Los pactos de Dios (Parte I)

Estudios Biblicos

Estudios Biblicos Texto Biblico:Y los bendijo Dios, y les dijo: fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (Génesis 1:28 y 2:17)

Los pactos

Un pacto es un compromiso entre dos hombres, en este caso entre Dios y la humanidad. Dios siempre busca su relación con los seres humanos a través de pactos. En ellos Dios deja ver sus promesas para la raza humana y la forma en que se relaciona con ellos. Dios cumple a cabalidad esas alianzas y espera que los seres humanos no se olviden de esas promesas para ellos. 

Nuestro Señor es un Dios de pactos y a lo largo de la historia, Él siempre ha provisto de algún contrato que sirva de testimonio en su relación con el ser humano. Nunca el hombre ha estado desprovisto de este tipo de contratos y somos respaldados por ellos para el cumplimiento de las bendiciones de Dios.

Dios hace una promesa al ser humano, Dios se relaciona con la humanidad y espera que esta cumpla con sus estatutos y mandamientos. Cuando obedecemos estos mandamientos, Dios envía sus bendiciones contenidas en el contrato, pero cuando la respuesta del ser humano es de desobediencia a esos mandamientos, Dios envía su corrección.

Anuncios

Básicamente hay dos opciones en estos contratos, uno de obediencia y otro de desobediencia.

No hay opciones adicionales o intermedias, Dios deja ver en los pactos las consecuencias de la obediencia y la consecuencia de la desobediencia. Es elección del ser humano el hacer una cosa o la otra, pero las consecuencias de esa decisión están estipuladas en el pacto.

Hay entonces dos partes en el pacto, Dios y los hombres. Hay dos opciones para el ser humano, cumplir el acuerdo o no. Dios también hace dos cosas, bendecir o disciplinar al ser humano.

De parte de Dios podemos estar completamente seguros que cumplirá cada uno de los puntos acordados. Es el ser humano que no ha sabido cumplir con esos acuerdos y sufre las consecuencias por ello. Sin embargo Dios busca cómo restaurar esa relación y un nuevo acuerdo nace para salvar a la humanidad de sus decisiones de pecado.

I. El pacto Edénico (Génesis 1:28-31; 2:8-17)

El primero de los pactos de Dios con la humanidad fue al inicio de la creación, cuando Dios crea a Adán y Eva y los coloca dentro de un huerto donde estarían cuidados por Dios mismo. Este lugar fue creado por Dios y Él vio que todo lo creado fue bueno. Dios es perfecto y su creación también lo fue. Así como todo lo creado primero estuvo en la mente de Dios y por el poder de la palabra fue creado todo, así todo fue hecho.

En este pacto Dios promete al ser humano cuidarlos, y que sojuzgan la tierra, que se multiplicaran y los bendijo Dios. Dios dio al ser humano de toda planta que da semilla y toda fruta para alimento. En este lugar Adán y Eva no tenían que esforzarse por la bebida o por el alimento pues Dios proveía para ellos en el huerto. Había ahí ríos que transportaban el agua y de él el huerto recibía el vital líquido.

Esta bendición y protección de Dios estuvo disponible para los seres humanos y gozaron Adán y Eva de ello. Dice la palabra que Dios buscaba a Adán, el Señor se paseaba en el huerto y el hombre podía conversar con Dios de una forma natural.

Pero hubo una parte de este pacto que debía cumplirse para que siguieran gozando de esta relación estrecha con Dios. La prohibición de Dios la encontramos en Génesis 2:17, Dios les dice que no deben comer del árbol del bien y del mal. 

Anuncios

El hombre desobedece este mandamiento de Dios, entonces Dios lo saca del huerto y la puerta del pecado se abrió para entrar y contaminar a toda la humanidad. Dios cumplió su parte de bendecir al ser humano y estar con él en una relación estrecha.

Era un ambiente perfecto donde Dios puso al ser humano y le bendijo. Pero cuando el hombre desobedeció rompió ese pacto, Dios entonces cumple con esa advertencia que le había dado a Adán. 

De esta manera terminó el pacto edénico, con la desobediencia del hombre. Fue roto entonces este pacto, Dios cumplió con su parte pero Adán no cumplió con lo demandado por el Señor.

Podemos solo imaginar qué habría sido del ser humano si no hubiéramos desobedecido en el huerto. Estaríamos en un ambiente perfecto con Dios y el Señor se paseaba en medio de nosotros libremente. Contaremos con la presencia de Dios todo el tiempo.

Esta misma relación la volveremos a tener al final de los tiempos. En los cielos y tierra nueva volveremos a tener una relación perfecta con nuestro Dios. Dios mismo será nuestro sol y aquí no habrá ni llanto, ni tristeza, ni dolor.

II. Pacto Adámico (Génesis 3:14-19)

A causa de la caída y del pecado del hombre, Dios envió una maldición sobre la serpiente. También hubo consecuencias para Adán, quien recibió las consecuencias de haber roto el pacto anterior. Dios le dice que la tierra será maldita por su causa y con trabajo comerás de la tierra todos los días de su vida. 

Anuncios

Pero cuando se refiere a la mujer hace referencia a la enemistad que puso Dios entre ella y la serpiente.

Acerca de Ricardo Hernández

Siervo de Jesucristo.

Ver también

Devocionales Cristianos - La alabanza y la música

Alabanzas espirituales

Estudio Biblico, ¿qué es la alabanza espiritual? Hoy veremos el tema de la descripción de la alabanza espiritual y la profundidad de la alabanza espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *