Fundamentados en la Roca .. Parte III

Estudios Biblicos… Predicas Cristianas

En el capítulo 8 del libro de los Romanos versos 9 al 11 leemos lo siguiente:

“Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.”

En este punto has declarado que ya no quieres vivir según los viejos rudimentos del hombre mortal que se hallaba muerto en el pecado, sino que quieres vivir. Pues bien, esa nueva manera de vivir es la del Espíritu y no necesitas convertirte en fantasma para que tu espíritu reviva delante de Dios; lo que necesitas es que Dios se apodere de tu espíritu, y ¿cómo logras eso? Dándole cabida a Dios para que tome el control de tu revivido espíritu, tal y como lo refirió Jesús a Nicodemo.

Tener el Espíritu Santo de Dios es más que una experiencia sobrenatural es también un sello prometido. Lea por favor la epístola a los Efesios en el capítulo 4 verso 30 que dice así:

“y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”

La palabra de Dios nos enseña y también nos ha advertido acerca de la Segunda Venida de Cristo y del arrebatamiento de la iglesia y que uno de los requisitos distintivos para todo aquel que desee ser levantado con Cristo en las nubes (bien porque durmió en Cristo y fue despertado por la trompeta o porque fue transformado en cuerpo no corruptible) y vivir con él por la eternidad es tener el Sello de su Espíritu Santo.

Anuncios

Del mismo modo, que entrar a un concierto o a un campamento requiere no sólo que hayas pagado la entrada sino que tengas el sello, banda o brazalete que te identifique como parte del evento para que puedas tener acceso, así de importante es para ti y para mí, tener el Espíritu Santo de Dios en nuestras vidas. Es nuestro sello de que somos de Dios y de que podemos entrar al reino de los cielos. Porque escrito está: “Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”

Cristo pagó por nosotros la entrada al cielo y su Espíritu es como el código de barras que necesitamos para ser reconocidos como dignos de ser levantados, transformados y heredar lo que Dios ha preparado a todos aquellos que creen en él.

Para heredar el reino de los cielos, necesitamos el Espíritu Santo de Dios en nuestras vidas, pues así está indicado en 2 Corintios capítulo 1 verso 22:

“el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.”

La palabra de Dios nos dice en el libro de Apocalipsis que las bodas del Cordero serán celebradas en el cielo entre Dios y la iglesia (¿eres parte de la iglesia?), y como en toda boda que se respete debe estar presentes las arras.

Según el diccionario, las arras son las monedas que se entregan durante el acto del matrimonio entre el esposo y la esposa para formalizar dicho acto. Como novio, el Señor ha otorgado esas arras a su iglesia a través del Espíritu Santo, ¿Vas a quedarte sin esa pieza tan importante del contrato nupcial?

El Espíritu Santo de Dios es de suma importancia para la vida de un cristiano, es su bebida para fortalecer el espíritu y resistir el diario batallar contra las huestes de maldad.

“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.” (1 Corintios 10: 1 – 4)

Si la palabra de Dios es el pan de vida que alimenta nuestras almas, entonces su Espíritu es nuestra bebida que no nos permitirá tener sed jamás (Juan 4:13 y 14; 7:37 – 39). Esto es, no anhelar nuevamente lo que el mundo con sus deseos, tentaciones y pecados tiene para ofrecernos y regresarnos a la condición de muertos espirituales.

Anuncios

Hay bebidas que refrescan y otras que energizan, la bebida particular que Dios nos da a través de su Santo Espíritu nos da poder.

“pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8)

No es tu fuerza de voluntad, ni tus conocimientos, ni tu dinero el que dará la pelea contra el enemigo, sino el poder del Espíritu Santo de Dios (Zacarías 4:6). ¿Quieres ganar la pelea? Deja que el Espíritu Santo de Dios que mora en ti, haga la obra, porque no se trata de tu batalla ni tampoco de tu gloria sino de la gloria de Dios.

El Espíritu Santo de Dios es nuestro guía (Juan 16:13 y 14) y nuestro Consolador (Juan 14:26). Lo que de parte de Dios necesite ser revelado o la orientación que necesites en tu nueva vida, el Espíritu Santo será quien te la dé.

Ahora bien, una pregunta importante hasta aquí sería: ¿Cómo sé yo que el Espíritu Santo de Dios está en mí? Porque leímos al comienzo de esta parte en el capítulo 8 de Romanos que si no teníamos el Espíritu de Dios no éramos de él, así que, se pueden leer dos cosas en este punto:

1) Se puede tener el Espíritu de Dios o el de alguien más. Un recipiente vacío se presta para ser llenado por cualquier cosa (Mateo 12:43 – 45). Una nueva criatura también. En Dios, o tienes su Espíritu o tienes el del diablo. O eres de la luz o estás en tinieblas. O eres carnal o eres espiritual. No se aceptan medias tintas (Apocalipsis 3:15 y 16)

2) Necesitas evidencia de tener el Espíritu en ti.

Anuncios

Cuando un bebé nace llora. No se trata de un canto de palabras que compongan un idioma con sintaxis, semántica y un profundo estudio que puedan evaluar los lingüistas. Se trata de llanto, puro y genuino, y es en sí mismo un lenguaje universal, que conlleva una particular interpretación.

Cuando el hombre común nace de nuevo, tanto de agua como de Espíritu, sigue el mismo proceso terrenal del nacimiento; sólo que esta vez, lo que se busca es el nacimiento de un hombre espiritual.

En tal sentido, lo que sigue a romper fuente y pasar por el bautismo en agua, es el llanto que le dice al mundo y a todo pulmón, que ese nuevo ser, está vivo.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas un central de sermones cristianos dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos.

Ver también

Devocionales Cristianos - La alabanza y la música

Alabanzas espirituales

Estudio Biblico, ¿qué es la alabanza espiritual? Hoy veremos el tema de la descripción de la alabanza espiritual y la profundidad de la alabanza espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *