Inicio / Estudios Biblicos / Visión Profética

Visión Profética

Estudios Biblicos – Predicas Cristianas

Propósito: Entender que la iglesia debe seguir el modelo dado por Jesucristo para su edificación y crecimiento, sustentado en cinco dones especiales siendo la profecía uno de ellos.

I. EFESIOS 4: EL MINISTERIO QUÍNTUPLE

Analicemos por un momento Ef. 4:8, 11-13:

“Por lo cual dice: subiendo a lo alto llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres… y Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros. A fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”.

Anuncios

Cinco dones: Luego que “subió a lo alto”, o sea luego de ascender dio dones por medio de la manifestación de Su Santo Espíritu. Muchos creyentes y estudiosos de la Palabra seleccionan la lista de los dones que aparecen en el Nuevo Testamento y juzgan cuáles son para este tiempo y cuáles no. Pero la Biblia me enseña que todos ellos, fueron dados a los hombres, a su pueblo después de la ascensión de nuestro Mesías.

Constituidos por Jesucristo: Sigue diciendo “Que Él mismo constituyó…”, o sea Jesucristo mismo estableció cinco dones muy especiales, ahora bien, ¿Por qué razón se ha tenido tanto problema con los dos primeros y no con los otros tres? Si Dios no hubiese establecido apóstoles y profetas para este tiempo pues simplemente hubiese nombrado los tres últimos y listo, pero a Jesús le pareció, por su Soberanía nombrar cinco dones muy especiales para el crecimiento de la Iglesia. Si no hubiese sido necesario alguno de ellos pues Dios simplemente no los nombra o lo hubiese explicado más adelante: Si hoy día hay pastores, evangelistas y maestros ¿Por qué razón no pueden haber apóstoles y profetas?

Propósito de los cinco: Cada uno de estos ministerios fueron dados para perfeccionar al pueblo de Dios, “a sus santos”, para la obra del ministerio, para así edificar el Cuerpo de Cristo, y esto incluye a los apóstoles y a los profetas, ministerios muy juzgados hoy día (y lamentablemente muchas veces con razón).

Tiempo de funcionamiento: Estos cinco dones especiales dados a la Iglesia fueron asignados “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”, y aún estamos en ese proceso, por tanto, aún no es tiempo que desaparezcan. Sólo Dios sabe hasta cuándo funcionaremos bajo su modelo.

Apóstoles y profetas del Nuevo Testamento: Ciertamente la Biblia da un sitio muy especial a los doce apóstoles, incluso los llama “Los apóstoles del Cordero” (Apocalipsis 21:14) y describe honores especiales para ellos dados por Dios. Pero aun así hay referencias bíblicas en el Nuevo Testamento de otros apóstoles y profetas (Apóstoles: Bernabé y Pablo, Hechos 14:14; Jacobo, el hermano del Señor, Gálatas 1:19; 1 Co. 15:7; Silvano y Timoteo, 1ªTesalonicenses 1:1 y 2:6; Apolos, 1 Corintios 4:6-9; Epafrodito, Filipenses 2:25; importante saber que la palabra “mensajero” escrita en estos versículos es la misma palabra griega traducida como “apóstol” en otras partes de la Biblia. Profetas: Agabo Hechos 11:27-28 y 21:10; Profetas de Antioquía Hechos 13:1-2; Judas y Silas Hechos 15:32).

Es necesario entender que la Iglesia debe crecer bajo el orden establecido en la Palabra, reconociendo el honor de los ministerios y los ministros pero a la vez con la humildad y principalmente con el propósito claro, así debe ser edificada bajo el lineamiento dado por el mismo Señor Jesucristo y no perder de vista que dicho crecimiento es “sobre el fundamento dejado por los apóstoles y los profetas, siendo la piedra principal Jesucristo”, es decir, por la palabra enseñada por los apóstoles del Cordero (Efesios 2:20).

II. PROFETAS Y PROFECÍAS EN EL NUEVO TESTAMENTO

Anuncios

Muchas corrientes enseñan que los profetas fueron designados sólo durante el Antiguo Testamento y que en el Nuevo Testamento ya dejaron de existir, pues bien, analicemos con base en el Nuevo Testamento:

Profetas como don especial: Existen varias citas que evidencian el don de profecía como una manifestación de la sobrenaturalidad del Espíritu 1 Corintios 12:28-29; Efesios 4:11; Hechos 11:27; Hechos 13:1; Hechos 15:32.

Profetas que ejercieron su ministerio en la época neotestamentaria:

Hechos 11:27-28: Un grupo de profetas se trasladan desde Jerusalén hasta Antioquía y uno de ellos llamado Agabo profetiza un hambre para Judea, los hermanos se preparan y así ocurre el hecho profetizado.

Hechos 21:10: Agabo vuelve a profetizar en este caso refiriéndose a Pablo acerca de un hecho futuro que le acontecería.

Hechos 13:1-2: En la Iglesia de Antioquía habían profetas que hablaban por la unción del Espíritu.

Anuncios

Hechos 15:32: Judas y Silas también eran profetas.

Pautas dadas a los profetas para ejercer su ministerio en la Iglesia: Para que el ministerio sea ejercido bajo la pauta bíblica, hay una serie de instrucciones que deben tomarse en cuenta:

1 Corintios 14:3-4: Explica que el propósito de las profecías es para la edificación, exhortación y consolación del creyente y de la iglesia.

1 Corintios 14:29,33: Describe el orden y sujeción que deben tener los profetas al hablar a la Iglesia: por turno, no todos a la vez; la profecía debe ser juzgada; y el profeta tiene el control del don y les recuerda a los profetas que Dios no es Dios de confusión o desorden sino de paz.

III. EL PROFETA Y LA PALABRA PROFÉTICA

El profeta: Un profeta es una persona que comunica, por inspiración de Dios, mensajes dirigidos a otros. El mensaje puede referirse a situaciones presentes o futuras. En el Antiguo Testamento se les llamaba “varón de Dios”, “profeta” o “vidente”. El profeta representa a Dios delante del pueblo mientras que el sacerdote representaba al pueblo delante de Dios.

Profeta es un llamado especial de parte de Dios y está ligado al ministerio quíntuple de Efesios 4:11. El Señor Jesucristo constituyó los profetas como parte del equipo para la edificación de su Iglesia. El ministerio profético trae palabra de fe al pueblo, hay revelación, exhortación, consuelo, edificación y dirección (Isaías 30:21 “Este es el camino…”).

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Una respuesta a los Testigos de Jehová

Estudios Biblicos.. Al negar la doctrina de la deidad de Jesucristo, los Testigos de Jehová se han alejado de Dios.  Esa es la razón por la cual se han...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *