Inicio / Bosquejos Biblicos / Cuando ya no puedes

Cuando ya no puedes

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

CUANDO YA NO PUEDES, DIOS TE AYUDA PARA QUE PUEDAS

Job 1.1

Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”

¡Job estaba angustiado porque tenía un problema que parecía no tener solución!

INTRODUCCIÓN

Anuncios

Hermanos, deseo que consideren la siguiente pregunta en esta noche. ¿Podrá un cristiano que esta lleno del Espíritu de Dios, que esta lleno de amor para Jesucristo llegar a un punto tan triste y tan bajo en su vida que cree que ya no puede más y que desee morirse?

Estoy hablando de cristianos que:

  • Están cerca de Jesús.
  • Cristianos que han experimentado milagros
  • Cristianos que han visto victoria tras victoria en sus vidas
  • Cristianos que están dedicados a la obra del Señor.

Les preguntó, ¿pueden estos cristianos llegar a estar tan abatidos y que están convencidos que no pueden mas con sus vidas? ¡La respuesta es una sola! ¡Si, es bien posible! El nombre del mensaje de esta mañana es:”Cuando Yo no Puedes Mas”

1. CONSIDERE A JOB, UN HOMBRE A QUIEN DIOS MISMO LLAMÓ “PERFECTO Y RECTO”

1. Miren como Dios describe a Job en:

Job 1:1 “Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”

¡Este hombre temía a Dios. ¡Amaba a Dios con todo su corazón! Pero ahora el enfrentaba a la crisis mas grande de su vida. ¡Job había perdido todo lo que tenia! Perdió su familia, perdió su posesiones, este hombre lo perdió absolutamente todo!

Anuncios

Este hombre llamado Job tenía su cuerpo entero, de cabeza a los pies lleno de llagas dolorosas.

Job, llego a un punto en su vida que ya no podía resistir el sufrimiento. Y cuando llego a ese punto de su vida, miren lo que dijo en: Job 6:4; 8-9:

  • 4 Porque las saetas del Todopoderoso están en mí, Cuyo veneno bebe mi espíritu; Y terrores de Dios me combaten.”
  • 8 ¡Quién me diera que viniese mi petición, Y que me otorgase Dios lo que anhelo, 9 Y que agradara a Dios quebrantarme; Que soltara su mano, y acabara conmigo!

En otras palabras Job estaba diciendo: “¡Dios, te pido una sola cosa, quitame la vida ya no quiero vivir!” Entonces, que pasa? ¡la Biblia nos dice que Job era “perfecto y recto delante de Dios“.

¡Job estaba angustiado porque tenía un problema que parecía no tener solución! ¡No podía entender lo que le estaba pasando y ya no podía más!. De pronto llegan unos “amigos” de Job, y muy ligeramente, le hacen ver lo que le estaba pasando en la vida de Job. Estos hombres no podían entender, o no podían creer que Dios permitiría a un hombre justo sufrir tanto! Y es por esa razón que estos “amigos” le decían “Job, Dios, no aflige a los justos – lo que pasa es que tu estas en pecado y esa es la razón que estas cosas te están pasando!”

Yo les pregunto en esta noche: ¿Cómo se sentirías usted con amigos así? ¡Job lo que necesitaba era el apoyo de amigos verdaderos, no acusaciones falsas! Yo pregunto:

  • ¿Estaba Dios enojado con Job? NO!
  • ¿Estaba Dios castigando a Job por un pecado que había cometido? No! Y Job lo sabia!.

2. VEAMOS EL CASO DE JEREMÍAS, EL HOMBRE AL CUAL LA BIBLIA LLAMA “EL PROFETA DE LAGRIMAS”

  • ¡Este hombre llamado Jeremías tenia el fuego de Dios quemándose entre sus huesos!
  • ¡Este hombre caminaba con Dios y no le temía a los hombres!
  • ¡Cuando este hombre predicaba, las paredes temblaban! ¡Era un varón lleno del poder de Dios!

Pero aun así, la Biblia nos dice que Jeremías llego a un punto tan triste en su vida que lo quería dejar todo!

Anuncios

Dios le permitió a este hombre experimentar una tristeza que pocos hombres han experimentado.

Escuchen el dolor de Jeremías:

Jeremías 20:14-1814 Maldito el día en que nací; el día en que mi madre me dio a luz no sea bendito. 15 Maldito el hombre que dio nuevas a mi padre, diciendo: Hijo varón te ha nacido, haciéndole alegrarse así mucho. 16 Y sea el tal hombre como las ciudades que asoló Jehová, y no se arrepintió; oiga gritos de mañana, y voces a mediodía, 17 porque no me mató en el vientre, y mi madre me hubiera sido mi sepulcro, y su vientre embarazado para siempre. 18 ¿Para qué salí del vientre? ¿Para ver trabajo y dolor, y que mis días se gastasen en afrenta?“.

¿Le suenan estas palabras, como si salieran de la boca de un profeta de Dios? ¿Verdad que no?

Pero Jeremías estaba tan bajo, estaba tan afligido, que su deseo era que hubiera muerto dentro del vientre de su propia madre!

Le pregunto a usted esta noche: ¿Ha llegado usted a tal punto en su caminar con Cristo? Cuantas Veces le han dicho a usted, ante una situación de tristeza o lamento en su vida:

  • ¿…y dice que es cristiano, y mírenlo ahora?
  • ¿…y dicen que es pastor, y ahí esta lamentadose?

3. VEAMOS EL CASO DEL PROFETA ELIAS, EL PROFETA DE LOS MILAGROS.

Acerca de J. Jaime González

Ver también

Bosquejos para Predicar - Curación de un sordo y tartamudo

Curación de un sordo y tartamudo

Bosquejos para Predicar - Espiritualmente el Señor abre el corazón para que el oído esté atento a la palabra de Dios, y también los labios para que nuestra lengua publique alabanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *