Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿Cómo enfrenta el hombre su pecado?

¿Cómo enfrenta el hombre su pecado?

Bosquejos Biblicos.. Bosquejos para Predicar

Génesis 3:7-13

INTRODUCCIÓN:

A. Cada vez que el hombre ofende a Dios busca como solucionar su situación valiéndose de sus propias habilidades. Así sucedió en el huerto de Edén con las primeras criaturas.

B. En los eventos que siguen al pecado de Adán y Eva podemos observar tres maneras como ellos trataron de solucionar su problema, y esa misma situación la podemos seguir observando hoy.

Anuncios

I. EL HOMBRE PROCURA SOLUCIONAR EXTERIORMENTE UN PROBLEMA QUE ES DEL CORAZÓN (Génesis 3:7).

A. Después que Adán y Eva pecan intentan cubrir su desnudez.

B. Ambos estaban anteriormente desnudos y no se avergonzaban (2:25).

C. Y aunque el punto principal de Adán y Eva es la culpabilidad y la vergüenza, es natural entender que en su proceder fuera de la voluntad de Dios, a quien ellos obedecen ahora, no es a Dios sino a sus propias conciencias.

D. Dios ha dado conciencia al hombre para que este se sienta bien, pero cuando el hombre desobedece a Dios, puede también traicionar su conciencia haciéndola sentir bien a pesar de su desobediencia.

E. Desde que el hombre tiene conciencia siempre ha querido resolver sus problemas a su manera, ni siquiera pudieron esperar a que fuera Dios quien les dijera como debían vestirse.

1. Ellos tratan de solucionarlo externamente cociendo hojas de higuera y haciéndose delantales.
2. Pero Dios les hizo túnicas de pieles y los vistió (vers. 21).

Anuncios

F. Esto probablemente sirva para señalar que los esfuerzos del hombre por tratar su condenación y su vergüenza fueron insuficientes, y seguirán siendo insuficientes (Jeremías 10:23).

II. EL HOMBRE PROCURA SOLUCIONAR EL PROBLEMA ESCONDIÉNDOSE DE DIOS (Génesis 3:8,10).

A. Adán y Eva oyeron a Dios y trataron de esconderse (3:8,10).

B. Cuando el hombre peca y se entera que ha pecado entonces trata de esconderse de la presencia de Dios.

  • 1. Se esconde ausentándose de las reuniones de la iglesia, en donde Dios y su pueblo se hacen presentes.
  • 2. Se esconde cuando no lee las Escrituras, pues Dios nos habla por medio de su palabra.
  • 3. Se esconde al no asistir a las oraciones, pues es la forma cómo podemos nosotros hablar con Dios.
  • 4. La Biblia dice que es imposible esconderse de Dios (Proverbios 15:11). “El Seol y el Abadón están delante de Jehová; ¡Cuánto más los corazones de los hombres!

III. EL HOMBRE PROCURA SOLUCIONAR EL PROBLEMA ECHANDO SU RESPONSABILIDAD SOBRE LOS DEMÁS (Génesis 3:12-13).

A. Adán y Eva trataron de echar la culpa de su pecado a otros, y aun mientras confesaban, el hombre echa la culpa a su mujer y de manera indirecta culpa a Dios “La mujer que me diste por compañera” (vers. 12) y la mujer procuró echar la culpa a la serpiente.

Anuncios

B. Nadie quiso aceptar la responsabilidad de su propio pecado (3:13).

C. Nadie quiere aceptar la responsabilidad de su propio pecado hoy día.

  • 1. El homosexual pretende echar la culpa a sus genes.
  • 2. El alcohólico dice tener una enfermedad.
  • 3. La prostituta dice estar resentida.
  • 4. El adicto dice: “mi intención no era violarla y matarla, estaba bajo los efectos de la droga.”

D. Podemos responsabilizar al gobierno o a la sociedad, sin embargo lo mismo podría estar diciendo Jesús hoy cuando dijo a aquella generación: “Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones” (Lucas 16:15).

CONCLUSIÓN.

A. Ningunas de las maneras como Adán y Eva intentaron solucionar su pecado sirvieron de nada delante de Dios.

  • 1. Lo intentaron exteriormente haciéndose delantales con hojas de higuera.
  • 2. Lo intentaron escondiéndose de la presencia de Dios entre los árboles del huerto.
  • 3. Lo intentaron buscando responsables de su propio pecado.

B. Tengamos el valor de someternos a la justicia de Dios (Romanos 10:3), la cual se revela en el evangelio (Romanos 1:16-17).

C. Cualquier intento nuestro por arreglar nosotros mismos el problema de nuestro pecado será como aquellas hojas de higuera, una ropa muy pobre ante Dios. Lo que necesitamos más bien es revestirnos de Cristo (Gálatas 3:27).

© Joaquín Rojas. Todos los derechos reservados.

Acerca de Joaquín Rojas

Ver también

Predicas Cristianas - Espiritu Santo: Regalo de Dios

El Espíritu Santo en la iglesia

Bosquejos Biblicos.. En los años de su ministerio personal, Jesús fue el consolador de sus discípulos. Ahora les anuncia que los va a dejar; pero enviaría otro consolador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *