Inicio / Bosquejos Biblicos / Tus ojos y tu corazón

Tus ojos y tu corazón

Bosquejos Biblicos

Números 15:38-41Habla a los hijos de Israel, y diles que se hagan franjas en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada franja de los bordes un cordón de azul. 39 Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis. 40 Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios. 41 Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para ser vuestro Dios. Yo Jehová vuestro Dios.

1. El peligro de dejarse llevar por los impulsos del corazón y los deseos de los ojos (vers. 39): nos llevan a corrompernos y apartarnos de Dios.

1 Juan 2:16-17 – Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Deseos de la carne y de los ojos – son deseos pecaminosos, los cuales no provienen de Dios. Son deseos pasajeros

Anuncios

Los deseos del mundo son pasajeros, se acabarán. El que hace la voluntad de Dios es el que vivirá para siempre. (vers. 17)

Números 15:39b “…os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis.”

a. Dios te juzgará por ello:

Ecclesiastes 11:9Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios.”

Es peligroso andar siguiendo tu corazón – el mundo te dice ¨sigue tu corazón¨, pero Dios nos enseña que el corazón es engañoso: Jeremías 17:9Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?

b. Nos llevan al pecado

Jeremías 22:17Mas tus ojos y tu corazón no son sino para tu avaricia, y para derramar sangre inocente, y para opresión y para hacer agravio.” Aunque esta es una profecía contra Joacim, hijo de Josías, rey de Judá, también es un reflejo de gobernantes corruptos: avaricia, derramamiento de sangre inocente (recordar Viña de Nabot), opresión, hacer agravio. Los diferentes pueblos y etnias del mundo gimen y sufren por estos pecados de muchos de los que están en eminencia.

Anuncios

Avaricia: es un anhelo desmedido por los bienes materiales. La palabra de Dios la señala como idolatría:

Colosenses 3:5Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría

¡Que Dios nos libre de la avaricia!

b1. Podemos poner nuestra confianza en otras cosas (al dejarnos llevar de nuestro corazón y ojos).

  • Deuteronomio 8:17y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza.”
  • Proverbios 18:11Las riquezas del rico son su ciudad fortificada

Y como un muro alto en su imaginación.

2. El deseo de Dios es que obedezcamos su Palabra:

Anuncios

Números 15:38-41Habla a los hijos de Israel, y diles que se hagan franjas en los bordes de sus vestidos, por sus generaciones; y pongan en cada franja de los bordes un cordón de azul. 39 Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis. 40 Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y seáis santos a vuestro Dios. 41 Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para ser vuestro Dios. Yo Jehová vuestro Dios.

En este pasaje vemos que Dios fue muy enfático con el pueblo de Israel en cuanto a que debían obedecer su Palabra. El pueblo de Israel debía tener continuamente presente la palabra de Dios y obedecerla. Todavía hoy día los judíos ortodoxos usan borlas con flecos en el borde de su ropa, para recordar los mandamientos de Jehová.

Proverbios 23:26Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.”

El anhelo de Dios es que nuestros ojos y nuestro corazón estén en sintonía con él, y estén en su perfecta voluntad, en obediencia a Dios.

a. Hay bendición en obedecer la palabra de Dios

Deuteronomio 6:2para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los días de tu vida, para que tus días sean prolongados.”

b. Nuestro anhelo debe ser agradar a Dios:

  • Salmo 119:10-11Con todo mi corazón te he buscado
  • No me dejes desviarme de tus mandamientos.
  • En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.
  • Salmo 119:35Guíame por la senda de tus mandamientos
  • Porque en ella tengo mi voluntad.

Conclusión:

¿Cómo están tus ojos y tu corazón? ¿Estás amando las cosas de este mundo? ¿Están los deseos de los ojos y de la carne ocupando un lugar de importancia en tu vida? Dios desea que le obedezcas, que tu anhelo sea agradarle a Él.

(Recordar alabanza):

Todos los días de mi vida
Mi anhelo es agradarte mi Señor
Porque tú me has dado amor,
Tú me has dado amor,
Has sido refugio, mi consuelo y mi pastor
Y mi Dios,
Mi anhelo es agradarte mi Señor.

Nuestros ojos y nuestro corazón deben andar en obediencia a Dios, apartados del pecado. *Al obedecer la Palabra de Dios agradamos a Dios.

© Joel Bethancourt. Todos los derechos reservados.

Predicas Biblicas.. Bosquejos para Predicar

Acerca de Joel Bethancourt

Ver también

Predicas Cristianas - Espiritu Santo: Regalo de Dios

El Espíritu Santo en la iglesia

Bosquejos Biblicos.. En los años de su ministerio personal, Jesús fue el consolador de sus discípulos. Ahora les anuncia que los va a dejar; pero enviaría otro consolador.

Un comentario

  1. Excelente estudio guiado para nuestros jóvenes y demás hermanos que sufren tentaciones del enemigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *