Inicio / Estudios Biblicos / La mayordomía para la Bendición

La mayordomía para la Bendición

Estudios Biblicos… Predicas Cristianas

Texto Biblico: 2ª Pedro 1:3-11

El principio de la bendición está determinado, de que seamos buenos administradores ante Dios. Entendiendo que la administración no se limita al dinero. La administración se ajusta y abarca todo lo que tenga relación con el hombre.

En el Evangelio de Lucas, nos da un ejemplo de la buena administración, el texto dice: “Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su Señor pondrá sobre su casa, para que a su tiempo le dé su ración? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su Señor venga le halle haciendo así, en verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes.” Lucas 12:42-44.

Administrar es: El arte de gobernar, dirigir, gerencial, cuidar,

Anuncios

La buena administración trae como resultado la economía. La economía indica: Reservar, mantener, guardar, propiamente economizar. El no ser un buen administrador ante Dios, hace que entremos en la malversación, lo cual es aborrecido por Dios.

El término “Administrador”, viene del griego “Oikonomia”, que la mejor traducción al español es “mayordomo.”

En 1ª Corintios 4:2, dice: “Ahora bien, se requiere de los administradores (mayordomo), que cada uno sea hallado fiel.”

Tito 1:7, dice: “Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios.”

Mayordomo: Es aquel que administra y cuida posesiones que no son de su propiedad, recursos que le fueron confiados para cumplir los propósitos de su amo.

El dueño de los bienes puede depender de un mayordomo consciente que conoce la responsabilidad que conlleva la mayordomía. Para el amo, la calidad de su mayordomía es más importante que la cantidad de bienes que se le confía.

Por esta causa, para Dios como el amo de los bienes del Reino, está más interesado en el carácter y los motivos del mayordomo que en los bienes que se le entregan para administrar, porque de esto depende su fidelidad.

Nuestro carácter como “Mayordomo” es lo que determina cuan útiles podemos ser en las cosas que nos han sido confiadas y la responsabilidad que asumamos ante los bienes que se nos entregan. Un carácter adecuado y bien formado en línea de la responsabilidad, está estrictamente relacionado con el ser útil y ser fiel a su Señor.

Cuando un creyente tiene el carácter ajustado a la responsabilidad conllevándolo a la: Seriedad, el respeto, la consideración, el esfuerzo, la abstinencia, el compromiso, la dedicación, la constancia, la abnegación; siempre en su mayordomía será aprobada por Dios, y por ende, seguirá recibiendo de Él sus recursos y bienes sin medidas, sintiéndose Dios orgulloso de su mayordomía, escuchando los elogios de su señor cuando le diga: “…: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré…” Mateo25:21.

Anuncios

Hay áreas que un mayordomo debe administrar con excelencia, antes de recibir los recursos de Dios:

Lo primero que un ser debe administrar para ser un buen mayordomo, es su propia vida que indica su ser su existir.

En Génesis 2:15.17, aparece este principio. Después que Dios le confió al hombre la administración del huerto y las propiedades que había en él, les dijo encarecidamente que guardarán su vida, de esto dependía la administración del Edén.

El que un ser tenga dominio propio, es la virtud más grande que tiene para dominar y administrar las demás cosas.

El término “Dominio propio” viene del Griego “Enkrateia” tiene que ver con la fuerza de voluntad.

El tener “Dominio propio” se conoce como el poder controlador de la voluntad bajo las operaciones del Espíritu Santo. Hechos. 24:25.

Anuncios

El “Dominio Propio”: Está en someterse a la voluntad de Dios a favor de sus demandas que están reveladas en su palabra 2ª Pedro 1: 3.9.

El “Dominio Propio”: Tiene que ver con el sometimiento del carácter y de los deseos carnales. Es el nivel de disciplina que tiene la persona evitando que la vida se desmorone; tiene que ver con uno que se retiene por dentro, (Tito.1:8) es tener cuidado de uno mismo 1ª Timoteo 4:16.

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismoTito 1:5.8.

Esto manda y enseña. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. Ten cuidado de ti mismo…”1ª Timoteo 4:11.16.

El “Dominio Propio”: Es La fuerza de la voluntad que un ser tiene para tomar decisiones sabias y dar pasos firmes y concretos. Si no tenemos dominio sobre nuestra propia vida, y no sabemos administrarnos a nosotros mismos, nunca podremos administrar los recursos de Dios.

Nunca olvides, que somos nosotros los llamados a renunciar a los deseos carnales, Dios no lo va hacer por nosotros. Nunca le pidas a Dios que te quite lo que tú tienes que dejar, ten Dominio propio sobre ti mismo, y serás un triunfador en la vida.

Acerca de josebriceno77@hotmail.com

Director presidente del ministerio de la formación y la evangelización "Jesús Soberano Señor".

Ver también

Bosquejos Biblicos - Ser lleno del Espíritu Santo

La importancia del Espíritu Santo

Estudios Biblicos.. Jesús les ordeno que no se movieran hasta que recibieran el Espíritu Santo y que recibirían poder, Él ya les había enseñado a sanar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *