían alejado de la casa. Vivió perdidamente y malgasto sus bienes. Pero, en medio de la desesperación, despreciado y solo, recuerda que tenía un padre. Es que “…Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mi viene, no le hecho fuera…” (Juan 6:37). “…Mirad cual amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios…” (1 Juan 3:1).

Hay miles de personas que se encuentran atadas y arruinadas por el diablo, tan solo porque están lejos del Padre. Lo único que deben hacer es reconocer la necesidad espiritual de su alma y volverse a Dios. Dios ama a todos los hombres, pero tendrá comunión con los que le reconozcan como El Padre amante y fiel. Recuerda que Dios es tu Padre.

2. El hijo reconoce lo que su padre es y posee.

“…Cuántos jornaleros en casa de mi Padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre…” (Lucas 15:17).

“…Perezco hambre…” describe la condición de alguien que está indefenso frente a la garra mortal de Satanás. El fin de la narración muestra al hijo feliz regocijado en una fiesta, con ropa nueva y anillo en su mano y calzado en sus pies. ¿A qué se debe este gran cambio? A que el hijo reconoció que su padre era tan rico, que aún sus jornaleros tenían abundancia de pan.

El hijo prodigo no tiene que comer y vive en miseria por estar fuera de la casa del Padre. El padre es rico, tiene casa, muchos bienes y jornaleros.

3. El hijo reconoce que hay un camino al Padre

“…Me levantaré e iré a mi padre…” (Lucas 15:18). Qué bueno que el hijo recordó cómo llegar a la casa del Padre. Nosotros también sabemos el camino al Padre Celestial: Jesucristo. “…Yo soy el camino, la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí…” (Juan 14:6).

Tenemos un Padre amante y fiel. Tenemos un Padre con riqueza infinita. Y conocemos un camino para acudir al Padre: Nuestro Señor Jesucristo.

III. Conclusión

El fin de nuestro padre Dios es traer a los que se habían perdido que vuelvan a casa, y los que están en casa aprendan a disfrutar de las cosas de su padre. A administrarlas y siempre estar con su padre dispuesto a recibir con banquetes a los que regresan.

¿Has visto en esta historia lecciones para tu vida? Lela de primera fuente en Lucas 15:11-32 y no te pierdas ningún detalle. Imagina las escenas y escucha la voz del maestro que quiere decirnos algo.

IV. Llamado

1. Dios no siempre te llama en el mejor momento.

Muchas veces Dios te mueve a hacer algo, y se siente como cuando son los últimos 10 minutos de la película, justo cuando están por develar quien es el asesino y ¡RING! ¡RING! ¡Tu novia te está llamando!

Muchas veces Dios te llama a servirle de cualquier forma, ya sea en la iglesia o no, y te va a llamar cuando tienes mucho que hacer, cuando estas estudiando, quizás en semana de parciales, o tienes que trabajar, limpiar o lo que sea. ¿Es el “no tengo tiempo” la excusa que le dices a Dios?

© Mizraim Tovar. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de mizraimtovar@gmail.com

Ministerio Evangelicos Centroamericanos. Director de Vida de Espiritual. Pastor de Jóvenes. San Pedro Sula, Cortés, Honduras

Ver también

Mensajes Cristianos

El pecado

Bosquejos para Predicar... Es una triste realidad que el pecado este alrededor de todo el mundo entero, el pecado es la peor causa que se atraviesa en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *