Inicio / Estudios Biblicos / Débora: la líder inspirada por Dios

Débora: la líder inspirada por Dios

Estudios Biblicos | Predicas Cristianas

Texto Bíblico: Jueces 4; 5

Introducción:

Las mujeres desde las sociedades más antiguas hasta hoy en día han sido aisladas y relegadas por los ojos de algunos hombres, quienes no conocen ni les enseñaron el verdadero valor de una mujer.

Anuncios

La mujer desde tiempos muy lejanos ha desarrollado roles importantes en la historia e incluso han sido claves para la salvación del pueblo de Dios, los diferentes libros de la Biblia cuentan episodios donde se presentan mujeres de gran fe, quienes complementaron a los hombres que propagaron la Gloria de Dios.

Por ello en la palabra de Dios encontramos mujeres valientes que resultaron protagonistas de la salvación, entre ellas podemos mencionar a Rut, Naomí, y la reina Ester, pero en especial Dios nos mostró una mujer aguerrida, con mucha fe y con un liderazgo único que sorprendió en su época y aún nos sorprende hoy en día, esa mujer fue Débora.

Desarrollo:

Este relato comienza con los acontecimientos venideros después de la muerte de Josué, que trae consigo un momento oscuro para el pueblo de Israel, algunas tribus cayeron en hechos fatídicos como la adoración de dioses falsos y de figuras construidas con piedra y madera, olvidando al único Dios verdadero que los había liberado de la cruel esclavitud y que les cumplió con poder habitar en una deleitable tierra.

Los estudios bíblicos nos enseñan que ellos sabían que no debían adorar a otro Dios, que los dioses falsos eran tentaciones en las cuales no podían caer, pero desobedecieron y se desató la violencia, se dejaron confundir y empezaron a adorar a Baal el dios cananeo a quien sólo le pedían riquezas, mientras el verdadero pueblo de Israel adoraba a Jehová nuestro Dios quien sólo mira el corazón de los hombre, pero al ver la pérdida de tantos hijos y hermanos en esas luchas el pueblo de Israel pidió perdón a Dios y de nuevo clamaron por la salvación.

El Señor los escucho y por ello «Jehová levantó jueces que los librasen» (Jueces 2:16), estos jueces se convirtieron en líderes enviados por Dios que se encargarían de reestablecer la paz para el pueblo de Israel

Débora fue una Juez y Profetisa del pueblo de Israel, su historia se ubica en el libro de Jueces, donde se narran los relatos de líderes militares, en los cuales Débora se expone como la única Juez femenina, su historia ocurre durante la conquista de Canaán, momento en el cual el pueblo deja de ser nómada para convertirse en sedentario y las doce tribus de Israel se concentran en la Tierra Prometida, pero ellos no habitaban solos esa tierra, allí en Canaán vivían otras tribus, con diferentes culturas lo que hacía la convivencia de las tribus una situación muy difícil, esto por la divergencia religiosa, los problemas de territorio y de poder, lo cual desencadenaba en luchas violentas.

Anuncios

En virtud de esos problemas, las tribus de Israel debieron unirse para sumar fuerzas y entre todos escogían a un líder que se encargaría de enfrentar estratégicamente las batallas, a esos líderes se le llamaban Jueces.

Débora surge como Juez, quien sentada bajo una palmera se encargaba de resolver líos que le presentaban los israelitas, pero luego le correspondió enfrentar un duro momento, no era un problema cualquiera de convivencia, fue algo mucho peor, cuando el rey cananeo de Azor, Jabín, desplegó su poder y comenzó a someter al pueblo israelita, Débora muy angustiada decidió tomar parte en el asunto para defender a su pueblo, por ello habla con Barac para que él se encargue de dirigir las tropas contra Sisera, quien era el general de Jabín.

Pero para Barac no fue sencillo y sintió mucho temor por las tropas de Sisera y los carros de combate que comentaban que este tenía, así que condiciona a Débora indicándole que sólo aceptaría tal responsabilidad si ella lo seguía hasta en campo de batalla.

Ella pide mucho valor a Dios y por el coraje que le generaba salvar al pueblo de Dios decide acceder, aunque a su vez se le presenta una revelación en donde profetiza que Barac no logrará destruir a Sisera, sino que esa batalla la culminará otra mujer.

Los estudios bíblicos nos enseñan que la lucha se efectuó en el valle de Jezreel, se enfrentaron contra Sisera y los israelitas ganaron esa batalla, aunque Sisera logró escapar y se encubrió en la tienda de la mujer cananea Jael esposa de Heber, esa noche, cuando Sisera dormía agotado de la lucha acontecida esta mujer Jael le clavó en la sien un clavo y dejó sin vida al general cananeo.

Así se cumplió lo dicho por Débora, su profecía fue verificada, Jael acaba con Sisera y las tribus de Israel logran vivir en sana paz y felices los próximos 40 años. Siendo estas dos mujeres Débora con su gallardía y Jael con su determinación quienes libran al pueblo de Dios y resguardan la Tierra Prometida.

Anuncios

Así fue que Débora marca un papel decisivo y protagoniza la salvación del pueblo de Israel incluso dentro de sus palabras comenta: «Las aldeas quedaron abandonadas en Israel, habían decaído, hasta que yo Débora me levanté, me levanté como madre en Israel.» (Jueces 5:7).

Esta mujer llena de fe y fortaleza divina sembrada por el poder de Dios, fue quien despertó la esperanza y convicción de Barac para poder luchar contra Sisera y sus tropas, quien mediante Jabín oprimían a los israelitas, creyendo Barac en la profecía de Débora y en el poder de la palabra de Dios.

Los estudios bíblicos nos revelan que nunca antes había aparecido tal liderazgo en una mujer como sucedió con Débora, y esta historia debemos llevarla al plano actual, a los hechos de hoy en día, debemos reflexionar en cómo influye un buen liderazgo en la vida de la sociedad.

Desafortunadamente hoy vemos hombres y mujeres que usan su liderazgo para ofender a Dios, líderes corruptos, paganos, inmorales, que no les importa el bienestar de su pueblo ni de la gente, sino que sólo se enfocan en personalidades egoístas que no son capaces de ver las verdaderas necesidades del pueblo y que lo alejan de Dios nuestro único salvador.

Esta gloriosa historia de fe que el Señor nos regaló en su palabra, expresa como el pueblo israelita pese a que sabían que no podían caer en tentación de idolatrar a dioses falsos para pedirles riqueza, eran tentados por las tribus de Canaán ya que el infortunio de sus líderes hacían confundir al pueblo, sólo con líderes como Débora se puede proteger y guiar a un pueblo, debemos buscar líderes apegados a la fe de Dios que tengan el valor de enfrentarse a cualquier instigación o incitación pagana o corrupta, líderes que respeten y valoren a sus seguidores.

También esta historia nos muestra como Dios pese a las ofensas del hombre irracional nunca abandona su rebaño, nunca abandona a su pueblo, por eso elevemos al Señor las plegarias para que ilumine a todos los líderes actuales y que nunca los deje caer en perturbación alguna e ilumine al pueblo a reconocer los buenos líderes. En la actualidad, han surgido muchos liderazgos femeninos que nos recuerda a Débora, quien fue una líder inesperada, pues en aquellos tiempos las mujeres no cumplían rol de liderazgo frente a las batallas.

Conclusión:

Dios nos llama a ser líderes en el momento menos esperado, así que mujeres muestren el talento necesario para asumir nuevos roles sociales como lo hizo Débora, siempre comprometiendo ese talento y liderazgo en el servicio eterno al Señor nuestro Dios, para que logremos disfrutar del Reino de Dios y sus bendiciones.

Que nadie subestime el rol de una mujer; ella ha sido bendecida por Dios y siempre será la líder que esperan que sea, mujeres capaces de hacer que donde haya pesimismo nazca el optimismo, que donde haya discordia surja la armonía. ¡Mujeres fueron también elegidas por Dios para ser líderes demuestren su fuerza siempre bajo la guía continúa de la palabra de Dios!

© Eduardo Marin. Todos los derechos reservados.

Acerca de Eduardo Marin

Ver también

Una respuesta a los Testigos de Jehová

Estudios Biblicos.. Al negar la doctrina de la deidad de Jesucristo, los Testigos de Jehová se han alejado de Dios.  Esa es la razón por la cual se han...

Un comentario

  1. Gloria a Dios porque nos enseña que nosotras las mujeres debemos ser valientes y estar dispuestas a escuchar a Dios, y obedecerlo sin temor algún. Si Dios habla y nosotros respondemos al llamado, él nos puede usar como a Débora para derribar cualquier ejército del maligno. Seamos valientes como Débora; amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *