Alabanzas espirituales

Estudios bíblicos

Introducción:

En Efesios 5,versículo 18, el Señor emite una orden muy difícil. Él nos dice que debemos “ser llenos del Espíritu”. Esto significa que debemos ceder el control de nuestras vidas al Espíritu de Dios; control que es ejercido a través de las enseñanzas del Nuevo Testamento. Cuando seguimos todas y cada una de las enseñanzas del Nuevo Testamento, bien podemos decir que somos controlados o llenos del Espíritu, y así, estamos practicando una vida espiritual. Esto fue lo que aprendimos en nuestra clase anterior.

Comenzando en el verso 19, y continuando hasta el final del libro, se nos da una descripción de cómo es la vida llena del Espíritu. Se nos dice cómo se ve en todas las áreas de nuestra vida, sea en el matrimonio, familias, vida laboral y en nuestra lucha con los enemigos de la fe.

Pero, me parece interesante que, cuando Pablo comienza a describir esta vida llena del Espíritu, no inicia con otra cosa, sino con la alabanza que ofrecemos a Dios. ¿Y por qué? Porque la alabanza que es espiritual, es una expresión de lo que hay en el corazón del hombre.

Cuando nuestro corazón está bien con el Señor, nuestra alabanza será también agradable al Señor.

La manera más sencilla de poder hacer un diagnóstico para saber la condición de nuestro corazón, es observar detenidamente cómo alabamos. Cuando el corazón está rendido a la voluntad de Dios, entonces la alabanza también lo estará.

Anuncios

No exagero al decir que la alabanza revela la condición del corazón. ¿Ya notaron que, los versículos 18 al 21, todos son una oración? En la Reina Valera 1909 (SBT), el verso 18, termina con el mandamiento, “sed llenos del Espíritu”. Luego, el verso 19, comienza diciendo, “hablando”; el verso 20, “dando”, y el verso 21, “sometiéndoos”.

Hay un solo pensamiento desde el verso 18 hasta el 21. Bueno, en esa oración, Pablo conecta el estar lleno del Espíritu con la alabanza apropiada. En conjunto, tenemos la adoración apropiada: La alabanza al Señor, tener un corazón agradecido, caminar en el temor del Señor y mantener una relación correcta con otros. Como vemos, la alabanza es parte integral de la adoración que es agradable a Dios.

Una vez que hemos considerado la presencia de la alabanza en este contexto, nos podemos adentrar en las palabras de Pablo en los versículos 19 y 20, para considerar esta alabanza espiritual de la que Dios nos habla en el verso 19.

En primer lugar, consideremos LA DESCRIPCIÓN que hace Pablo de la alabanza espiritual. Leamos el verso 19 – hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones.

Cuando abordamos este texto bíblico, nos encontramos con una variedad de opiniones sobre lo que Pablo dice. Por un lado, están aquellos que piensan en un grupo de personas que, con el menor sonido posible, murmuran algunas melodías, poniendo principal énfasis en meditar profundamente sobre la gloria del Señor.

Otros muchos creen que una alabanza espiritual no puede ser posible, a menos que alguien esté gritando, corriendo de aquí para allá y saltando “delante del altar”, en la que las emociones están sin control alguno.

Pero, independiente de la opinión de los hombres, o de sus experiencias sensoriales, debemos volver nuestra mirada a lo que dice Pablo en el verso 19. Allí se nos muestra cómo se ve y cómo se oyen las alabanzas espirituales.

Anuncios

Para comprender todo lo que Pablo está diciendo aquí, necesitamos examinar las palabras que usa en este versículo.

Parte de la alabanza implica, el estar hablando entre vosotros. La palabra “hablando” es del griego “λαλουντες εαυτοις” (lalountes eautois), es decir, “hablando entre sí”. Pablo dice que debemos hablarnos de manera recíproca.

Esto implica que uno no puede participar en esta alabanza y permanecer en silencio. El mandamiento es “hablarnos unos a otros”.  Si vamos a cumplir el mandato en este versículo, debemos abrir la boca, mover la lengua y permitir que salga sonidos para ser escuchados por nosotros y por otros.

Ahora, como Pablo dice, con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones, es evidente que todo esto tiene que ver con CANTAR. La acción de cantar es un medio verbal para trasmitir, de manera melodiosa, un mensaje. Si vamos a cantar, como parte de la alabanza a Dios, implica que debemos abrir la boca y dejar que salgan sonidos.

En otras palabras, el vocablo “hablar” requiere participación. Uno no puede participar en la alabanza del Señor si la lengua no se mueve, y si no se emiten sonidos.

Por cierto, la palabra “hablando” es un participo en “tiempo presente, voz activa”. Significa que debemos hablarnos mutuamente en expresiones verbales de alabanza todo el tiempo. Nada es más indicativo de una vida llena del Espíritu que un corazón rebosante de alegría y derramando canciones. Durante toda la vida, la felicidad extrema nos llena del deseo de cantar.

Anuncios

La presencia del Espíritu hace lo mismo en la vida del creyente. Cuando el Espíritu Santo tiene el control de una vida, una cosa con la que Él llenará esa vida es la alegría. Cuando se le da voz al gozo, siempre se expresa en canciones de alabanza a la gloria de Dios. ¡Un cristiano lleno del Espíritu será un cristiano que canta!

Pablo ahora menciona tres tipos de expresiones que debemos usar.

Salmos: Alabanzas. Es el acto de reconocer los buenos atributos de alguien.

Acerca de Lorenzo Luévano Salas

Sirvo a Cristo desde los diecisiete años de edad, y actualmente estoy predicando a la iglesia de Cristo en Constituyentes, Ciudad Juárez, Chihuahua, donde también soy miembro, y a la iglesia de Cristo en Francisco I. Madero. Casado con la hermana Alejandra Olvera, con quien tengo tres hijos, Priscila, Vanessa y Alejandro.

Ver también

Predicas Cristianas.. Pacto Nuevo

Los pactos de Dios (Parte II)

Estudios Biblicos; durante el pacto Mosaico vemos como Dios saca al pueblo y les da mandamientos que aceptan cumplir. En el camino sin embargo el pueblo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *