Inicio / Bosquejos Biblicos / Las mejores riquezas se hacen en el cielo

Las mejores riquezas se hacen en el cielo

Bosquejos Biblicos 

Texto Bíblico:Mateo 6:19

Introducción

El dinero, las posesiones y las riquezas son siempre un gran atractivo. Ver en la televisión grandes mansiones, carros lujosos, joyas y muchos otros bienes permite soñar un poco con tener todo eso. Las riquezas en sí no son malas, de hecho dice la Biblia que si Dios nos concede ganar mucho por causa de nuestro trabajo lo podemos disfrutar porque es un regalo que él nos da (Eclesiastés 5:19).

Lo malo está en poner el corazón en ellas, confiar en ellas, reemplazar a Dios y poner en su trono al dinero. Por eso Jesús dijo que lo mejor es hacer riquezas en el cielo, donde son eternas, y no aquí en este mundo, donde todas algún día perecerán.

I. Las riquezas de este mundo

Tener muchas riquezas se puede convertir en un gran riesgo para quien las posee, puesto que puede desviarse del camino de Dios sólo por acumularlas y acumularlas. En estos estudios bíblicos vamos a examinar algunas cosas que dice la palabra de Dios con respecto a las riquezas materiales.

A. Provocan afanes y no dejan que la palabra de Dios de fruto en ellos. Mateo 13:22.

Esta parábola, muy conocida entre los cristianos, habla acerca de que cuando se habla de Dios a alguna persona que está muy preocupada por los afanes de este mundo y por hacerse rico, esa palabra no da fruto allí, es decir, se ahoga.

B. Tienden a generar idolatría. Mateo 6:24

Jesús fue rotundo en decir que ninguna persona puede servir a dos señores al mismo tiempo:o se sirve a Dios o se sirve a las riquezas.

C. Enceguecen y corrompen. I Timoteo 6:10

Definitivamente el amor al dinero es el gen que origina todos los males. Muchas sociedades y países hoy en día están permeados de violencia, corrupción, asesinatos, traiciones y muchos otros crímenes atroces que han derramado mucha sangre y víctimas inocentes. Si uno examina un poco el porqué de todas estas cosas, puede concluir que el afán por tener el poder y amontonar riquezas es el origen de todo.

D. Ensoberbecen a muchos de sus poseedores. Ezequiel 28:5.

Las personas que poseen muchas riquezas tienden a volverse muy elitistas y a discriminar a quienes no tienen tanto como ellos. Las sociedades contemporáneas han desarrollado incluso un sistema que de manera clara apoya esta discriminación:la estratificación social o clasificación de los habitantes de alguna región según sus posesiones y poder económico. Dios es el rey y dueño de todo y él no discrimina a nadie, por el contrario, Jesús murió con los brazos abiertos para recibir a todo aquel que se acerque a él.

E. No salvan – Los ricos entran con dificultad al cielo. Proverbios 11:28; Salmos 49:6-7; Lucas 18:24.

Por más poderoso que pueda sentirse quien posea muchas riquezas, éstas nunca lo salvarán. De hecho Jesús dijo que era muy difícil que los ricos entraran al reino de los cielos ya que la gran mayoría de ellos tienen su corazón puesto en sus tesoros.

F. No son eternas. Proverbios 27:24

G. A veces las disfrutan otros y no quien las consigue. Salmos 39:6

II. Las riquezas en el cielo

A. Comunión con Dios.

Una relación con Dios a través de la lectura de su palabra y de la oración son un gran tesoro, ya que al pasar a la eternidad Dios dirá que nos conoce y nos permitirá morar por siempre con él en medio de todas sus inigualables riquezas.

B. Buenas obras. Romanos 2:6; I Timoteo 6:18.

  • Las buenas obras Dios las recompensará en el cielo.

C. Ofrendas. Salmos 96:8; 20:3.

La biblia habla de las ofrendas pero éstas no solo se refieran a aportes monetarios para algún fin en particular. También puedes ofrendar tu tiempo, tus dones, tus talentos, puedes poner tus bienes al servicio de Dios… puedes ofrendar muchas cosas para Dios que él nunca olvidará un solo detalle, recuerda que Dios recompensa hasta un vaso de agua que des a uno de sus siervos. Marcos 9:41.

D. Servicio a Dios. Salmos 2:11; 100:2; Romanos 12:11

Servir a Dios es una forma de hacer riquezas en el cielo. Las obras de los santos y su servicio son un galardón que se hace eterno para con Dios.

Conclusión

Con estos estudios bíblicos no pretendo dar a entender que el cristiano no pueda ni deba tener riquezas. De hecho la visión que se necesita para alcanzar cosas nos demandan poner nuestras habilidades en acción. La enseñanza es muy clara:No hay que poner las riquezas en el trono de nuestro corazón porque ese es un lugar exclusivo de Dios.

Si Dios te permite tener muchos bienes, disfrútalos, pero no pierdas de vista el propósito que él tiene para ti. Dice en los salmos que “si se aumentan las riquezas, no pongáis el corazón en ellas” (Salmos 62:10), así que sigue adelante con tus propósitos, lucha por tus sueños, y cuando Dios te conceda aquello por lo que has luchado, disfrútalo, comparte con quienes están en necesidad y que no se envanezca tu corazón por ello.

Si no logras tener tanto como quisieras, alégrate con lo que tienes, da gloria a Dios y recuerda que para él vale más tu alma. A lo mejor Dios sabe que las riquezas te apartarían de él y por eso prefiere darte un poco menos pero asegurarse de que vas a ir con él a la eternidad.

© Gabriel Gonzalez. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas… Bosquejos para Predicar

Acerca de Gabriel González

Ver también

Predicas Cristianas - La oracion

Velad y Orad

Bosquejos para Predicar; velar y orar son dos deberes necesarios en nuestra vida cristiana. Velar y orar nos madura, fortalece, y nos prepara para...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *