Inicio / Estudios Biblicos / Cristo, la Ley y la Gracia – Parte I

Cristo, la Ley y la Gracia – Parte I

Estudios Biblicos… Estudio Biblico

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo…” Hebreos 1:1

Dios siempre se ha comunicado con los hombres, y lo sigue haciendo hoy día, no ha variado en ello para nada ya que el cambio en Él es imposible siendo que es inmutable.

Entre las muchas maneras que habló, además de los sueños y visiones y de los muchos profetas enviados, sobresale el haber hablado directamente con los israelitas desde el Sinaí en la promulgación de la ley de los Diez Mandamientos.

Únicamente ha distinguido en su forma de hablar el concederle toda autoridad a su hijo Jesucristo para hablar en su nombre; pero no del mismo modo usado con los profetas bajo el viejo convenio, el de la ley. Jesús jamás habló como ellos: “El Señor dice…”; sino con una autoridad mayor: “…Yo os digo”, “…Un mandamiento nuevo os doy”, “…Toda autoridad me ha sido dada…”.

Pero en esta ocasión Jesús no nos trajo la palabra de Dios; ¡Él era la Palabra de Dios hecha carne!, cuando Jesús hablaba, Dios mismo hablaba; por eso los judíos no podían entender por qué mencionaba a Abraham como si le hubiera conocido siendo que tenía menos de 50 años (juan capítulo 8).

Asimismo de que había descendido del Cielo, que era uno con Dios o de llamarse Hijo de Dios; que a los ojos de aquellos judíos equivalía a ser como Dios, razón por lo cual a ellos él sonaba como un endemoniado o blasfemo, pero él hablaba con verdad porque Dios estaba en Cristo reconciliando consigo mismo al mundo pues ciertamente El Padre moraba en Jesucristo, era Dios quien hablaba y Jesús era mucho más que un mensajero o profeta, era su Templo.

Tampoco trajo consigo una nueva revelación, simplemente le dio cumplimiento a las muchas promesas hechas por Dios en La Ley y Los Profetas quienes ya habían anunciado la Gracia que vendría; pensar lo contrario sería quitarle a las escrituras su carácter mesiánico y la utilidad de La Ley de haber sido sombra y figura de lo que ha llegado bajo el Nuevo Pacto. “ No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.” Mateo 5:17.

De igual manera Cristo le dio al pueblo judío, la mejor exposición y explicación de la Ley, El Sermón del Monte, este es sin lugar a dudas la mejor interpretación del contenido de lo dicho por Dios en ese lugar, Jesús convalidó y enalteció la autoridad de la Ley de Dios dada a Moisés, nunca la quebrantó, y advirtió de las consecuencias de llamar pequeño a cualquier mandamiento allí contenido, esto es equivalente a hablar de la utilidad de esta ley aun en sus pequeñeces.

Pero la ley no quedaría para siempre porque Dios ya había anunciado la llegada de un nuevo convenio con el pueblo heredero de las promesas hechas a Abraham.,

“…Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo…Jeremías 31:33

Por eso Jesús, que “nació de mujer y bajo la ley” comunicó poco sobre lo que vendría y regiría una vez llegada La Nueva Alianza; tal papel fue asignado por Dios para que lo hicieran los discípulos suyos comisionados por él, a quienes llamó Apóstoles.

Su papel fundamental consistiría en dar a luz a este pacto, este pacto fue institucionalizado por él en la copa y el pan de aquella Santa Cena cuando dijo: “…Esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; y esta es la copa del Nuevo Pacto en mi sangre que por ustedes es derramada…” 1 Corintios 11:23-25, de esta manera exacta entró en vigencia el nuevo convenio a partir de la cruz.

Ante esta realidad, nos vemos impulsados a afinar algunos aspectos siempre pasados por alto:

• Que las dos tablas de la ley resultan ser los primeros escritos inspirados.
• Que el término “testamento” es inadecuado para referirnos a los 2 convenios Divinos.
• El mundo ha estado bajo 3 leyes: la Conciencia, la de Moisés y la del El Evangelio.
• La humanidad será juzgada según la ley en que cada quien vivió.
• La abolición del Antiguo Convenio no anula la autoridad de los Diez Mandamientos.
• Los pactos o convenios fueron hechos con el pueblo de Israel.
• Que Dios es el único que salva en ambos pactos.
• Que nunca pudo haber contradicción entre la Ley y la Gracia.
• Que Jesucristo fue y será el único ser humano en cumplir La Ley.
• Fue necesario que Jesús hubiera sido declarado maldito por sentencia de La Ley.
• Juan El Bautista y Jesucristo, son los dos últimos profetas bajo el Pacto de la Ley.
• Que el marco Jurídico vigente en los Evangelios fue el de la Ley de Moisés.
• Que el único libro histórico del Nuevo Pacto viene a resultar ser Hechos de los Apóstoles.
• El Nuevo Pacto llegó gracias a la muerte y resurrección de Jesucristo.
• La Iglesia se funda en Pentecostés con la llegada del Espíritu Santo.
• La justificación es básicamente el perdón de los pecados.
• Sin la justificación no hubiera llegado La Era del Espíritu.
• El Nuevo Pacto tiene vigencia Eterna.
• Que tenemos más mandamientos bajo el Nuevo Pacto que bajo el Antiguo.
• Bajo el Nuevo Pacto existe mayor responsabilidad ante Dios que bajo El Viejo Pacto.

Ahora bien, aunque nos resulta mucho más fácil sintetizar estas verdades que explicarlas, hallándonos imposibilitados de hacerlo lo suficientemente amplio, tenemos la responsabilidad de hacerlo por el solo hecho de presentarlas.

Es una verdad innegable que Dios no se contradice nunca ni falla cuando habla u ordena algo, siendo que tiene Sabiduría Infinita(siendo Él el origen y la sabiduría), la dificultad de comprender sus procedimientos esta solo en nosotros por causa de nuestra incredulidad y por no considerar que la revelación es progresiva.

La progresividad de la revelación hace que la Ley y la Gracia luzcan como contradictorias, pero no es posible distinguir lo singular de esta gracia como sobreabundante, sino aceptamos que el pecado abundó porque el propósito de la Ley era desentrañar el carácter pecaminoso de las trasgresiones a esta ley. La Gracia sin el telón de fondo de La Ley no se apreciaría igual.

Dios nunca pretendía salvar por la Ley y tampoco la Gracia salva en sí misma, solo Dios salva; a causa de la Ley Dios mostró su misericordia al pueblo, por causa de la Gracia Dios nos dio vida eterna, por tanto la gracia como la misericordia están localizadas es en Dios y en ninguna manera son sustanciadas ni infusas, sin embargo, fueron concertadas en Pactos pues Dios se obligó en ellos a sí mismo, de allí que entonces no exista contradicción entre la Gracia y La Ley, y ambas cohabitan en los propósitos Divinos.

¿Entonces por qué fue abolido el Antiguo Pacto de la Ley?

Lo fue porque el producto y la realidad cambiaron en la distinción de ambos convenios, la ley producía ira, de allí la necesidad de las ofrendas de paz, del sacerdocio y por supuesto del templo.

En la Gracia estando ya reconciliados por la ofrenda de Jesucristo a través de su cuerpo, el producto imperecedero es paz eterna, ya no es necesario el sacerdocio temporal humano, llegó el eterno sacerdocio de Cristo quien logro esta Paz, por eso se le llama al Nuevo Convenio: El Evangelio de la Paz.

Bajo La Ley mandaba la carne o el viejo hombre, bajo la gracia manda el Espíritu o nuevo hombre; en el primero, la muerte era la gran soberana; en el segundo, La Vida es Eterna.

En el afirmar de estas cosas nos vemos obligados a aclarar que lo que fue anulado, abrogado o prescribió no fue la vigencia de Los Diez Mandamientos, sino El Convenio Basado el ellos “Éxodo 34:27”, es decir, en las condiciones impuestas durante el tiempo en que tardaría en llegar la gran reforma que traería el Heredero de todo, con su obra perfecta de reconciliación y salvación:

“…ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas…” Hebreos 9:10.

Porque es imposible pensar que matar, robar, adulterar, mentir, codiciar, irreverenciar al Creador, el mofarse de Él, representándolo o adorando imágenes, en deshonrar su nombre y algún otro mandamiento del decálogo, dejaría de ser condenado por Dios en alguna otra circunstancia.

Los Diez Mandamientos en sí, tienen vigencia permanente en el mundo y constituyen en menor o mayor grado, la base de la moral, las leyes y las costumbres de la casi totalidad de las naciones y culturas del mundo.

Rechazamos asimismo, la idea que vino desde los tiempos de Tomas de Aquino de que de la Ley de Moisés fue abolida únicamente el ceremonial presente en ella, porque él enseñaba que la misma estaba estructurada en ley civil, moral y ceremonial.

Acerca de Predicas Biblicas

Predicas Biblicas. Portal cristiano dedicado a evangelizar a las naciones a través de predicas cristianas, estudios biblicos, y mensajes cristianos. Para incluir tu material en nuestro portal, crea una cuenta, ingresa a ella, y comienza publicar sermones cristianos, bosquejos para predicar, y cualquier otro material cristiano que edifique el Cuerpo de Cristo.

Ver también

Mensajes Cristianos.. Rios de agua viva

El autor supremo de la Fe

Estudios Biblicos.. la clave para ser grande ante Dios es la fe; la persona que realmente cree en Dios es grande ante su ojos. La clave para cualquiera...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *