Inicio / Estudios Biblicos / Los diezmos y el cristiano

Los diezmos y el cristiano

Estudios Biblicos

El asunto de los diezmos es uno que siempre ha traído algún tipo de conflicto ó dudas en los creyentes. Son muchos los cristianos honestos y sinceros que andan confundidos porque unos dicen que sí se debe de diezmar y otros que no se debe diezmar. Aunque son muchas las opiniones, es la Biblia la que nos debe guiar a la verdad.

La Historia del Diezmo en Israel

La palabra ‘diezmo’ significa ‘la décima parte’. El diezmo fue incorporado en la ley de Moisés con el propósito de mantener la tribu de Leví, los sacerdotes de la nación que servían en el templo y no tenían tierra fija asignada a ellos. Esta tribu moraba en toda la tierra como sacerdotes para Dios y no tenían ninguna otra forma de mantenimiento económico ya que el trabajo de ellos era el de servir en el altar.

Esta tribu de sacerdotes existía aparte de los ‘Sumos Sacerdotes’ que eran descendientes de Aarón. Así que el mantenimiento de esta tribu y de todo el sacerdocio dependía de la contribución o ‘diezmo’ del resto del pueblo. Cuando el pueblo no diezmaba, o no lo hacía correctamente, el sacerdocio y el servicio a Dios sufría las consecuencias.

Anuncios

Los Israelitas debían por obligación y mandato diezmar de todo (los animales, la cosecha, los frutos, etc.) y los levitas que recibían el diezmo del pueblo debían también ofrendar a Dios ‘el diezmo’ de todo lo recibido.

Números 18 (NVI)

Privilegios de los levitas

20 El Señor le dijo a Aarón: «Tú no tendrás herencia en el país, ni recibirás ninguna porción de tierra, porque yo soy tu porción; yo soy tu herencia entre los israelitas.

21 »A los levitas les doy como herencia, y en pago por su servicio en la *Tienda de reunión, todos los diezmos de Israel. 22 Si los israelitas volvieran a cometer el pecado de acercarse a la Tienda de reunión, morirían. 23 Por eso únicamente los levitas servirán en la Tienda de reunión y cargarán con la culpa de los israelitas. El siguiente es un estatuto perpetuo para todas las generaciones venideras: Los levitas no recibirán herencia entre los israelitas, 24 porque yo les he dado como herencia los diezmos que los israelitas ofrecen al Señor como contribución. Por eso he decidido que no tengan herencia entre los Israelitas

El diezmo de los diezmos

25 El Señor le ordenó a Moisés 26 que les dijera a los levitas: «Cuando reciban de los israelitas los diezmos que les he dado a ustedes como herencia, ofrézcanme, como contribución, el diezmo de esos diezmos. 27 La contribución que ustedes me presenten les será contada como si fuera trigo de la era o mosto del lagar.

Anuncios

El diezmo era aparte de las ofrendas de libre voluntad, ofrendas especiales, los votos ofrecidos. En su articulo “Financial Faithfulness” (Fidelidad Financiera), J. Hampton Keathley III, menciona que había dos o posiblemente tres tipos de diezmos asignados a la nación de Israel:

(1) El primero era el diez por ciento de todas las posesiones (Lev. 27:30-33). Esto era entregado a los levitas para su uso en el ministerio en el templo (Números 18:20-21).

(2) Un segundo diezmo era tomado de todo producto agrícola que quedara después de que el primer diezmo era presentado. Este diezmo era para las fiestas del Señor y los Sacrificios (Deuteronomio 12:17-18; 14:22). “Este mandamiento era considerado por los interpretes judíos como un segundo diezmo (ver Lev 27:30 y Num. 18:21 [para el primero; Además la nota en Malaquías 3:8), el cual era traído al santuario central en producto o en dinero. Aparentemente el que ofrecía el diezmo podía usar parte de este diezmo para la fiesta en el santuario (verss. 26-27).”

(3) Otro diezmo era tomado cada tres años para el beneficio de los Levitas, extranjeros, huérfanos y viudas (Deut. 14:26-29). Este tercer diezmo podía haber sido separado del segundo, aunque no estamos seguros. De cualquier manera, cada familia judía era responsable de dar no el diez por ciento, sino aproximadamente 19 por ciento.

El Nuevo Testamento

¿Existe mandamiento para diezmar en el Nuevo Testamento? si, a través de melquisedec, vemos en el Nuevo Testamento instrucción u orden alguna para dar el diezmo a la congregación o iglesia, ni a los pastores o líderes de la congregación. Creemos que la razón por la cual no se indica en el Nuevo Testamento a que se diezme, es porque Dios espera que los Cristianos, no solo den parte de lo que poseen sino que se den en una entrega total de todo lo que son, su vida, su tiempo, su familia y por supuesto sus posesiones, lo cual incluye el dinero.

Anuncios

El diez por ciento es un buen principio para comenzar a dar. Si lo era en el Antiguo Testamento, ¿por qué no en el Nuevo?

Ofrendas y Diezmos o Ofrendas vs. Diezmos

En el Nuevo Testamento no vemos que exista un modo de dar basado en “Diezmos y Ofrendas.” El método presentado a nosotros tiene que ver mas con dar voluntariamente, con alegría y gratitud de corazón de acuerdo a como Dios nos haya prosperado o sea “Ofrendas vs. Diezmos.” El apóstol Pablo presenta los principios del dar en la carta a los Corintios, y aunque el tema principal en esta carta es una ofrenda especial para ser compartida a una congregación en necesidad (la de Jerusalén), no obstante, presenta muy buenos principios que pueden ser útiles para todos los Cristianos. ( 2 Corintios 8: 7-8; 12-15).

La manera en que una persona da ofrendas para el Señor, es un reflejo de su condición espiritual. Aquellos que dan pobremente, demuestran tener poca fe y confianza en Dios quien es el que provee al creyente todo lo que les falta. (2 Corintios 9:1-2; 5-15)

El Diezmo era una obligación que fue impuesta al pueblo. Las ofrendas siempre han sido voluntarias. El ofrendar no es asunto no de obligación sino de fe, gratitud y reconocimiento de la grandeza de Dios. Cuando la Biblia menciona el diezmo por primera vez, no lo hace en referencia a la ley y al pueblo de Israel sino en referencia a Abraham, mucho antes de que el pueblo de Israel se formara como nación y que la Moisés recibiera la ley en el Monte Sinaí.

Abraham el padre de la fe y de los creyentes (Romanos 4) fue el primer ejemplo bíblico de un diezmador que dio su diezmo no a otro sino a Cristo mismo en la persona de Melquisedec (Génesis 14:18-20; Hebreos 7).

Los verdaderos creyentes deben de dar ‘el todo de todo’ , sus ganancias, dinero y tiempo para aquel quien ha sido hecho sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec, a Cristo por medio de su Iglesia (su cuerpo). Nosotros los creyentes somos hijos de Abraham por medio de la fe y como tal debemos seguir el ejemplo de Abraham en ‘dar de todo lo que poseemos’ el diezmo a Dios (Gálatas 3:6-8).

Cuando los creyentes dan de todo corazón, sin opresión, no por necesidad o compulsivamente, no por obligación demuestran que VERDADERAMENTE son hijos de Abraham por medio de la fe.

Las ofrendas y/ o diezmos no son ni deben ser nunca medios para comprar posición ni favor dentro de la Iglesia. Es cierto que las ofrendas son una manera de conocer la espiritualidad de los cristianos pero no por el simple hecho de que alguien dé sus ofrendas, le gana un lugar de mérito en la congregación.

Acerca de Carlos Díaz

Ver también

Mensajes Cristianos.. Rios de agua viva

El autor supremo de la Fe

Estudios Biblicos.. la clave para ser grande ante Dios es la fe; la persona que realmente cree en Dios es grande ante su ojos. La clave para cualquiera...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *