El comer

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

El primer pecado del hombre, en el Jardín del Edén, está relacionado con el comer, y la palabra comer y comida son muy usadas en el Nuevo Testamento. Génesis 2:9 “Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal. ” (vs.16-17) “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” El pecado fue comer.  Veamos la escritura: Génesis 3: 6 “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.”

¿Qué comió la mujer que fue tan agradable como para obligar a su esposo a comer también? Comió conocimiento, veamos en Génesis 3: 4-5 “Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” Aquí el diablo usó una verdad y una mentira mezcladas, la verdad que usó fue esta: “seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.”, lo podemos confirmar aquí: (v. 22) “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal;” esa es la verdad que usó el diablo para hacer caer en pecado a Eva y por consiguiente a Adán, pero la mentira del diablo mezclada con esa verdad fue haber dicho:

“No moriréis;” contrariando la palabra de Dios que había dicho: “porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” Estoy refiriéndome a este caso con todo cuidado para poner en alerta a todo cristiano que al leer la palabra de Dios, permite o ejecuta mezclas de la verdad con la mentira introduciendo en esa forma una tentación capaz de llevar al pecado, y ya conocemos el resultado: Romanos 6:23 “Porque la paga del pecado es muerte,” si se han fijado, el diablo con toda astucia hizo una mezcla de palabras produciendo una confusión que a los oídos de Eva resultó muy atractiva, fíjense en este detalle, dijo el diablo: “seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” No hay lugar que esa expresión despertó en Eva suficiente interés y motivación como para decidirse a comer del árbol, no pensando en la sentencia divina de:”ciertamente moriréis” sino en la mentira del diablo: “seréis como Dios.”

La mezcla de la verdad y la mentira tienen resultados catastróficos y de eso debemos cuidarnos con alto interés porque por muy buenas intenciones que tengamos de ser obedientes a Dios, resultaremos en pecado y ya sabemos que el pecado produce la muerte. Y no solo la mezcla de palabras sino la introducción de buenos deseos salidos del corazón del hombre pero apartado de Dios, me explico, una cosa es ser buena gente con buenas intenciones, y otra cosa es ser obediente a Dios. Mucha gente cae en pecado a consecuencia de mezclar las buenas intenciones con la palabra de Dios. Jesús dice un día: Mateo 16: 21 “que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.” Una noticia sumamente desagradable, triste y no deseable para nadie, eso es lo común en cualquier circunstancia especialmente si la persona que lo está diciendo es de nuestro aprecio, y la respuesta de esperar, la respuesta humana, llena de amor y de apoyo, fue la de Simón Pedro que le dice: (v.22) “Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.” Estoy seguro que Pedro lleno de compasión trató de convencer Jesús que aquello era una locura que había que evitarla a toda costa y que había que proteger a Jesús por si acaso alguno le tratara de matar, pero he aquí la respuesta de Jesús: (v. 23) “Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” Ya Dios lo había decretado, no había lugar a cambios, el mismo Jesús quiso evitarlo pero veamos su pronta reacción: Mateo 26:39 “Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.” Como vemos, Jesús tuvo la humana reacción de evitar su muerte pero su espíritu le llevó de inmediato a rectificar y dice: “pero no sea como yo quiero, sino como tú.” Cual piensan ustedes que fue la voluntad del Padre que está en los cielos? Juan 19:6 “Cuando le vieron los principales sacerdotes y los alguaciles, dieron voces, diciendo: !!Crucifícale! !!Crucifícale! Pilato les dijo: Tomadle vosotros, y crucificadle; porque yo no hallo delito en él.” Resultado: Juan 19:30 “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.”

Anuncios

Me he extendido un poco hablando de la muerte de Jesús porque está mezclado este hecho con los buenos deseos de un discípulo del Señor diciendo y pidiendo que ojala no aconteciera su muerte, y como hemos visto, la reacción de Jesús a esto fue haberle llamado con el nombre de Satanás, aquel mismo que le dijo a Eva: no moriréis.

En todos los tiempos la humanidad ha tratado de explicarse muchas cosas de Dios a su manera y en aquellos tiempos, Jesús los había identificado como “fariseos y saduceos” dándoles el trato de “hipócritas” porque incluyen mandamientos humanos a las palabras de Dios, y en este caso, Jesús usó una palabra clave para comparar esas falsas interpretaciones de la palabra de Dios con opiniones o mandamientos humanos, esa palabra es “levadura” indicando que los fariseos se habían formulado doctrinas aparte de la palabra de Dios para aclarar algunos conceptos, veamos las palabras vertidas en cierta ocasión: Mateo 16:6” Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos.” (v. 12) “Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos.” Los fariseos, ya lo sabemos, son los enemigos de Cristo y a ellos el Señor siempre les dedicó el calificativo de hipócritas, como en Mateo 16:3-4 “!!Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo !mas las señales de los tiempos no podéis! La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue.” En otra ocasión les dijo: Mateo 6:2 “Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.” Mateo 6:5 “Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.” Mateo 6:16 “Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.”

Este termino de hipócritas Jesús lo adjudicó a aquellas personas que generalmente viven metidos en los templos dedicando su vida según ellos a las cosas de Dios, pero al final de los tiempos, el Señor les dirá: Lucas 13:27“Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.”, y quiénes son esos hacedores de maldad? Lucas 13:26-28 “Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste. Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad. Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.” Estamos refiriéndonos a aquellos que pensando en agradar a Dios obtienen más bien su rechazo, a otros les dirá: Mateo 7:21” No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.”

Cuando Jesús les habló de comer su carne, como en Juan 6:56 “El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.” Muchos creen que está hablando de comer un pedazo de pan, porque en otro lado dice: Mateo 26:26 “Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo.” Y también está escrito en Mateo 15:17 “¿No entendéis que todo lo que entra en la boca va al vientre, y es echado en la letrina?” Marcos 7:19 “porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina?”Luego cuando Jesús les invita a comer su cuerpo no está hablando de comer pan sino como dice: “El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él.” Y lógicamente está hablando de Juan 15:7“Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.” Eso es comer a Cristo, no comer pan sino comer sus palabras. Y que significa comer sus palabras? Significa creer en sus palabras o sea que vayan al corazón. Por lo tanto, las palabras de Jesús son malversadas por mandatos de hombres haciendo creer a los pecadores que comiendo pan se está comiendo a Cristo, esto nos lleva a una invitación que hizo el diablo a Jesús y le dijo: Mateo 4:3“Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.” Jesús respondió: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Entonces estamos hablando que comer a Cristo es comer sus palabras, porque bien lo dice Juan Juan 1:1“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” Juan 1:14 “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Lo que significa que el verbo es la palabra de Dios hecha carne, así podemos entender claramente que cuando dice: El que come mi carne, está diciendo el que come mis palabras. El problema de los humanos es que le dan un significado terrenal a las palabras de Dios, y por ello la Biblia se refiere diciendo: 1 Corintios 2:14 “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” Y hablando espiritualmente, la carne no se come en el espíritu sino las palabras de Dios, Juan 6:63 “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”

Mi recomendación es que no le demos explicaciones a la palabra de Dios que no sean espirituales, “las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”

Acerca de Víctor Manuel Castro Chinchilla

Ver también

Mensajes Cristianos.. Rios de agua viva

El autor supremo de la Fe

Estudios Biblicos.. la clave para ser grande ante Dios es la fe; la persona que realmente cree en Dios es grande ante su ojos. La clave para cualquiera...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *