Inicio / Estudios Biblicos / Apocalipsis – LECCIÓN 4

Apocalipsis – LECCIÓN 4

Estudio Biblico | Apocalipsis

Desde Apocalipsis 8:1 hasta Apocalipsis 11:15

  • El Séptimo sello.
  • Las trompetas.
  • El ángel con el librito.
  • Los dos testigos.

Repaso de a lección anterior.

Cuando se abrió el séptimo sello (Apocalipsis 8:1-5) se hizo silencio por media hora. No era el fin de los juicios de Dios, sino el silencio que precede a la tormenta. Es la 2ª mitad del Apocalipsis; la gran tribulación lo que se está preparando.

Anuncios

“Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. 2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas. 3 Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 4 Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. 5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto.” Apocalipsis 8:1-5

Se le dieron trompetas a 7 ángeles. En la antigüedad se hacían sonar trompetas al comienzo de los juicios o ejecución de los castigos. (Josué 6:13-16 y Sofonías 1:14-16). Se cree que pueden ser los 7 arcángeles los que suenan las trompetas. Se conocen sus nombres combinando la Biblia (Daniel, Lucas, Apocalipsis, Esdras) y los apócrifos (Tobías y Henoc).

Antes de comenzar a tocar las trompetas, vino otro ángel con un incensario de oro, dispuesto a cumplir con las misiones del sumo sacerdote en el “día de la expiación” o “Yom Kippur”. A este ángel le es dado incienso como en la antigüedad hacía Araón en ese día.

“Después tomará un incensario lleno de brasas de fuego del altar de delante de Jehová, y sus puños llenos del perfume aromático molido, y lo llevará detrás del velo. Y pondrá el perfume sobre el fuego delante de Jehová, y la nube del perfume cubrirá el propiciatorio que está sobre el testimonio, para que no muera.” Levíticos 16:12-13

El sacerdote debía tomar las brasas del altar del holocausto, entrar en el lugar santísimo, colocarlas en el suelo y espacir el incienso sobre ellas, con lo cual llenaba toda la estancia de humo aromático. Los sacrificios que habían tenido lugar fuera, tenías su reflejo en el lugar santísimo al llenarse la estancia de humo. Este ángel añade incienso a las oraciones de los santos, que ya están en la presencia de Dios, y el humo llena también el trono de Dios en el cielo. Las oraciones corresponden a los creyentes que están sufriendo en la tribulación. Estos creyentes de la tribulación, le piden a Dios que acabe todo cuanto antes y apresure su venida.

La acción de Dios es inmediata en respuesta a estas oraciones. El ángel toma fuego del altar y lo arroja a la tierra, y el juicio de Dios cae sobre la tierra y la humanidad malvada, como ocurrió con Sodoma y Gomorra. Y se escuchan truenos, voces y se ven relámpagos, y tiene lugar un terremoto. Es la manifestación de la presencia de Dios que ocurrió en el monte Sinaí “truenos y relámpagos, una espesa nube y sonido de bocina muy fuerte”. El propio Moisés exclamó “estoy espantado y temblando”.

Y los 7 ángeles que tenían las trompetas se disponen a tocarlas

Anuncios

Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. 7 El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde. 8 El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. 9 Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida. 10 El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. 11 Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas. 12 El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche. 13 Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: !!Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!Apocalipsis 8:6-13

La primera trompeta trajo al mundo una tormenta terrible, con granizo y sangre juntamente con relámpagos ardientes que parecían fuego mezclado con granizo. Una tormenta similar tuvo lugar en Egipto.

Y Jehová dijo a Moisés: Extiende tu mano hacia el cielo, para que venga granizo en toda la tierra de Egipto sobre los hombres, y sobre las bestias, y sobre toda la hierba del campo en el país de Egipto. 23 Y Moisés extendió su vara hacia el cielo, y Jehová hizo tronar y granizar, y el fuego se descargó sobre la tierra; y Jehová hizo llover granizo sobre la tierra de Egipto. 24 Hubo, pues, granizo, y fuego mezclado con el granizo, tan grande, cual nunca hubo en toda la tierra de Egipto desde que fue habitada. 25 Y aquel granizo hirió en toda la tierra de Egipto todo lo que estaba en el campo, así hombres como bestias; asimismo destrozó el granizo toda la hierba del campo, y desgajó todos los árboles del país. 26 Solamente en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo.” Éxodo 9:22-26

No sabemos de donde sale la sangre mezclada con el granizo. Hay quienes piensan que puede ser de personas y animales que mata y que el fuerte viento favorece que parezca ensangrentado. Esta trompeta destruye la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde. La segunda trompeta trajo otra aflicción; una gran montaña ardiendo con fuego fue precipitada en el mar. Seguramente la caída de un gran meteoro en el Mar Mediterráneo, porque en sus orillas se están llevando a cabo loe eventos del Apocalipsis. La caída del meteoro matará a la tercera parte de los seres vivientes del mar y la tercera parte de las naves, mientras que la tercera parte del agua se tornará en sangre como en Egipto.

Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra. 20 Y Moisés y Aarón hicieron como Jehová lo mandó; y alzando la vara golpeó las aguas que había en el río, en presencia de Faraón y de sus siervos; y todas las aguas que había en el río se convirtieron en sangre. 21 Asimismo los peces que había en el río murieron; y el río se corrompió, tanto que los egipcios no podían beber de él. Y hubo sangre por toda la tierra de Egipto.” Éxodo 7:19-21

Aún a pesar de todos estos juicios, como Faraón, los corazones de las personas se endurecerán porque la propaganda del anticristo los convencerá. La tercera trompeta hizo que cayera una estrella ardiendo. Seguramente un cometa. La masa gaseosa del cometa se disolverá en la tercera parte de las aguas, río y lagos y esta se convertirá en amarga (ajenjo) y venenosa, lo que producirá la muerte de los hombres.

Anuncios

El mundo se encontrará sediento.

La cuarta trompeta herirá la tercera parte del sol, la luna y las estrellas. Esto es el cumplimiento de las profecías de Jesús anunciando su Segunda Venida:

Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.” (Lucas 21:15-16)

En este momento, un ángel vuela por el medio del cielo diciendo “Ay de los que moran en la tierra a causa de los otros toques de trompeta” (Primer Ay). Han pasado 4 castigos terribles en los que muchos habitantes de la tierra, animales y naturaleza han muerto. Hasta ahora, las 4 primeras trompetas afectaban a la naturaleza. Ahora van a afectar directamente al hombre, que es atacado por fuerzas espirituales diabólicas.

El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. 2 Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra. 4 Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes. 5 Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. 6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos. 7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas; 8 tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones; 9 tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; 10 tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses. 11 Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión Apocalipsis 9:1-11

El toque de la 5ª trompeta trae consigo la apertura del “pozo del abismo” de donde salen unas criaturas de aspecto aterrador y capacidad mortífera. Juan vio una estrella, expresión que se usa para designar a un ser inteligente, como ocurre en Apocalipsis 1:20. No es otro que el propio Satanás. La expresión “que cayó del cielo a la tierra” implica en el original que el vidente no vio una estrella en el momento de caer del cielo a la tierra, sino una estrella que ya había caído.

“Y se le dio la llave del pozo del abismo”. Da a entender que tiene autoridad delegada para abrirlo. En el versículo 11, se le identifica como el “rey”, y se le llama “Abadán” en Hebreo y “Apolión” en Griego, que significa “destructor”. El término abismo se usa en el N.T. para designar:

  • (1) La habitación de los demonios,
  • (2) la prisión donde Satanás es retenido por 1000 años,
  • (3) La habitación de la Bestia, y
  • (4) el Reino de Abadón.

En definitiva, el término “pozo del abismo” es un lugar temporal de “detención” de los ángeles malignos y su Rey, Satanás. El destino final de todos ellos será el lago que arde en fuego y azufre. Al abrirlo, sale un humo negro que llenó la atmósfera y opacó el sol y el aire. Esto podría ser la explosión de un volcán. 

Acerca de Abel Méndez

Ver también

Mensajes Cristianos.. Rios de agua viva

El autor supremo de la Fe

Estudios Biblicos.. la clave para ser grande ante Dios es la fe; la persona que realmente cree en Dios es grande ante su ojos. La clave para cualquiera...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *