Como preparar predicas cristianas

Estudios Bíblicos

Estudios Bíblicos Predica de Hoy: Como preparar predicas cristianas

Estudios Bíblicos.. Cita Bíblica:Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Marcos 16:15)

Tema: Consejos de como preparar predicas cristianas

Hacer una predica cristiana no es una tarea realmente fácil. Ninguno nace siendo “un verdadero predicador”. Y mucho menos, ser creyentes implica ser un predicador de excelencia.

Un buen sermón requiere de mucho esfuerzo, experiencia e inteligencia. En palabras actuales, requiere sangre, sudor y lágrimas. Así que, si queremos ser buenos predicadores debemos aprender cómo hacer un sermón.

En estudios bíblicos, veremos qué cosas debemos tomar en cuenta si queremos elaborar buenas predicaciones.

Como preparar predicas cristianas – Escoger los límites del texto adecuadamente

El primer paso para predicar un texto es escoger el texto mismo que vas a predicar. La selección del pasaje debe hacerse con sumo cuidado. Pues, todos los pasajes en la Biblia, en cierto sentido, tienen una unidad temática. Es decir, tienen un principio, un inicio o un fin.

No podemos simplemente abrir nuestras Biblias, y recortar pasajes a nuestro mejor antojo. Esto va a llevarnos a diferentes problemas. En primer lugar, al no entender la unidad temática del mismo texto, podemos terminar tergiversando el pasaje que estamos predicando.

Por ejemplo, podemos tomar Mateo 12:43-44 para hablar de la necesidad de expulsar bien a los demonios, no sea que vuelva con otros siete. Y en realidad, esta es una ilustración. El Señor está usándola para hablar de lo que sucederá a aquellos que escuchen el evangelio y lo rechacen (vers. 45).

Por otro lado, escoger adecuadamente los límites del texto nos ayudará a hacer la tarea de la predicación más sencilla. Porque será más fácil para nosotros y para otros detectar la unidad temática del texto.

Por ejemplo, una serie de predicaciones sobre los primeros cuatro capítulos de Corintio puede ser muy confuso. Pablo parece estar hablando de cosas distintas. Sin embargo, la unidad temática de los cuatros capítulos son la sabiduría de Dios y la unidad de la iglesia.

Si, incluso, sigue siendo muy confuso, también puede ser muy útil hacer pequeñas divisiones por los diferentes argumentos encontrados en esa sección. Por ejemplo, en 1:19-25 viene hablando por qué Dios rechaza la sabiduría humana. Mientras que en 1:26-31 explica por qué sólo Cristo merece gloria, y nosotros ser humillados. Pon límites adecuadamente a tu texto.

El género literario del texto – Como preparar predicas cristianas

Otra cosa importante al predicar un texto es su género literario. Definitivamente, predicar una narrativa no es igual a una carta, y una carta no es igual a un salmo. Es más, las diferencias pueden ser tan radicales, que incluso la manera de predicar el Antiguo Testamento será diferente al Nuevo.

Las epístolas son muy directas, resuelven problemas particulares de ciertas congregaciones. Y nos ofrecen definiciones muy claras y concretas sobre la verdad de Dios, por lo menos en su mayoría. Estas de por sí son más fáciles de predicar.

Por otro lado, los Salmos son cánticos u oraciones a Dios, donde los autores derraman sus almas ante el Señor. Debido a que no tienen argumentos lineales, como las epístolas, su forma argumentativa es distinta. Su género es poético, y mucho de su lenguaje es figurativo y metafórico.

Además, se utilizan muchos paralelismos. Muchas veces tendrás que aprender a transmitir ese aspecto personal en tu sermón, y explicar esos detalles particulares de la poesía.

Ahora, si predicas a los profetas la cuestión cambia radicalmente. No sólo tendrás que explicar la parte poética y metafórica que este género literario tiene. También tendrás que explicar qué estaba profetizando, y en qué momento del Nuevo Testamento tal profecía es cumplida.

En ese sentido, toda la estructura, el bosquejo, y la manera de explicación cambiará dependiendo del género literario que uses. Incluso, el enfoque y las cosas que serán necesarias explicar dependerá del género literario.

Jamás cometas el error de predicar una epístola como un salmo, o un salmo como una epístola. Terminarías volviendo metafórico un mandamiento claro de los apóstoles. O tomando de forma literal que Dios tiene alas (Salmo 91:4).

El tema del texto y como preparar predicas cristianas

Por otro lado, también es necesario evaluar correctamente el tema de todo el pasaje. Esto evitará que nos desviemos de la Palabra de Dios e impongamos sobre un texto lo que nosotros queremos que diga.

Por ejemplo, algunos predicadores usan Mateo 18:18 para decir que tenemos el poder de atar o desatar riquezas. Otros lo usan para hablar de que tenemos el poder de atar y desatar demonios. Pero el pasaje está hablando sobre la disciplina sobre cristianos (verss. 15-17).

Además, tenemos que recordar que el tema del pasaje es lo que debe terminar el tema de nuestro sermón. Es nuestro deber apegarnos, en cuanto sea posible, a la Palabra de Dios. No podemos imponer sobre la Escritura lo que queremos que diga. Por eso, es necesario que tengamos muy en cuenta cuál es su tema.

Sumado a eso, conocer el tema también ayuda a entender los muchos detalles de un pasaje. A veces los muchos detalles de un texto pueden hacer que perdamos de vista su tema principal. Tener en cuenta su unidad temática nos ayudarán a entender más esos pequeños detalles.

Por ejemplo, en el capítulo 9 de 1 Corintios Pablo explica todos los sacrificios que hizo en su ministerio. Algunos pueden usar este pasaje para hablar de todos los sacrificios que tenemos que hacer para alcanzar el gozo cristiano.

Sin embargo, Pablo está enseñando todo el sacrificio que tuvo que hacer para no ser tropiezo a la fe de otros (9:19-23). Por eso, en el capítulo 10 termina diciendo a los Corintios que no sean de tropiezo a ninguna persona (10:32). Siempre que vayas a predicar un texto, determina primero cuál es su tema principal.

El contexto del pasaje – Como preparar predicas cristianas

Cuando hablamos del contexto nos referimos a todo lo que rodea el pasaje. Existen contextos generales, y más particulares, lejanos y más cercanos. Está el contexto histórico, que es la característica principal del tiempo en que se escribieron las palabras. Y también existe el contexto literario, que es la forma en cómo el autor ha decidido ordenar el contenido en el libro inspirado. Todas estas cosas te ayudarán a entender mejor el significa de un pasaje.

La Biblia es muy tergiversada, cuando el contexto no es considerado. Por ejemplo, está el famosos texto de que la letra mata para decir que leer mucho la Escritura es malo (2 Corintios 3:6). Pero el contexto inmediato dice que “la letra” se refiere a la ley de Moisés, y no a toda la Escritura (vers. 3, 15). Incluso, esta interpretación contradice el contexto general de la Escritura.  Este dice que el justo medita en la ley de Dios de día y de noche (Salmo 1:2).

En realidad, todo lo que ya he mencionado anteriormente tiene relación con el contexto. El tema, el origen, el propósito, y el significado de un pasaje siempre están relacionados al contexto.

Para determinar el contexto, siempre debes determinar cómo el pasaje se relaciona,

  • Con las personas a quienes fueron dirigidas.
  • Con los antecedentes históricos.
  • Con lo que está antes y después de tu pasaje.

Como pudo darse cuenta hasta aquí sólo hemos hablado de la Biblia para aprender cómo hacer un sermón. Eso es porque la Biblia es la que determina nuestro discurso, y no viceversa (1 Corintios 2:1-5). Un texto bien explicado es un texto bien aprendido. La Biblia y no la oratoria son primordiales.

Un solo tema en la predicación – Como preparar predicas cristianas

Ahora bien, pasamos ahora del pasaje que vamos a predicar, a la forma misma del sermón. Un sermón comprensible es aquel que tiene una unidad temática. Debemos evitar en cuanto podamos incluir demasiados temas en nuestra predicación.

No podemos pretender abarcar todos los problemas de la congregación en un solo sermón. Las necesidades particulares deben tocarse en la consejería, o de otras maneras.

Pero el sermón debe estar limitado al tema del texto que vamos a predicar. Una serie de afirmaciones pueden ser bíblicas, sin embargo, pierden coherencia cuando no tiene un hilo que las una.

Debemos recordar que un sermón, propiamente hablando, son una serie de explicaciones que ayudan a desarrollar un tema único. Cada parte del sermón debería ayudar a desarrollar mejor ese tema, y no ser un tropezadero para este.

Es una tendencia de muchos predicadores pensar que mientras más información incluyan, y mientras más exhortaciones hagan, mejor será el sermón. Pero eso es una farsa. Lo que en realidad sucede es que la gente se pierde en el desarrollo del sermón, porque no logran conectar todas las ideas.

Quizá algunas exhortaciones sean útiles, pero ni el tema general del sermón ni el texto como tal será entendido. Es más útil una predica cristiana que toca una sola cosa, y sea entendible, que uno que hable de muchas cosas, y sea incomprensible.

Conozco de muchos predicadores que predican un texto sobre la santidad. Pero en el sermón hablan sobre la necesidad de ayudar a otros, sobre mejorar la administración en la iglesia. Esto vuelve las predicaciones tediosas, y estorba la proclamación de la verdad. Es mejor decir una cosa comprensible, que mil que no sean comprendidas.

El propósito del sermón – Como preparar predicas cristianas

Algo que puede ayudarnos en nuestra unión temática es definir el propósito de nuestro sermón. ¿Con qué propósito estoy elaborando el sermón? ¿Qué quiero lograr con este?

Una vez que hayas definido el propósito de tú sermón hazle las siguientes preguntas a cada parte del discurso:

  • ¿Esta explicación cumple con el propósito?
  • ¿Tal ilustración es verdaderamente necesaria?
  • ¿De verdad esta aplicación surge del texto, y cumple con el propósito del sermón?
  • ¿Este problema que estoy definiendo realmente está relacionado con el propósito del sermón, o sólo quise colocarlo porque arreglar ese problema?

Por experiencia, posiblemente le digo que la mayoría de las veces tendrá que borrar del sermón mucho de lo que escribes. Y es que el proceso de elaboración del sermón es un borrar y escribir constante, hasta ser precisos en lo que decimos. Y hasta que realmente digamos lo que es necesario para cumplir con el propósito de nuestro.

Cabe destacar que el propósito del sermón siempre debe estar limitado a la enseñanza del texto. Usted nunca debe interponer lo que “usted quiere decir” con lo que realmente el texto quiere decir. Le aseguro que, si usted deja que el texto hable, y guíe el propósito del sermón, se solucionarán más problemas de la congregación de los que usted realmente piensa.

Eso es porque debemos entender que nuestra visión acerca de los verdaderos problemas de la iglesia es limitada. La Escritura sabe más de nosotros que nosotros mismos. Quizá usted piense que la iglesia necesite hablar más sobre la santidad, pero su congregación realmente necesita aprender a darle lo mejor a Dios. Entonces, aunque tu sermón no toque el otro punto, suplas una necesidad que ni siquiera conocías.

Los puntos del sermón

Otra cosa común es que los sermones deben estar divididos en diferentes puntos. El bosquejo común consiste de dos a tres puntos, sin incluir la introducción y la conclusión.

Por supuesto, una predica cristiana no tiene que estar dividida de esta manera necesariamente. Puedo tener dos o cuatro puntos. Pero no debería tener más de cinco puntos para no cansar demasiado a la congregación.

La importancia de dividir el sermón por puntos es facilitar el desarrollo del tema. Un buen discurso debería estar en constante avance hasta alcanzar un clímax, y llegar a la conclusión. De esta manera, los oyentes no se aburrirán, al ver que el discurso es repetitivo y tedioso. El discurso debe ser fluido.

Ahora bien, los puntos de una predica cristiana normalmente, o en la mayoría de los casos, estarán determinados por la división del texto. Claro, siempre y cuando nuestra forma de predicación sea expositiva. Para la predicación temática puede aplicarse otro bosquejo.

Los oyentes

Otra cosa que debes tomar en cuenta son tus oyentes. Un sermón útil es aquel que procura pastorear las necesidades o carencias de su congregación. Si realmente quieres conectar con tus oyentes, y ayudar a que el evangelio sea entendido, debes tomar en cuenta a tus oyentes.

De hecho, muchas cosas de tu sermón dependerán de las personas a las que te diriges. No puedes hablar sobre cosas profundas de la teología a una congregación “nueva” que no conoce mucho sobre el evangelio. Pero una congregación que lleva más tiempo en la fe quizá necesite avanzar más en la verdad de Dios.

Incluso, las palabras que escogerás dependerán, en gran medida, de ellos. No es lo mismo hablar con jóvenes, que con ancianos. No es lo mismo hablar con campesinos, que con doctores y profesionales. Sin duda alguna, el lenguaje a usar será determinado por los oyentes.

Claro, como regla general, tus discursos deben estar adaptados a todo público. Todos deberían ser capaces de entenderte, de un niño a un adulto.

El enfoque Cristo-céntrica

Por último, una predica cristiana debería hablar sobre Cristo. Siendo que todo la Escritura trata sobre Jesucristo, una predica cristiana no es bíblica hasta ser Cristo-céntrica. Efesios 2:20 dice que el fundamento de la doctrina de los profetas y de los apóstoles es Jesucristo.

El Antiguo Testamento trata sobre la muerte y resurrección de Cristo (Lucas 24:27, 44-45). Y Pablo solo se limitaba a predicar a Cristo y este crucificado (1 Corintios 2:2).

De esta manera, tenemos que entender cómo nuestro tema se relaciona con la vida y obra de Jesús. Especialmente, cómo el Señor Jesús pudo cumplir lo que nosotros no, y cómo nos redime para capacitarnos en la obediencia a Dios. Incluso, explicar cómo Cristo es un ejemplo de santidad y de piedad para nosotros es buena manera de hacerlo.

Conclusión

Estos son tan sólo algunos consejos. Existen muchos buenos libros de homilética que pueden ayudarnos en nuestra construcción de sermones. Muchos de estos consejos son un resumen de tales libros. Todos concuerdan en que estos son algunos principios fundamentales para la elaboración de buenos sermones.

En estudios bíblicos, hoy hemos aprendido algunos consejos para mejorar nuestra predicación.

© Francisco Hernandez. Todos los derechos reservados.

Predicas Bíblicas.. Estudios Bíblicos

Acerca Francisco Hernández

Francisco Hernández
Sirviendo a Jesucristo desde hace más de 20 años. No soy pastor de una iglesia, pero me gusta estudiar la biblia y redactar mensajes cristianos para ser participe de la gran comision.

También Revise

Mensajes Cristianos

El templo

Estudios Biblicos - El Templo de Salomón, Herodes, Jerusalén- La evolución del tabernáculo hasta el templo que hoy en día esta en Jerusalén.

Un comentario

  1. Amén gracias por la enseñanza estoy aprendiendo a evangelizar y me fue muy útil estos pasos para hacer un bosquejo para hacercarme a las personas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *