Inicio / Estudios Biblicos / ¿Qué Fue Lo Que Se Enclavo En La Cruz? Parte II

¿Qué Fue Lo Que Se Enclavo En La Cruz? Parte II

Lectura bíblica: Hechos 10:28-35.

Texto de memoria: “El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros siendo muertos a los pecados, vivamos a la justicia: por la herida del cual habéis sido sanados” 1ª Pedro 2:24.

COMENTARIO

Continuando con nuestro estudio, el siguiente punto a estudiar es, el que está relacionado con las palabras que le dijo el apóstol Pedro a Cornelio: “…Vosotros sabéis que es abominable a un varón Judío juntarse o allegarse a extranjero;…” Hechos 10:28. Éste decreto también fue enclavado en la cruz.

Anuncios

Es posible que esta ordenanza sea de la invención de Shamai, de aquellas 18 que estaban en conformidad a sus ideales (comparar Lucas 11:46). Al morir Hillel (entre los años 10 y 20, E.C.), Shamai ocupó el cargo de presidente sin que tuviera un vicepresidente de la minoría. Tomando el control absoluto, aprobó 18 ordenanzas. Según el Talmud, en tratado de Shabat 17a, dice: “El día que aprobó una ordenanza contraria al pensamiento de Hillel, ese día fue tan nefasto para Israel como el día en que el becerro de oro fue hecho”.

En el Antiguo Testamento, no existe ningún mandamiento o decreto que prohibiera acercarse a un gentil, o que se le impidiera entrar a la casa de algún judío por falta de pureza, solo por ser un gentil. De manera que una de las medidas que debía de tomar la iglesia era eliminar, erradicando todas las leyes rabínicas racistas, prejuiciosas y hostiles respecto al trato con los gentiles. Pedro conocía a la perfección esta ley y algunas veces la practicaba; de aquí que haya sido censurado por el mismo apóstol Pablo, al grado de que le haya dicho, que eso que hacía, “era de condenar” Gálatas 2:11-15.

El mejor ejemplo a seguir, en cuanto al trato con los gentiles, publicanos y samaritanos lo tenemos en Jesús, el cual nunca se sometió a los dogmas tradicionalistas de los ancianos de Israel. Ésta actitud del Maestro, provocó la rabia de las autoridades religiosas rabínicas, pues estaba prohibido el trato con ellos Mateo 9:10-11; Mateo 8:5-13. El gesto de Jesús, de comer con publicanos y pecadores, significaba dar el mismo trato que se le da a un hermano, a una familia; y esto lo logró, cuando derribó “la pared de separación”, justamente cuando él fue clavado en la cruz Efesios 2:16.

En los días de Jesús, los publicanos, meretrices, samaritanos y demás, formaban el grupo de los excluidos, de los rechazados, que algunos por causa de sus ocupaciones cotidianas, y otros por causa de sus pecados, y otros, solo por ser gentiles, o porque tienen una doctrina diferente, eran humillados y despreciados; dijo, Richard Niell Donovan: “Es posible que no critiquemos a pecadores tanto como lo hacen los cristianos de hoy…con quien no nos sentimos cómodos. Reservamos nuestro veneno más fuerte para hermanos y hermanas cuyos pensamientos difieren de los nuestros”.

El judaísmo de Shamai se consideró, el único pueblo puro y ligado al Eterno Hechos 11:3. Para ellos “Solo los israelitas de origen legítimo formaban el auténtico Israel; se excluía de este auténtico núcleo…a todas las familias en cuyo origen se podía constatar una mancha” Juan 18:28; (Jerusalem en tiempos de Jesús, por Jeremías Joachim). Los samaritanos eran considerados paganos al mimo nivel que los gentiles; de esto da testimonio la Mishna diciendo: “Las casas de los gentiles (incluso dentro de Israel son impuras) Oholot 18:7.

No fueron los “decretos rabínicos” lo único que se clavó en la cruz. Con la muerte de Jesús, el judío y nosotros los gentiles no tan solo fuimos librados de las “cargas pesadas” Mateo 23:4; o del “yugo de servidumbre” Hechos 15:10; lo cual es ya un logro maravilloso: sino aun hubo algo mejor, pues la obra más grande que pudo haber logrado nuestro señor y salvador Cristo Jesús, es habernos librados (Gálatas 1:4) de los pecados pasados, que también formaban una barrera entre el Eterno y nosotros 1ª Corintios 15:3; Hebreos 9:26.

Según lo que dice el apóstol Pedro, todos nuestros pecados fueron puestos en el cuerpo de nuestro señor Jesucristo, cuando fue clavado en el madero (texto de memoria), dando a entender con esto que nuestros pecados pasados, fueron clavados juntamente con él en la cruz 1ª Corintios 3:25. El sacrificio de Jesús fue uno y único, pues en él se agotaron todos los pecados pasados de muchos Hebreos 9:28. Y no tan solo por los pecados de aquellos que vivieron en sus días, “…sino también por los de todo el mundo” 1ª Juan 2:22.

Anuncios

Acerca de Dan Jimenez

Ver también

Mensajes Cristianos.. Rios de agua viva

El autor supremo de la Fe

Estudios Biblicos.. la clave para ser grande ante Dios es la fe; la persona que realmente cree en Dios es grande ante su ojos. La clave para cualquiera...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *