Inicio / Estudios Biblicos / Criemos a nuestros hijos en la disciplina del Señor

Criemos a nuestros hijos en la disciplina del Señor

Estudios Biblicos

Estudios Biblicos.. Cita Biblica: «Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.» (Proverbios 22:6)

Tema: Cómo Criar hijos que cumplan con su deber según la Biblia

En nuestros tiempos, la crianza de los niños es algo que se ha desestimado. Algunos se han vuelto muy blandos, porque no quieren “agredir” a sus hijos. Otros, por el contrario, han identificado la crianza del niño con la palabra “violencia” y “crueldad”. Pero esto, incluso, va más allá. Estamos ante una generación que aborrece a los niños. Los niños hay que abortarlos, y mejor es tener perros, porque ellos son un estorbo.

Esto, por supuesto, no sólo ha llevado a la muerte de miles de inocentes, sino también que los niños no sean bien criados. Estamos ante una generación rebelde, mimada, y sin ninguna orientación paternal o maternal. Si hemos de hablar de esta generación, tendríamos caracterizarla como “caprichosa” y “altanera”, con gran potencial, pero sumamente negligente. Todo debido a sus padres.

Anuncios

Pero, ¿por qué esto debería interesarnos a los cristianos? Bueno, esto tiene mucha relevancia. Primero, porque la desobediencia de los hijos es una de los pecados graves, dignos de condenación para la humanidad (Romanos 1:30). Segundo, porque la Biblia nos enseña cómo educar a nuestros hijos en contraposición al mundo (Efesios 6:4; Colosenses 3:21). Además, todos somos hijos, y la Biblia nos muestra cómo honrar a nuestros padres (Efesios 6:1-3; Colosenses 3:20).

Sin embargo, aún no nos hemos percatado cuán influenciados estamos por las filosofías del mundo, que por la Palabra de Dios. Muchos, por ejemplo, enseñan a sus hijos, como lo aprendieron de sus padres, y no como lo enseña la Escritura. Es por esa razón, que, en estudios bíblicos, hoy veremos cómo instruir a nuestros hijos.

Entendiendo su rol.

Antes de hablar de cómo educar a nuestros hijos, debemos entender que rol les ha dado Dios en nuestra familia. Es primordial que entendamos que lo que se está por describir es la meta que debemos alcanzar al instruir a nuestros pequeños.

Temer a Dios.

Esto es fundamental. El niño debe crecer y ser instruido en el temor del Señor. El ideal de la crianza de los padres es que los hijos, desde pequeños, invoquen a Dios como su Señor, y le obedezcan desde temprana edad.

En Mateo 19:13-14, Jesús reprende a sus discípulos para que dejaran que los niños se acercaran a Él, porque de ellos es el reino. Eso no quiere decir que todo niño pertenezca al reino de Cristo. Se usa para enseñarnos a tener la humildad como un niño. Sin embargo, es claro que también se utiliza para enseñarnos que en el reino de Cristo también habrá niños. Cristo les ha dado libre acceso a su reino.

Y esta no es una enseñanza sólo del Nuevo Testamento. De hecho, la enseñanza de Jesús es un eco de la enseñanza de los profetas. Los niños debían conocer las obras de Dios por su pueblo (Éxodo 10:1-2). A los niños se les debía enseñar a obedecer los mandamientos de Dios, y reconocer sus obras (Deuteronomio 11:19). Es por eso que los padres sabios instruirán a los niños en el camino del Señor (Proverbios 22:6).

Sin embargo, los padres cristianos actualmente han abandonado lo más importante en la instrucción de sus hijos. Trabajan fuertemente para darles todo lo que necesitan, y para que alcancen todos sus sueños. Pagan grandes cantidades de dinero para que tengan una buena educación, y sean profesionales al crecer. Así, los niños tendrán mucho dinero y serán exitosos en la vida. Pero para nada, porque al morir, perderán todo, y serán echados al infierno.

Anuncios

La preocupación primordial de un padre cristiano es que sus hijos amen al Señor.

Crecer en el conocimiento bíblico.

De los versículos anteriormente mencionados, entonces, es claro que los hijos deben aprender la Palabra de Dios. La Escritura contiene todo sobre Cristo, las obras de Dios, y los mandamientos de Dios. Es por eso que los padres deben tomarse su tiempo para enseñar a sus hijos la Escritura.

Criar a los hijos en la disciplina y amonestación del Señor, por supuesto que implica la instrucción bíblica de los pequeños (Efesios 6:4). Para esto, claro está, es necesario que los padres conozcan la Escritura. Tito 1:16 muestra que un buen hijo es aquel que cree en el Señor. Pero, ¿cómo creerán si no se las ha predicado? ¿Y cómo se les predicará, si los padres no conocen la Palabra de Dios? (Romanos 10:14-15).

Es por eso que los padres debemos dejar de ser negligentes en nuestra capacitación bíblica. Algunos piensan que la educación de un niño, solamente consiste en hacerlo feliz, y regañarlo cuando se porte mal. Sin embargo, para promover la piedad entre nuestros hijos, debe haber una educación activa e intencional.

Es por eso que debemos leer diariamente a nuestros hijos la Palabra de Dios. Debemos contarles las historias bíblicas. Debemos enseñarles a obedecer los mandamientos de Dios. Debemos explicarles el sacrificio de Cristo en la cruz, y el perdón de los pecados.

Acerca de Francisco Hernández

Sirviendo a Jesucristo desde hace más de 20 años. No soy pastor de una iglesia, pero me gusta estudiar la biblia y redactar mensajes cristianos para ser participe de la gran comision.

Ver también

Bosquejos Biblicos - Ser lleno del Espíritu Santo

La importancia del Espíritu Santo

Estudios Biblicos.. Jesús les ordeno que no se movieran hasta que recibieran el Espíritu Santo y que recibirían poder, Él ya les había enseñado a sanar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *